27 de febrero de 2024
27 de febrero de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino la Fiscalía Federal de Presidencia Roque Sáenz Peña
En un trámite de flagrancia, conceden la probation a un hombre que intentó contrabandear 800 cartones de cigarrillos
El beneficio le fue concedido por el término de un año, en el marco del primer trámite de este tipo realizado en la jurisdicción, desde la entrada en vigencia de la Ley 27.272 el 1° de marzo. El valor del aforo del cargamento fue estimado en más de 740 mil pesos.

Con la intervención de la responsable de la Fiscalía Federal de Presidencia Roque Sáenz Peña (Chaco), Pamela Michlig, el jueves se celebró una audiencia multipropósito, en el marco de un procedimiento de flagrancia, que concluyó con el otorgamiento de la suspensión del proceso a prueba por el transcurso  de un año para un hombre que fue sorprendido intentando ingresar al país 800 cartones de cigarrillos sin el correspondiente aval aduanero. Se trata del primer procedimiento desarrollado en la jurisdicción, desde la entrada en vigencia de la Ley 27.272 de Flagrancia, el pasado 1° de marzo.

El hecho investigado tuvo lugar en la tarde del viernes 29 de marzo, cuando el imputado fue sorprendido por un control del personal de la Sección “Núcleo” del Escuadrón N°1 de la Gendarmería Nacional, en el barrio Ensanche Sur de la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña. Al detener la marcha del Chevrolet Corsa en el que circulaba, los efectivos observaron la presencia de cajas de cigarrillos marca “Rodeo” -de procedencia extranjera y sin el correspondiente aval aduanero- en el asiento del acompañante, en el asiento trasero y en el baúl del automóvil. Se estimó el valor del aforo del cargamento en $740.804,82.

En la audiencia celebrada ante el Juzgado Federal de Presidencia Roque Sáenz Peña, a cargo de Miguel Aranda, la fiscal Michlig describió los hechos que se le imputaban al hombre, las pruebas existentes en su contra y solicitó una condena como autor del delito de encubrimiento de contrabando, mientras que la defensa del imputado solicitó la concesión de la suspensión del juicio a prueba.

A los efectos de poder lograr la conformidad de la representante del Ministerio Público Fiscal, el imputado ofreció una reparación económica de doce cuotas de $2.000 cada una. En virtud de ello, el juez resolvió concederle la suspensión del juicio a prueba por el término de un año, y le impuso como regla de conducta al imputado las obligaciones de fijar residencia, someterse al cuidado del Patronato y cumplir tareas comunitarias, de cuatro horas por mes, en un merendero de la ciudad.