18 de mayo de 2024
18 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene el fiscal Enrique Senestrari
Imputaron nuevos delitos a ex directivos del Club Instituto Atlético Central de Córdoba
Los acusados de asociación ilícita también podrían ser investigados por administración fraudulenta en contra de la institución. El ex presidente Juan Carlos Barrera está acusado a su vez de defraudación.

El fiscal federal de Córdoba Enrique Senestrari solicitó que se amplíe la acusación contra ex directivos del Club Instituto Atlético Central de Córdoba, entre quienes se encuentra el ex presidente, Juan Carlos Barrera, por haber conformado una asociación ilícita. El ex titular del club está acusado de defraudación y tanto él como el resto de los imputados son investigados por administración fraudulenta.

Según el requerimiento presentado por el representante del MPF “Juan Carlos Barrera- quien se desempeñó como presidente del Club Instituto Atlético Central Córdoba, desde el 28 de Julio del año 2008 al 2 de octubre de 2013- habría tomado provecho de las facultades que su designación implicaba y- con posterioridad a dichas fechas- de los vínculos generados con tal motivo y valiéndose de estos habría obligado abusivamente al club en cuestión, en violación de sus deberes, con el objeto de procurar para sí y para terceros un lucro indebido”.

Senestrari especificó que Barrera “habría efectuado las gestiones tendientes a obtener un alto rédito económico para sí y para terceros, en perjuicio del Club Instituto, vinculando abusivamente a este con empresas en las que poseía participación accionaria junto a otras personas".  En concreto, el fiscal afirmó que mediante las firmas Bacar Transportadora de Caudales S.A. Compañía Barrera S.A. y Blicen S.A., los ex directivos de la asociación civil habrían prestado servicios de transporte, depósito y custodia de caudales, recibiendo y reteniendo fondos pertenecientes al Club, "generando un vínculo financiero con las mismas, por medio de la celebración de operaciones de préstamos dinerarios y mutuos con estas firmas que no se encontraban autorizadas a operar de tal manera por el Banco Central de la República Argentina; cuando gran parte de estas vinculaciones se habrían llevado a cabo con un alto nivel de informalidad en la registración de los mismos no habrían sido resueltas por la Comisión Directiva ni formalizadas por medio de contratos”.

Las deudas por esta maniobras ascenderían a $ 2.282.058,21 con la empresa Bacar y a $4.250.000 con la Compañía Barrera S.A.