30 de enero de 2023
30 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En el juicio interviene el fiscal Fabian Céliz
Incendio en el taller clandestino de Caballito: "nos pagaban 70 centavos por prenda y trabajaba desde las 7 hasta las 22"
Así lo aseguró una de los testigos en el marco del juicio que se le sigue a los dos imputados por su responsabilidad en el incendio que el 30 de marzo de 2006 ocasionó la muerte de seis personas. El debate se reanudará el próximo jueves.

"Nos pagaban 70 centavos por prenda y trabajaba de 7 a 22", aseguró ayer una de las testigos que declaró en el marco del juicio que se le sigue a Juan Manuel Correa y Luis Sillerico Condori, encargado y capataz, respectivamente, del taller clandestino ubicado en el barrio porteño de Caballito que se incendió el 30 de marzo de 2006 y que le provocó la muerte a seis personas, cinco de ellas menores de edad y una mujer embarazada. El juicio comenzó el 18 de abril e interviene el fiscal Fabian Céliz.

La audiencia de ayer arrancó con la declaración de L.H.L., de 49 años. La mujer detalló que comenzó a trabajar en el taller a mediados de enero de 2006 y que las condiciones laborales las había pactado con Sillerico. “Nos pagaban 0,70 centavos por prenda y trabajaba desde las 7 de la mañana hasta las 22. Sin embargo, días antes del accidente me quedé trabajando hasta las 2 de la mañana”, indicó.  La víctima agregó que primero vivía en una pieza ubicada a ocho cuadras del predio pero luego se fue a vivir al taller. Al igual que otros testigos, precisó que en el lugar funcionaba un solo baño para todas las personas que allí residían, más de 60, y que solo podían bañarse con agua fría. “Nunca me ofrecieron regularizar mi situación migratoria ni estar inscripta”, añadió.

Finalmente, la mujer aseguró que se sintió amenazada luego del incendio, cuando escuchó a los imputados decir que si uno de los testigos declaraba, “lo iban a pisar con el auto”.

Luego, fue el turno de la declaración de M.C.M., madre de dos de las víctimas del incendio. La mujer declaró con la presencia de dos traductores ya que su lengua madre es  el aimará y detalló que los cuartos estaban divididos por telas, que contaban con un solo baño y que trabajaba desde las 8 hasta las 22 horas.

La audiencia del lunes culminó con las declaraciones de F.Q.C.  y E.H.M., quienes brindaron detalles similares acerca de las pésimas condiciones del predio y de lo ocurrido el día del incendio. En tanto, durante la mañana de hoy  se reanudó el debate oral con la declaración de otro testigo que describió que trabajó en una de las máquinas rectas del taller durante tres meses y que le pagaban 0,70 centavos por prenda que confeccionaba. Al igual que sus compañeros, vivía en el lugar y aseguró que las ventanas del piso de arriba estaban enrejadas. “Para salir del predio había que solicitarle al encargado, Sillerico, que le abriera la puerta, ya que era quien tenía las llaves”, aseguró.

La última persona en declarar A.M.H., quien es otro de los querellantes en la causa. Se trata del marido de Juana Vilca Quispe, una de las seis víctimas del incendio y que se encontraba embarazada al momento del hecho. “Yo trabajaba colocando botones en las prendas  de 8 a 22 pero mi esposa, que utilizaba una de las máquinas rectas, estaba 2 o 3 horas más. A ella le pagaban 0,70 centavos por prenda. Vivíamos ahí mismo. En la habitación dormíamos con mi mujer, nuestra hija y mi cuñada, que dormía en un colchón individual”.

Y continuó: “En el taller trabajábamos entre 60 y 65 personas, entre los que había menores de edad. Todas dormíamos en la planta de arriba. El accidente ocurrió dos días antes de volver a Bolivia. No estábamos cómodos y habíamos hecho las gestiones para volver. Las instalaciones eléctricas estaban mal hechas, los cables de las máquinas colgaban y las ventanas del primer piso estaban enrejadas”.

Con respecto a las causas del accidente, el hombre resaltó que “lo más seguro es que haya habido un cortocircuito porque había muchos televisores y eso debe haber recalentado los cables”.

El juicio oral continuará el jueves 26 de mayo y se espera que el lunes 30 se realicen los alegatos de ambas partes.