29 de enero de 2023
29 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Los hechos ocurrieron en julio de 2013
Juzgan a un hombre acusado de participar de un raid delictivo
La hipótesis del Ministerio Público Fiscal es que el acusado participó de tres robos junto a otros cómplices, que no pudieron ser identificados. El último hecho incluyó la privación ilegal de la libertad de una familia.

Hoy, continúa el debate llevado adelante por el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 contra Horacio Sebastián Armas acusado de cometer, junto a otros cómplices que no fueron identificados, un raid delictivo que culminó con la privación ilegal de la libertad de una familia. El 8 de abril, comenzó el juicio por una serie de robos cometidos entre la tarde del 27 de julio y el 29 de julio de 2013, de los que habría participado el imputado.

El sábado 27 de julio del año pasado, Armas y otras personas esperaron a que una mujer saliera de su domicilio, la abordaron violentamente y le robaron el auto y varias pertenencias.

Dos días después, el grupo utilizó el mismo vehículo para abordar cerca de la medianoche a un joven mientras estacione su Peugeot 206 sobre la Avenida Escalada. Aprovechando la situación, el imputado lo habría amenazado con un arma y exigido la entrega del automóvil. El Peugeot fue abandonado en la zona de las avenidas Lacarra y Rabanal, en el barrio porteño de Villa Soldati, y fue encontrado por personal de la Gendarmería.

Los representantes de la fuerza de seguridad aseguraron en el debate oral que, en general, allí se dejan autos que fueron robados para cometer otros delitos; indicaron también que suelen esconderse en el predio lindero para evitar ser detenidos.

Según se desprende de la acusación del Ministerio Público Fiscal, durante la madrugada de esa noche -a la 1.45- Armas y sus cómplices volvieron a proceder de la misma forma. Dentro de un Renault Sandero sustraído días antes esperaron a que un matrimonio llegue a su domicilio sobre la calle Corrales. Mientras descendían, aprovecharon para ingresar uno de los autos y los redujeron. Entraron y recorrieron el lugar apuntando con un arma a la cabeza de la mujer, e incluso tomaron cuchillos de la cocina para atemorizar aún más a las víctimas, entre las que se encontraba el hijo de la pareja y su amiga. Cargaron rápidamente todos los elementos -dinero, computadoras y joyas, entre otros- al Renault Sandero y se fueron.

La partida se produjo abruptamente porque pasaba por el lugar una unidad de la Gendarmería quienes alertaron que el auto que se desplazaba a gran velocidad. Fue entonces cuando se produjo un enfrentamiento, que culminó cuando el patrullero y el vehículo robado chocaron. Los uniformados detuvieron a Armas, pero los demás integrantes del grupo se dieron a la fuga.

Según el testimonio del personal de Gendarmería, lo sustraído habría sido ingresado a los monoblocks de Villa Soldati, donde un grupo de vecinos apedrearon a los uniformados para evitar que se acercasen a los edificios.

El Ministerio Público Fiscal es representado en el juicio por Mónica Cuñarro, quien trabajó el caso en coordinación con el fiscal de Instrucción, Patricio Lugones.