22 de abril de 2024
22 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Presentación de los fiscales federales Diego Iglesias y Gabriel de Vedia
La UFISES denunció a un abogado por tramitar jubilaciones ilegales
La investigación reveló que el letrado gestionaba jubilaciones autónomas para residentes en el exterior a través de la web, trámite expresamente prohibido por la Anses ya que impide corroborar si la persona se encuentra percibiendo un beneficio en el país donde vive, o incluso si está en actividad. La beneficiaria reconoció ante el organismo las irregularidades y solicitó un plan para reintegrar los montos indebidamente percibidos.

La Ufises, a cargo de los fiscales federales Diego Iglesias y Gabriel de Vedia, formuló una denuncia penal por fraude a la administración pública contra un abogado matriculado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El letrado habría solicitado a través de internet el alta del beneficio previsional a una persona que no residía en el país ni tenía domicilio real en Argentina, no pudiendo utilizarse esa vía para residentes en el exterior. A fin de que esa circunstancia no llegara a ser conocida por la Administración, el acusado ingresó un domicilio en la Argentina como el de residencia de su clienta, que en realidad vivía en Nueva York. Lo habría hecho en carácter de declaración jurada, cargando datos falsos.

El fiscal Iglesias consideró contar con elementos de entidad suficiente que permiten sospechar la comisión de un hecho ilícito susceptible de persecución penal, por lo que remitió la denuncia y la investigación preliminar al juzgado de turno para su inmediata tramitación. El representante del Ministerio Público Fiscal concluyó que el abogado "habría conseguido un desprendimiento de fondos indebidos por parte del Estado Nacional mediante el alta de un beneficio previsional en forma irregular, lo que constituye una defraudación agravada por ser en perjuicio de la Administración Pública Nacional..."

La Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) había aportado a la investigación dos expedientes administrativos donde constan  las irregularidades respecto a la tramitación de una jubilación automática para autónomos. El beneficio se solicitó por internet y el organismo previsional aclaró que ya se dispuso la baja definitiva de la jubilación autónoma y la correspondiente formulación de cargos por las sumas indebidamente percibidas. También dejó asentado que esa prohibición de tramitar jubilaciones automáticas a favor de personas que residieran en el exterior, se encontraba expresamente estipulada en el portal de internet, medio por el cual se realizó el trámite en forma indebida. "Una persona que desea solicitar la jubilación para autónomos y reside en el extranjero, debe efectuar el trámite en una UDAI (Unidad de Atención Integral de la ANSES) ... Quien vive en el exterior no puede ingresar un trámite vía web, ya que sí o sí debe actualizar sus datos en una UDAI y continuar la gestión a través de la misma", explicó el organismo.

La regularización de aportes para la tramitación de las denominadas jubilaciones automáticas para autónomos puros fue creada "para amparar a quienes habiendo prestado servicios autónomos y/o bajo relación de dependencia en el país, hubieran sido víctimas de la evasión o del trabajo informal y no pudieran acceder a ningún beneficio previsional por falta de aportes". El propósito de la ley no era beneficiar a quienes se encontraban residiendo desde larga data en otros países y respecto los cuales se desconocía situación económica y previsional porque beneficiar a quienes no aportaron al sistema ni tuvieron afiliación previa y no vivían en el país atentaba en forma directa contra el principio de solidaridad que sustenta el sistema público de previsión nacional. "Extender estos procedimientos a todos los argentinos que viven en el exterior ... sin que los mismos acrediten el haber residido en el país durante el período denunciado en el plan de regularización de deuda y realizado el pago correspondiente, importaría el colapso financiero del sistema jubilatorio y la desnaturalización de los fines de las normas citadas", agregó.

La titular de la jubilación fue citada por Anses y se le formularon cargos por las sumas indebidamente cobradas entre diciembre de 2007 y marzo de 2013 y por los intereses correspondientes. En tanto, una apoderada de la jubilada se presentó alegando que la beneficiaria no se encontraba en el país, reconoció la percepción indebida y solicitó que se autorice su reintegro en cuotas.

La requerida manifestó que se enteró por avisos colocados en el consulado argentino en Nueva York que existía la posibilidad de jubilarse en el país con y sin aportes. Aseguró que consultó en el número de teléfono que figuraba en los avisos y la derivaron a un abogado residente en Argentina, quien llevó adelante su trámite y le cobró los honorarios correspondientes. El fiscal consideró que de los elementos colectados no surge que la emigrante y su apoderada conocieran "la ilicitud de la jubilación obtenida, puesto que habían encargado la tramitación de la misma a un abogado".

El fiscal tuvo en cuenta que la jubilada "indicó que recién al recibir la citación cursada por la ANSES, tomó conocimiento de que su jubilación había sido mal otorgada, que era una persona mayor que nunca usaba computadoras de ningún tipo, y que siempre había creído que el otorgamiento del beneficio previsional se ajustaba a derecho..."