18 de julio de 2024
18 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Una investigación de la Fiscalía Federal de Venado Tuerto, a cargo de Javier Arzubi Calvo
Melincué: allanaron la alcaidía e imputaron a personal policial por la venta de estupefacientes a personas detenidas
Los seis imputados, quienes permanecen en libertad, serán indagados en las próximas horas. En la pesquisa se determinó que los funcionarios policiales ingresaban los pedidos, realizados en forma telefónica a vendedores de la zona. Esta maniobra y la proporción de beneficios tenían diferentes tarifas.

A primera hora de esta mañana se desarrollaron seis allanamientos simultáneos ordenados en el marco de una causa donde están imputados el jefe y el personal de la Alcaidía de Melincué dependiente de la Unidad Regional VIII de la Policía de la provincia de Santa Fe por venta de estupefacientes a las personas detenidas en ese establecimiento.

La causa fue iniciada por la Fiscalía Federal de Venado Tuerto, a cargo de Javier Arzubi Calvo, a partir de la evidencia recolectada en distintas investigaciones en trámite.

Particularmente se determinó -principalmente de escuchas telefónicas ordenadas en otras causas- que a partir de la suspensión de las visitas de familiares a las unidades de detención dispuestas, entre tantas otras por la pandemia de COVID-19, los empleados policiales y el jefe de la Alcaidía comenzaron a ingresar el material estupefaciente a la penitenciaría, mecanismo que los propios detenidos denominaban “la colada”. La maniobra delictiva tenía diferentes tarifas dependientes del estupefaciente.

La evidencia recolectada indica que la droga era adquirida telefónicamente por los detenidos a vendedores de Venado Tuerto. Estos últimos luego entregaban la droga en un cruce de rutas, lugar al que asistían en remises. Allí los aguardaban móviles policiales, cuyos ocupantes luego ingresaban el material estupefaciente en el establecimiento carcelario.

Esas “coladas” tenían diferentes costos conforme se tratara de marihuana o cocaína. De acuerdo con las escuchas, los propios detenidos dialogaban con sus familiares y otros detenidos en distintas cárceles sobre las tarifas que el personal cobraba por el ingreso de teléfonos; y de familiares durante la etapa que estuvieron suspendidas las visitas; el alojamiento en distintos pabellones; o incluso para la permanencia en ese lugar. Los montos oscilaban entre los 700 y los 10 mil pesos.

"La colada" es la denominación que recibía la maniobra de ingreso del estupefaciente en el centro de detención, que creció con las medidas de prevención por la pandemia de COVID-19.

Una de las causas que proporcionó indicios a la fiscalía se originó a partir de la detención en horario nocturno de dos personas, a bordo de un vehículo utilizado como remis, que transportaban únicamente una caja de cartón que contenía una bolsa de galletitas abierta. Dentro de la bolsa había tres envoltorios con cocaína, dos con marihuana y la suma de 3300 pesos, y algunas galletitas. Al ser consultados previo a la requisa sobre el destino del viaje, el conductor del vehículo manifestó que se dirigían al cruce de rutas cercano a Melincué al encuentro de un móvil de policial, y explicó que allí debían entregar la bolsa de galletitas. El acompañante agregó que él era “personal policial retirado”.

Además, por las escuchas telefónicas ordenadas en la propia causa se tomó conocimiento de las oportunidades en que se procedía al secuestro de estupefacientes a los internos sin dar conocimiento a la justicia federal.

La investigación fue llevada a cabo por la ex Brigada Antinarcóticos VIII dependiente ahora de la Agencia de Investigación Criminal del Ministerio de Seguridad de Santa Fe. Durante el desarrollo de la pesquisa se contó con una amplia colaboración del ministerio.

En la alcaidía fue allanado particularmente el sector destinado al personal policial y la oficina del jefe, y los domicilios particulares de éste y de los restantes policías, uno de ellos en Melincué y otros en Fortín Olmos, Díaz y Santa Fe capital. En los procedimientos fueron secuestrados en dos casilleros del personal policial material estupefaciente, además de teléfonos celulares, documentación, efectos personales, armas de fuego y otros elementos de interés para la causa.

Los allanamientos fueron solicitados para ser realizados en forma simultánea, y ordenados por el Juzgado Federal de Venado Tuerto a cargo de Aurelio Cuello Murúa. Las personas imputadas permanecen en libertad y serán indagadas en los próximos días por videoconferencia.