18 de abril de 2024
18 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió en diciembre de 2014
Once años de prisión por el asesinato del ex cuñado de su novia
El Tribunal Oral en lo Criminal Nº15 lo consideró culpable del delito de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”. El fiscal Ignacio Mahiques había solicitado doce años de cárcel.

Los jueces Hugo Decaría, Adrián Martín y Patricia Llerena condenaron a 11 años de prisión a Leonardo Chung por haber matado, en diciembre de 2014, a Ariel Lang de un disparo en la espalda. En su alegato, el fiscal Ignacio Mahiques había solicitado una pena de 12 años de prisión. Los fundamentos del fallo se conocerán el 14 de abril.

El 1º de diciembre de 2014, Lang volvió a su casa, ubicada en Iberá y Melián en el barrio de Coghlan, y advirtió que su hijo de 11 años estaba hablando con su tía Marina Ontiveros, hermana de la ex pareja de la víctima. En ese diálogo, la mujer le decía al niño que su padre no le permitía verlo y que tenía amenazada a toda la familia de su madre. En ese momento, Lang comenzó a discutir con Ontiveros y Chung, al leer lo que sucedía, le escribió: “estas cosas no las arreglo ni por facebook, ni por whatsapp, lo vamos a arreglar personalmente, voy para tu casa”. Desde el chat de su hijo, Lang le contestó: “vení”.

Aproximadamente una hora después, Chung y su novia llegaron a la casa de Lang, quién salió de su vivienda y comenzó a discutir violentamente con el hombre. La testigo que relató esta situación fue la pareja de la víctima, Vanesa Martínez. La mujer contó que, durante la pelea, Chung se cayó al suelo frente a Lang y en ese momento, el ahora condenado sacó un arma de fuego y le apuntó. Al ver el arma, Chang se dio vuelta, dandole la espalda a su agresor, que le disparó dos veces. Una de las balas impactó en la espalda de la víctima, a la altura de la axila, lo que le provocó la muerte segundos después. Simultáneamente, Ontiveros golpeó a Martínez y junto a Chang huyeron en el auto Chevrolet Corsa que habían utilizado para llegar hasta el lugar.

Durante su alegato, el fiscal hizo hincapié en el testimonio de Martínez y como se correspondía con otras pruebas de la causa. Con respecto a la distancia que había entre la víctima y Chang al momento de los disparos, la mujer dijo que era de aproximadamente un metro y medio, mientras que el imputado afirmó que los disparos se dieron durante un forcejeo. El  peritaje químico realizado en la causa descartó restos de pólvora en la remera de la víctima. En esa misma línea, el informe de la autopsia describe el recorrido del proyectil de atrás hacia adelante, de izquierda a derecha y de abajo hacia arriba, lo que coincide con lo manifestado por la testigo.

Al momento de solicitar la pena, el fiscal tuvo en cuenta la juventud de la víctima, que tenía tres hijos que, como consecuencia de la conducta del acusado “perdieron a su padre” y el daño que le hizo a la familia. Por otra parte, consideró el arrepentimiento que mostró Chang como atenuante, además de sus 22 años (20 al momento de los hechos). Durante sus últimas palabras, el joven le pidió a los jueces “una nueva oportunidad” y solicitó ser trasladado al Complejo Penitenciario Federal de Devoto, para comenzar sus estudios universitarios. Actualmente, está detenido desde hace 17 meses en el Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz.