05 de febrero de 2023
05 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Un incendio había dejado al descubierto una red de narcotráfico y prostitución
Paraná: testigos comprometieron a dos hombres acusados de producir y vender cocaína
Se trata de la causa seguida contra Rafael Benítez y Carlos Olmos, y que se inició luego de que explotara una “cocina” de producción de droga en una casa en Concordia. Como consecuencia del hecho, había resultado herida una mujer, que por la gravedad de las quemaduras moriría en el hospital.

El martes pasado había comenzado en Paraná el juicio contra Rafael Salvador Benítez y Carlos Gabriel Olmos, acusados de producir y comercializar estupefacientes. Ambos habían sido acusados luego de que explotara una “cocina” de producción de droga en una casa en Concordia, en marzo de 2011. Como consecuencia del hecho, resultó herida una mujer, que tras varias semanas de estar internada, murió en el hospital. Uno de los acusados, Benítez, sería la pareja de la fallecida, mientras que Olmos era amigo y socio de este último.

En las audiencias que siguieron declararon varios testigos que comprometieron la situación de los acusados. Entre ellos, se destaca el testimonio del herrero Eduardo Fabián Mayer, quien, ante las preguntas del fiscal general José Ignacio Candioti, sostuvo que durante los días anteriores a la explosión de la casa de Laprida y Las Heras, había concurrido al inmueble en dos jornadas distintas para arreglar un portón. En ambas oportunidades, lo había atendido el mismo hombre, y señaló que se “comportaba como el inquilino”. Se trataba de Rafael Benítez, al que Mayer reconocería en rueda de personas durante la etapa de instrucción.

Este testimonio complicaría al acusado ya que hasta el momento siempre había sostenido no tener relación alguna con el inmueble que explotó.

Las otras declaraciones relevantes fueron las de los policías Pablo Canteros y Jorge Barroso. El primero remarcó que al realizar el allanamiento el domingo 27 de marzo de 2011 en la casa de Laprida y Las Heras, no pasó el perro detector de narcóticos porque “era tanta la cantidad de cocaína que había en el piso de la casa, que hacía evidente que era estupefaciente”. Mientras que Barroso dijo que cuando entraron al hogar vieron “paredes derrumbadas, la casa destruida y sustancia blanca en los pisos y las paredes”. Sobre esa sustancia se hizo la prueba de narcotest y “dio positivo para cocaína”.

El juicio continúa esta semana con las declaraciones de más de veinte testigos, por lo que se espera que los alegatos tengan lugar recién el próximo martes 25.