24 de junio de 2024
24 de junio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió en junio de 2014
Penas entre 15 y 20 años de prisión para tres hombres por el homicidio de un policía durante una salidera bancaria
Los jueces Adrián Perez Lance, Rafael Alejandro Oliden y Fátima Ruiz López condenaron también a otros dos hombres a cinco años de prisión, en línea con lo solicitado por el fiscal Ariel Yapur.

El Tribunal Oral en lo Criminal Nº5 condenó a penas de entre 15 y 20 años de prisión a tres hombres por el homicidio de un policía durante una salidera bancaria. Además, los jueces Adrián Perez Lance, Rafael Alejandro Oliden y Fátima Ruiz López sentenciaron a otros dos imputados por formar parte de una asociación ilícita que se dedicaba a realizar esa clase delitos. En el juicio, intervino el fiscal Ariel Yapur. Los fundamentos se conocerán el próximo 20 de septiembre.

Eduardo Andrés Vera y César Santis Zuñiga recibieron a 15 años de prisión por el delito de “robo agravado por haber ocasionado un homicidio”, mientras que a Damián Bazán les impusieron 20 años de cárcel porque se le imputó también ser miembro de una “asociación ilícita”. El fiscal Ariel Yapur había pedido para los tres la pena de “prisión perpetua” ya que los sindicaba responsables de los delitos de “robo agravado por el uso de arma de fuego” en concurso ideal con “homicidio agravado por haberse cometido en perjuicio de un miembro de una fuerza de seguridad en funciones”

Tanto Carlos Daniel Contreras como Pablo Montuoro deberán purgar cinco años de prisión por ser miembros de la misma “asociación ilícita” que integraba Bazán, tal como había solicitado Yapur. Además, el Tribunal absolvió a cuatro personas: a Maximiliano Estanga y a Oscar Martínez “por duda” y a Ricardo Caccavalle y Héctor Penayo Roja porque tanto la Fiscalía como la querella no los habían acusado.

El 2 de junio de 2014 cerca de las 11:00, Antonio Castañeira retiró 200 mil pesos del Banco Nación ubicado en la Avenida Córdoba y Julián Álvarez. El empleado de la “Cooperativa de Vivienda, Crédito y Consumo TIKVA” estaba acompañado ese día por uno de los responsable de la entidad, José Gottselig. Cuando caminaban hacia las oficinas de la Cooperativa, ubicadas a una cuadra de la entidad bancaria, fueron interceptados por cuatro personas, que les exigieron el dinero que habían sacado. Al observar esta situación, el sargento Orlando Castillo (49) intentó impedir el robo pero recibió un disparo en su nuca, lo que le provocó la muerte inmediatamente. Los involucrados huyeron con 40 mil pesos en dos motos en contramano por la avenida para luego tomar la Avenida Estado de Israel.

Argumentos del Tribunal

Antes de comunicar las penas, el presidente del Tribunal, Adrián Perez Lance, hizo un adelanto de los fundamentos de la sentencia: “los imputados, destinatarios de esta decisión, merecen una explicación de lo que decidimos”. Consideró que tanto el homicidio como el robo pudieron ser reconstruidos a través de los testigos presenciales que declararon en el juicio; las fotos y los peritajes presentados en la causa.

Explicó que junto a sus colegas subrayaron que en el “núcleo duro” del robo intervinieron cuatro personas y que fueron ellos los que abordaron a los damnificados. Destacó la investigación policial realizada por la división Fraudes Bancarios de la Policía Federal Argentina que permitió identificar los celulares tipo handy utilizados en el asalto y aportó las cámaras de seguridad que permitieron reconstruir la fuga de los imputados.

Explicó que fueron ocho las líneas relacionadas con el asalto y que tres pertenecían a Bazán, Vera y Santis Zuñiga. Tal como reconstruyó el fiscal durante el alegato, se pudo establecer ciertos patrones de comunicación entre los teléfonos a partir de un análisis de Fraudes Bancarios, como por ejemplo donde se encontraban los integrantes de la banda al momento de las llamadas. Hacia las diez de la mañana, los teléfonos se encontraban todos en la zona de Córdoba y Julián Álvarez.

Pérez Lance indicó que el Tribunal no pudo determinar cuál fue el rol de cada uno de los acusados en el robo y homicidio del policía. Indicó que si bien hubo un “ejecución planificada” del asalto, no hubo elementos suficientes para identificar al ejecutor del disparo, al contrario de los expresado por la Fiscalía, que había considerado a Vera como el autor del tiro.

En base a la investigación por estos hechos, Fraudes Bancarios detectó la existencia de un grupo que tenía como objetivo la comisión de “salideras bancarias”. El juez, como lo había hecho el fiscal, tomó en cuenta seis hechos que tuvieron lugar en la zona sur de la Capital Federal y del conurbano bonaerense entre julio y agosto de 2014. Según explicó, los integrantes de la banca se contactaban cotidianamente y elegían “el trabajo” de manera casi aleatoria. Aseguró que tenían varios bienes al servicio de la organización (autos, motos, armas, celulares) y que utilizaban un lenguaje “encriptado” para no ser encontrados: las réplicas de pistolas eran “los plásticos”; las armas de fuego, “máquinas”; las motos, “bicis”; y los fajos de dinero eran “tablones”.

Afirmó que, en este caso, si se pudo establecer, a través del análisis de las comunicaciones telefónicas, que Contreras cumplía el rol de “marcador” en las salideras y que Montuoro y Bazán participaban. En el caso de Estanga y Martínez, sostuvo que no fueron debidamente identificados y que hay un “mínimo de duda” como para que la situación se resuelva a su favor.

Unificación de penas y decomiso de bienes

Los cinco acusados contaban con condenas anteriores, por lo que el Tribunal ordenó la unificación de penas. Bazán deberá cumplir 35 años de prisión ya que tenía una pena anterior de 15 años. Vera fue condenado finalmente a 24 años de prisión por la unificación con la anterior condena de 9 años y Santis Zuñiga cumplirá una pena de 22 años y diez meses de prisión, por la pena de 7 años y diez meses que le había dictado el Tribunal Oral en lo Criminal Nº3.

Contreras tenía una pena única de diez años por lo que el Tribunal le fijó una condena a cumplir de 15 años de cárcel mientras que la pena de Montuoro quedó finalmente en 15 años y tres meses de prisión. En el caso de Estanga, se ordenó su inmediata libertad mieentras que Martínez seguirá preso, a disposición de un juzgado criminal de instrucción

Los jueces remitirán al Juzgado Criminal Nº44 los extractos de la sentencia y la documentación, ya que allí se continúa con la investigación del robo y el homicidio del 2 junio de 2014. Ordenó, además, el decomiso de los los vehículos secuestrados a los imputados.