18 de julio de 2024
18 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
La investigación está a cargo de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N°30
Piden elevar a juicio el homicidio de un empresario
Un joven brasileño está imputado por el crimen, ocurrido en agosto de 2013 en el barrio porteño de Las Cañitas. La víctima murió desangrado luego de recibir más de 40 puñaladas.

La titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N°30, Marcela Sánchez, solicitó la elevación a juicio de la investigación que sigue contra el ciudadano brasileño André Conrado Espinoza, de 22 años, por el homicidio del empresario Roberto Nicolás Adamo, asesinado el 18 de agosto de 2013 en el departamento que la víctima tenía en la calle Olleros 1850, de la Ciudad de Buenos Aires.

En su requerimiento, al titular del Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción N°13, Luis Alberto Zelaya, la representante del Ministerio Público Fiscal consideró que Espinoza fue el autor del homicidio agravado por ensañamiento en concurso real con el delito de hurto simple  y discrepó con la calificación de homicidio agravado por alevosía en concurso real con robo dispuesta por el magistrado.

Cronología de los hechos
Según probó la fiscalía, en la noche del sábado 17 de agosto del año pasado, Espinoza –quien trabajaba como escort- concurrió al departamento de Adamo. En el lugar, también se encontraban otros dos hombres quienes se fueron luego de una serie de encuentros sexuales.

En la mañana del 18 de agosto, el joven habría asesinado de 40 puñaladas al empresario. Luego de tomar las llaves de Adamo, el joven huyó del lugar con una valija que contenía la notebook y el celular de la víctima. El ayudante del encargado vio al acusado salir del edificio y además quedó registrado en la grabación de las cámaras de seguridad.

El 20 de agosto, cerca de las 14:00, la empleada doméstica de Adamo, Elba Ojeda, encontró al empresario cubierto de sangre y muerto en el living del departamento, por lo que avisó a la Comisaría N°31.

Luego de una serie de escuchas telefónicas, análisis de portales informáticos y el aporte de distintos testimonios, la fiscalía pudo corroborar la identidad de Espinoza y solicitar su detención, que se produjo el pasado 29 de enero, en el barrio porteño de Once.

En su declaración indagatoria, el joven –quien además es buscado por la justicia peruana por otros dos homicidios- negó ser el asesino de Adamo y sostuvo que las muestras de sangre que coincidían con su perfil genético "obedecían a un corte que sufriera en su dedo meñique al cortar fiambre”.