28 de mayo de 2023
28 de mayo de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino la Fiscalía Federal N°2 de Jujuy
Pidieron enjuiciar a dos mujeres por contrabandear más de 163 kilos de marihuana
Las acusadas, de nacionalidad brasileña, viajaban desde Paraguay hacia Chile. El estupefaciente estaba escondido en compartimientos especiales en la caja y habitáculo de una camioneta, y fue descubierto por la Gendarmería Nacional durante un control en Chalicán, en julio de 2015.

El fiscal interinamente a cargo de la Fiscalía Federal N°2 de Jujuy, Federico Zurueta, solicitó la elevación a juicio de la investigación seguida contra Daisy Christiane Cantaluppi y Michaela Cabral, en orden al delito de contrabando de importación de estupefacientes, agravado por el presunto destino de comercialización.

En su presentación, el fiscal narró que en la noche del 31 de julio de 2015 personal de la Gendarmería Nacional detuvo una camioneta Chevrolet S10, que era conducida por Cataluppi en compañía de Cabral, durante un operativo de prevención en el kilómetro 1212 de la Ruta Nacional N°34, a la altura de la sección Chalicán. Las mujeres, de nacionalidad brasilera, habían salido de Paraguay con destino hacia Chile.

La acusación fiscal señala que, cuando los gendarmes comenzaron a hacerles preguntas, las imputadas se pusieron nerviosas, razón por la cual los efectivos revisaron la camioneta. Así, notaron anomalías en la caja de carga donde, al quitar el cobertor, observaron una alfombra pegada, que removieron. Abajo yacía un recorte en la chapa que ocultaba paquetes rectangulares envueltos en papel aluminio. También se inspeccionó el habitáculo, donde se hallaron más paquetes. El análisis de la carga determinó que se trataba de 163,385 kilos de cannabis sativa, con una concentración de entre el 0,65 y el 0,71%, acondicionados en 185 paquetes.

En sus declaraciones indagatorias ambas mujeres dijeron que ignoraban cuál era la carga que transportaban, e intentaron deslindar su responsabilidad en la otra, aunque sus declaraciones no fueron contundentes como para contravenir el marco probatorio.

El fiscal Zurueta consideró que la conducta de las mujeres podía encuadrarse tanto en el delito de contrabando de importación de estupefacientes, agravado por el presunto destino de comercialización, o también, podía configurar el ilícito de transporte de estupefacientes. En virtud de ello, requirió que Cantaluppi y Cabral fueran sometidas a juicio oral por ingresar las sustancias estupefacientes en una camioneta, con dominio brasilero, la que tenía compartimientos para esconder la carga.