03 de diciembre de 2022
03 de diciembre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Investigación de la Fiscalía de Distrito de los barrios de Saavedra y Núñez
Piden enjuiciar a un imputado por el homicidio de una mujer de 88 años
Según la pesquisa, el 4 de enero el acusado y otro hombre fueron a la casa de la víctima, en Saavedra, para hacer tareas de jardinería. Una vez dentro, la golpearon y la ataron para robarle. Se le endilgan los delitos de homicidio “criminis causae” cometido con alevosía y robo.

El titular de la Fiscalía del Distrito de los barrios de Saavedra y Núñez, José María Campagnoli, le solicitó al responsable del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°50, Carlos Bruniard, la elevación a juicio de la investigación seguida contra un hombre acusado de asesinar y robar a una mujer 88 años, en su casa del barrio porteño de Saavedra, el pasado 4 de enero.

De acuerdo a la investigación, aquel día el imputado junto a un cómplice, concurrió –como en otras oportunidades- a la casa de Elba Montenegro –de 88 años- en la calle Vilela al 2900, a fin de realizar tareas de jardinería. Una vez dentro, los hombres aprovecharon que la mujer estaba desprevenida, la golpearon, ataron y amordazaron, para luego revolver la vivienda y robarle un teléfono celular, dinero y joyas, tras lo cual se dieron a la fuga.

El cuerpo de la mujer fue hallado, el 8 de enero, por un vecino y un amigo del hijo de la víctima –que llegó al lugar a pedido de su amigo, ya que su madre no le respondía los llamados y él no podía acercarse por vivir en la provincia de Córdoba-. La autopsia reveló que la mujer falleció por “traumatismo encéfalo craneano-hemorragia meníngea” y que “existió un tiempo prolongado de agonía previa a la muerte”.

Para el fiscal, el asesinato se cometió no solo para consumar el robo, “sino también para procurar su impunidad”, ya que la víctima conocía a los implicados y podría facilitar la información

La investigación

La investigación desarrollada por la Fiscalía y personal de Policía de la Ciudad permitió establecer que el 2 de enero, la víctima se comunicó con el imputado para que fuera a realizar unos trabajos de jardinería en su vivienda. Asimismo, se encontró el número de teléfono del hombre, anotado en una agenda. El análisis de la titularidad de la línea estableció que ésta estaba registrada a nombre de la hermana del acusado. Por otra parte, los registros fílmicos recabados en cámaras de seguridad de la zona y los movimientos de su tarjeta SUBE permitieron corroborar que el hombre estuvo en el lugar del hecho cuando ocurrió el crimen.

Así, se logró apresarlo en la vía pública, en la localidad bonaerense de Escobar. Al requisarlo, personal policial advirtió que llevaba consigo algunas de las joyas de la víctima –que fueron reconocidas por familiares de la mujer- y las cuales distintos comerciantes de la zona señalaron como que les había querido vender recientemente.

En base a las pruebas colectadas, el fiscal solicitó que el hombre sea sometido a juicio como coautor del delito de homicidio doblemente agravado por haber sido cometido criminis causae y por alevosía, en concurso real con el delito de robo.

En tal sentido, el representante del Ministerio Público Fiscal consideró que “el acusado y su cómplice conocían las condiciones particulares de la víctima, ya que el primero le habría realizado otras reparaciones en su finca, conocía su casa, sus movimientos sus circunstancias, el hecho de que vivía en soledad y, además tenía cierta confianza con ella”. Agregó que como “como consecuencia de esa golpiza que le propinaron la mataron, no solo para consumar la sustracción de bienes de la vivienda sin mayores problemas, sino también para procurar su impunidad, habida cuenta que Montenegro los conocía, tenía el teléfono celular del imputado, se había comunicado con él con anterioridad y, por tanto, si no la asesinaban, podría proporcionar toda esa información a las autoridades para que eventualmente los detuvieran por el hecho”.