05 de febrero de 2023
05 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió en enero de 2014
Pidieron 12 y 11 años de prisión para dos acusados por un homicidio
Lo solicitó el fiscal Andrés Madrea ante el Tribunal Oral en lo Criminal Nº3. La víctima tenía 22 años cuando fue asesinada. La sentencia se conocerá a principios de abril.

El fiscal Andrés Madrea le solicitó ayer al Tribunal Oral en lo Criminal Nº3 que condene a 12 y 11 años de prisión respectivamente a dos acusados de matar a un joven de 22 años en enero de 2014. La querella que representa a la madre de la víctima pidió una pena de 23 años y medio de cárcel para Guillermo Medina y 23 años para Edison Ramírez Godoy. El juicio continuará el jueves con los alegatos de las defensas y la sentencia se conocerá el 1 de abril.

El 22 de enero de 2014 cerca de las 20:30, Jorge Ariel Aquino se encontraba en una de las calles del barrio Illia junto a unos amigos, entre quienes estaba la ex novia de Medina, Marta Paz. Éste había pasado varias veces por el lugar durante la tarde y había agredido a la chica y a su nueva pareja, “Puche”. Si bien ninguno respondió los insultos, un amigo de “Puche”, William Chapana, se enfrentó con Medina quién dijo que volvería “con fierros”.

Minutos después, el acusado regresó en una moto manejada por Ramírez Godoy. Primero, realizó dos disparos al aire, lo que provocó que el grupo donde estaba la víctima corriera a refugiarse y que Chapana, (que también estaba armado), disparara contra la moto. En ese momento, Medina apuntó hacia donde estaba Marta Paz y volvió a disparar. “Me dieron, me dieron”, le dijo Aquino a la chica instantes después. Aunque lo llevaron rápidamente al Hospital Piñero, Aquino murió a las 21:30 por el disparo que entró por su espalda y le perforó el pulmón.

Al comienzo de su alegato, el fiscal Madrea le relató a los jueces Gustavo Rofrano, Gustavo Valle y Miguel Angel Caminos quién era la víctima. Aquino tenía 22 años, un hijo y había conseguido trabajo en una empresa de limpieza. Había comenzado nuevamente sus estudios: “Voy a adjuntar sus notas para que vean que no había ninguna por debajo de nueve”, dijo el representante del Ministerio Público. También, le contó a los jueces que el joven estaba haciendo un programa de radio “Micrófono para el pueblo” y que incluso el velatorio de la víctima se hizo en la radio. “Él es el único que no tiene voz ni la va a tener en este juicio, desde esta Fiscalía queremos que se haga justicia, con la mayor objetividad posible”, dijo.

El fiscal contó con el soporte de la Dirección de Comunicación Institucional de la Procuración General de la Nación, que colaboró con el diseño de videos que mostraban la ubicación de la víctima, los acusados y los testigos al momento de los hechos y la posible trayectoria de los disparos, según el peritaje realizado por Gendarmería. Madrea sostuvo que los testimonios fueron “francos, espontáneos y detallistas”.

Analizó, además, el informe de autopsia realizado por el Cuerpo Médico Forense y los videos de la reconstrucción del hecho. Indicó que, según los peritajes, quedó descartada la posibilidad de otro tirador y explicó que era imposible que la bala que mató a Aquino haya sido disparada por Chapana por la trayectoria que tendría que haber realizado.

“Está claro que Medina y Ramírez Godoy son los culpables de la muerte de Ariel Aquino”, sostuvo Madrea. “Medina disparó, tal como lo había anticipado minutos antes y Edison prestó un aporte esencial: bajar la velocidad de la moto para que pudiera disparar mejor y luego dispuso la huida de ambos”, indicó. “Tuvieron la voluntad de producir la muerte aunque la destinataria del disparo era Marta Paz”, dijo y recalcó: “Hubo división de tareas entre los acusados y un conocimiento logístico”.

Al momento de pedir las penas, el fiscal tuvo en cuenta la edad de la víctima, la violencia innecesaria desplegada por Medina y Ramírez Godoy y la extensión del daño. “La sanción también contempla la resociabilización, que va a ser difícil pero hay que atemperar la sanción para que la vida les de una segunda oportunidad, la que no va a tener Aquino”, resaltó. Si bien Ramírez Godoy no tiene antecedentes, Medina registra una condena de tres años de prisión en suspenso por un robo con armas por lo que Madrea solicitó que se le unifiquen las penas y se lo condene a 13 años y seis meses de prisión.

La querella que representa a la madre de la víctima también hizo hincapié en la actitud de los imputados: “mostraron una falta absoluta de respeto por la vida”. Al momento de solicitar las penas, el abogado relató que Ramírez Godoy amenazó a familiares y testigos minutos después de los disparos y que días después amenazó directamente a la madre de Aquino para que no lo involucrara en lo sucedido. La querella pidió que se condene a Medina a 23 años y medio de prisión y una pena unificada de 25 años. Para Ramírez Godoy requirió 23 años.

El juicio continuará este jueves, con los alegatos de las defensas de ambos acusados, quienes se encuentran detenidos desde el 13 de febrero de 2014. El Tribunal adelantó que el 1 de abril se escucharán sus últimas palabras y que ese día habrá veredicto.