27 de febrero de 2024
27 de febrero de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El veredicto se conocerá a fines de marzo
Pidieron cinco años de prisión para un hombre acusado de promover la prostitución de una adolescente de 16 años
El fiscal Julio Castro le requirió al Tribunal Oral en lo Criminal Nº13 el decomiso del auto que usó el imputado para trasladar a la adolescente hasta el albergue transitorio donde fueron encontrados.

El fiscal Julio Castro le solicitó al Tribunal Oral en lo Criminal Nº13 que condene a cinco años de prisión un hombre acusado de “promover la prostitución” de una chica de 16. Según lo expresado por el representante del Ministerio Público durante su alegato, Aaron Aisemberg acordó con una mujer que estaba con la adolescente para que la joven mantuviera relaciones sexuales con él a cambio de 300 pesos. Los jueces Diego Leif Guardia, Adolfo Calvete y Enrique Gamboa comunicaron que el veredicto se conocerá el 31 de marzo, después de las últimas palabras del imputado.

El hecho ocurrió el 25 de abril de 2014, cuando la chica y una amiga de 20 años caminaban por el barrio de Balvanera. Aisemberg se les acercó y “negoció” con la mujer, tras lo cual la adolescente se subió al auto del hombre y se dirigieron a un hotel alojamiento ubicado en las calles 24 de noviembre y Moreno. Cuando se dirigían hacia la habitación, se encontraron con personal de la Agencia Gubernamental de Control del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que realizaba una inspección de seguridad y sanidad en el lugar. A los policías que acompañaban a los inspectores les llamó la atención la situación, por lo que le pidieron el documento a la joven y constataron que era menor.

En su alegato, el fiscal hizo hincapié en el testimonio de los funcionarios y los policías: los seis testigos coincidieron en que, a simple vista, la chica era menor de edad. También, destacó que, al momento de la detención, se le secuestró al acusado el talón de pago de la habitación: “esto evidencia que Aisemberg tenía intención de vincularse con la menor, a nadie le otorgan una habitación en estos locales si no la pide”, sostuvo Castro.

Luego, retomó el testimonio de la psicóloga del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento para las Víctimas de Trata, quién entrevistó a la chica el día de los hechos. Ante los jueces, la profesional explicó que la adolescente era de Salta y había venido a Buenos Aires a pasar el fin de semana con su amiga. Aseguró que había “muchos indicadores de vulnerabilidad” en el caso: no tenía una familia constituida, trabajaba desde muy pequeña y se ocupaba de cuidar a sus dos hermanas menores. Recalcó que la chica “parecía de la edad que tenía y que no estaba producida ni maquillada”. Con respecto a la joven que la acompañaba, la psicóloga refirió que se trataba de una relación “asimétrica” y el fiscal recordó que la mujer tiene una causa en la justicia federal de Salta por trata de personas.

“Promover, mantener o facilitar la prostitución es crear condiciones para que sea posible o que pueda suceder con mucha facilidad” explicó Castro al referirse a la actitud del acusado y consideró que “no hay nada más prostituyente que la actividad inicial, más cuando es con una chica de 16 años”. También, manifestó que Aisemberg facilitó y promovió la prostitución cuando pagó los 300 pesos para estar con la chica. “Sin clientes no hay negocio, no existe la prostitución sin cliente” argumentó y agregó: “el mensaje de la justicia no puede ser el de que se puede ir con menores a hoteles alojamiento y que no pase nada”.

Durante su exposición, Castro solicitó que se condene al acusado como coautor del delito de “promoción o facilitación de la prostitución”. “Quién la corrompe y paga es el cliente, el que completa el circulo perverso de promover y facilitar es el cliente”, recalcó. También, pidió que se decomise al auto de Aisemberg, ya que consideró que fue utilizado como “una herramienta para encubrir sus actos”.

Por otra parte, el abogado defensor indicó: “se está tratando de condenar a una persona por un hecho que no es punible, mantener una relación sexual no es delito”, por lo que pidió su absolución. Aseguró que el hombre “nunca supo que la joven era menor de edad”  y dijo que Aisemberg “no es promotor ni facilitador de la prostitución; tuvo una situación, un acto infeliz”.