31 de enero de 2023
31 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Pidieron enjuiciar a un hombre por abusar sexualmente de una niña de 11 años
Para la fiscalía, los testimonios de la víctima y sus familiares, junto con los informes y peritajes presentados por diversos organismos gubernamentales, constituyen prueba suficiente para solicitar la elevación a juicio de la investigación contra Miguel Ángel Aquino.

El titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº49, Horacio Azzolin, solicitó la elevación a juicio oral de la investigación contra Miguel Ángel Aquino, acusado de abusar sexualmente de una niña de 11 años y de suministrarle material pornográfico entre enero de 2011 y septiembre de 2012 en la Villa 21-24, ubicada en el barrio porteño de Barracas. Según el representante del MPF, el acusado de 41 años conocía a la víctima por ser vecina de su barrio y la habría acechado y besado por la fuerza en al menos dos ocasiones. Según las declaraciones de la chica, Aquino entabló contacto con ella a través de su teléfono celular, enviándole mensajes de texto y forzándola a ver videos en los que él mantenía relaciones con otras menores de edad del barrio.

Al enterarse de lo ocurrido, los padres y dos tías de la niña plantearon el acoso en la sede 35 del CeSAC (Centros de Salud y Acción Comunitaria) del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, según consta en un informe del Centro de Información Judicial. Luego, se procedió a peritar el teléfono celular, lo que permitió constatar la existencia del intercambio de llamadas y mensajes entre ella y el acusado. A partir de lo ocurrido, la Dirección Legal, Técnica y Administrativa del Consejo de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del gobierno porteño presentó una denuncia a través el programa Andares, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social, en la que se afirmaba que un número indeterminado de niñas y adolescentes de la Villa 21-24 habrían sido abusadas sexualmente por Aquino a cambio de cigarrillos, celulares y dinero. Además, el acusado les tomaba fotografías y las filmaba con su teléfono, acompañado de otro adulto llamado Benigno Domínguez.

A pesar de que el acusado negó toda responsabilidad y aseguró no conocer a la víctima, los informes y peritajes psiquiátricos presentados por el Cuerpo Médico Forense constituyen para Azzolin pruebas suficientes para demostrar tanto la materialidad de los hechos como la participación y la responsabilidad del procesado del delito de abuso sexual reiterado en dos ocasiones, en concurso real con el suministro de material pornográfico a un menor de 14 años de edad.