02 de febrero de 2023
02 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Requerimiento de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°3
Pidieron enjuiciar a un hombre que participó en una estafa telefónica y que lo investiguen por posible lavado de activos
Está acusado de retirar el botín que una víctima de avanzada edad entregó luego de recibir un llamado de una mujer que se hizo pasar por su hija. La Fiscalía además solicitó colaboración a la Procelac para investigar la posible comisión de lavado de dinero, dado que el imputado registra bienes a su nombre y no tiene ingreso formal.

La Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°3, a cargo de Marcelo Roma –secretaría de Cristian Curtale-, requirió la elevación a juicio de la investigación seguida contra Diego Alejandro Ivanovich como coautor del delito de estafa, luego de que se estableciera que fue él quien recibió el dinero de una mujer a la que, instantes antes, habían engañado con un llamado telefónico. Además, como el imputado no posee ingresos formales, pero tiene registrados dos vehículos a su nombre y realizó un viaje al exterior, el fiscal solicitó colaboración a la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) para que determinen la posible comisión de lavado de dinero.

“Van a cambiar la denominación de los billetes”

El hecho por el que Ivanovich será juzgado, ocurrió el 8 de junio de 2016, alrededor de las 12.40. Aquél día, la víctima –una mujer de avanzada edad- se encontraba en su domicilio del barrio de Recoleta cuando recibió un llamado de una mujer que se hizo pasar por su hija y le solicitó que le entregase todo el dinero que tuviera a “Pablo Fernández”, quien lo retiraría de su casa, sobre el argumento de que iban “a cambiar la denominación de los billetes del país”.

Bajo engaño, la víctima colocó 30 mil pesos, 30 mil dólares, 125 mil euros y alhajas dentro de una bolsa, bajó a la planta baja del edificio y se las entregó a Ivanovich, quien se hizo pasar por el tal "Pablo Fernández". Minutos más tarde, la víctima habló con su hija y cayó en la cuenta de lo ocurrido.

La víctima se encontraba en su domicilio de Recoleta cuando recibió un llamado de una mujer que se hizo pasar por su hija y le solicitó que le entregase todo el dinero que tuviera porque iban “a cambiar la denominación de los billetes del país”.

Días después, en la Comisaría N°17 se recibió un llamado anónimo que daba cuenta de la existencia de personas que habían alquilado un inmueble próximo al lugar del hecho y que se dedicarían a realizar estafas, a través de la modalidad “cuento del tío” o secuestros virtuales.

En virtud de ello, el fiscal Roma dispuso la realización de tareas de investigación, que permitieron establecer la presencia de tres hombres y dos mujeres en el inmueble denunciado. Asimismo, se estableció que Ivanovich y allegados a él suscribieron el contrato de locación del referido departamento, y que fue el imputado quien realizó las averiguaciones en la inmobiliaria.

En base a las pruebas y testimonios recolectados durante la pesquisa, el representante del Ministerio Público Fiscal tuvo por probado que “Diego Alejandro Ivanovich y un grupo de familiares y conocidos se encontraban en Buenos Aires al momento del hecho; y que fue él quien el 8 de junio de 2016, alrededor de las 12.40, recibió de manos de la víctima sus valores en una bolsa”.

En tal sentido, sostuvo que “la primera etapa de la maniobra consistió en el llamado telefónico engañoso por parte de una mujer que se hizo pasar por la hija de la damnificada. La víctima, de avanzada edad, cayó presa del ardid y oyó detenidamente las peticiones de la interlocutora, que generó las condiciones para la entrega del dinero. Predispuesta por el engaño, la damnificada entregó los valores sin más recaudos que la confirmación verbal de que el receptor era ‘Pablo Fernández’, convenientemente vestido con saco y camisa. (…) Así las cosas, la entrega de los valores, aunque voluntaria, fue consecuencia directa del engaño descripto. (…) Se eligió una víctima de avanzada edad, con una hija mujer, y de residencia en una zona de alto poder adquisitivo”.

Por todo ello, el fiscal Roma le solicitó al titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°31, Rodolfo Cresseri, que Ivanovich sea sometido a juicio oral como coautor del delito de estafa.

La víctima colocó 30 mil pesos, 30 mil dólares, 125 mil euros y alhajas dentro de una bolsa, bajó a la planta baja del edificio y se las entregó al acusado.

Sin fondos para justificar, viajes y vehículos

Por otra parte, dado que en el transcurso de la investigación se estableció que el imputado carecía de ingresos formales y que, a pesar de ello, había realizado un viaje al Caribe y tenía registrados a su nombre un camión Scania y un automóvil Mini Cooper, el representante del Ministerio Público Fiscal le solicitó a sus colegas a cargo de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), Gabriel Pérez Barberá y Laura Roteta, que investiguen si Ivanovich intervino en alguna maniobra delictiva destinada a adquirir bienes con dinero producto de actividades ilícitas.

Asimismo, al considerar que Ivanovich se había alzado con una suma millonaria oportunamente la Fiscalía le había requerido al juez Cresseri que al procesarlo le trabase embargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma de 3 millones de pesos. El magistrado acogió la petición fiscal y embargó los vehículos que estaban registrados a nombre del imputado.