22 de enero de 2022
22 de enero de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N°7
Pidieron indagar al acusado de matar a cinco personas
El fiscal Rovira requirió que Javier Hernán Pino declare por los homicidios de Qifu Ni y Claudia Marcela Sosa. El hombre permanece detenido en Santa Fe por el crimen de los hermanos Ponisio y del playero salteño Ariel Ríos.

El titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N°7, Justo Joaquín Rovira, le solicitó al juez Manuel Gorostiaga, interinamente a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción N°36, la detención e indagatoria de Javier Hernán Pino, a quien se investiga por la muerte del comerciante de nacionalidad china Qifu Ni. Asimismo, Rovira requirió la acumulación de la investigación de su colega a cargo de la Fiscalía Nacional de Instrucción N°2, Santiago Vismara, por el crimen de Claudia Marcela Sosa.

En su pedido, Rovira sostuvo que en la mañana del 16 de febrero de 2015, Pino quiso robar el supermercado de la calle Matheu 29, en el barrio porteño de Balvanera y ante la resistencia de Qifu Ni, lo asesinó de ocho disparos. Tras ello, arrastró el cuerpo hacia el fondo del local y lo dejó entre dos góndolas, para luego huir con un teléfono celular y las llaves del comercio, el cual dejó cerrado.

Un vecino dio aviso a personal de la Comisaría N°6, que patrullaba la zona. En la escena se secuestraron tres vainas servidas, un cartucho de bala 9mm y dos proyectiles, que fueron analizados por personal de la División Balística de la Policía Federal. El informe elaborado por la Sección Sistema Nacional Automatizado de Identificación Balística (SAIB) permitió establecer que la pistola usada para dar muerte a Qifu Ni fue la misma que percutió las balas que mataron a los hermanos Agustina y Javier Ponisio, el 16 de octubre de 2015, en su casa de la ciudad de Rosario.

En el marco de la investigación desarrollada por el fiscal Vismara, en relación a la muerte de Claudia Marcela Sosa, ocurrida el 8 de abril de 2015, en el interior del departamento “A” de la Planta Baja de Tucumán 1545, la División Balística informó que la vaina allí encontrada fue percutida por el mismo arma que disparó aquellas secuestradas en el local de la calle Matheu.

Asimismo, se solicitaron informes al Registro Nacional de Armas (ReNAr), determinándose que Pino tenía registradas a su nombre tres armas, una de las cuales fue empleada en los crímenes de Ni y Sosa, y estaba en poder del acusado, al momento de su detención, durante un allanamiento en la ciudad santiagueña de Frías.

En base a las pruebas recolectadas, el fiscal Rovira requirió al juez Gorostiaga que proceda a la detención de Pino, quien actualmente se encuentra alojado en la Unidad Penitenciaria Piñero N°11 de la Provincia de Santa Fe, a disposición conjunta de la Oficina de Gestión Judicial de 1° Instancia de Rosario, acusado del crimen de los hermanos Ponisio, y del Juzgado de Garantías y Transición de Segunda Nominación de Metán, Provincia de Salta, por el homicidio del playero Ariel Ríos.

Asimismo, requirió que preste declaración indagatoria por el homicidio de Ni y que ordene la acumulación del sumario por la muerte de Sosa, a la investigación de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N°7, por existir una conexidad objetiva entre ambas pesquisas.