04 de marzo de 2024
04 de marzo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Investigan posible lavado de dinero
Pidieron las indagatorias de Diego Lagomarsino, Sara Garfunkel, Sandra Nisman y Claudio Picón
El fiscal federal Juan Pedro Zoni solicitó al juez Rodolfo Canicoba Corral que cite al informático, a la madre y a la hermana de Alberto Nisman y al presidente de la firma Palermopack. Les imputa haber actuado como “testaferros” para ingresar al circuito legal fondos no declarados.

El fiscal a cargo de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°8, Juan Pedro Zoni, solicitó que Sara Garfunkel, Sandra Nisman, Diego Lagomarsino y Claudio Picón sean convocados a prestar declaración indagatoria, al encontrarlos sospechosos  de haber “ejecutado conductas con el fin de ocultar la verdadera titularidad de fondos y bienes” de Alberto Nisman, “permitiendo con su accionar que se introduzcan fondos de origen espurio en el circuito legal”. El pedido fue dirigido al juez federal Rodolfo Canicoba Corral en el marco de la causa Nro. 2752/2015, caratulada “Lagomarsino Diego Ángel s/ Averiguación de delito”.

Zoni indicó en su dictamen que “durante el trámite de la presente investigación se ha logrado establecer la existencia de distintos bienes y fondos, que a pesar de aparecer vinculados a distintas personas que actuaran como testaferros, en realidad eran propiedad de Natalio Alberto Nisman”. En ese sentido, consideró que los montos resultaron “exorbitantes para el perfil patrimonial del nombrado”. Los bienes cuestionados en la pesquisa son una cuenta radicada en el banco Merrill Lynch, tres chacras en la República Oriental del Uruguay, una camioneta Audi Q3 y un fideicomiso en “Dorrego 1771”. La titularidad de todos ellos correspondía, según Zoni, a Nisman.

El fiscal federal precisó que “no ha sido posible vincular el origen” de los bienes mencionados “a una actividad comercial lícita”. En ese sentido, refirió que entre los años 2009 y 2015, según informó la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Nisman percibió casi 4 millones de pesos. Luego de un detallado análisis, la Fiscalía consideró que “resulta evidente que los distintos gastos y bienes reseñados permiten advertir un incremento patrimonial que no resulta compatible con los ingresos que registró como representante del Ministerio Público Fiscal de la Nación”. Además, Zoni recordó que como fiscal general, Nisman “se encontraba impedido de ejercer el comercio o cualquier actividad distinta a la de sus funciones (…) por lo que cabe concluir que todo ingreso patrimonial que no haya sido debidamente declarado se encuentra justificadamente de ilícito”.

“Debe considerarse que el monto total de las operaciones alcanzaría los $10.428.483, resultado de la suma de: $2.670.084,45 por los inmuebles en “Pueblomio Chacras de Manantiales”; $6.180.216,3 por las operaciones sospechosas realizadas en la cuenta del banco Merrill Lynch; $1.208.443,98 por los pagos efectuados al ‘Fideicomiso Dorrego 1771’; y $369.740 por la adquisición del automotor marca Audi, modelo Q3”, precisó Zoni en el pedido de indagatorias.

Detalles

Respecto a la cuenta en el banco norteamericano, Zoni reseñó que a partir de la declaración prestada por Lagomarsino en la investigación por la muerte -en la que refirió que el dinero era de Sara Garfunkel, producto de la venta de un inmueble-, la información enviada desde los Estados Unidos sobre la titularidad y un reporte de la Unidad de Información Financiera (UIF) surgen “elementos que nos permiten aseverar que los fondos allí acreditados pertenecían a Natalio Alberto Nisman”. “La realidad es que con los elementos de prueba incorporados se pudo advertir que en la cuenta aludida se recibieron transferencias sobre las que no pudo establecerse el propósito comercial, tal cual lo informara la UIF”, detalló.

En ese sentido, agregó que se corroboró que Picón “resultó ser librador de un cheque por doscientos mil dólares, fechado el 16 de julio de 2012, que fue hallado en el departamento de Nisman al momento de requisarlo con motivo de su muerte”, lo que calificó como un elemento “relevante”, ya que el empresario “fue informado como uno de los depositantes” en dicha cuenta.

En cuanto a las chacras en el país vecino, Zoni refirió que su adquisición el 4 de noviembre de 2013 por parte de Garfunkel “de ningún modo encuentra justificación económica en los ingresos de la mencionada correspondientes a dicho año.” Y agregó: “El precio de compra de dicha operación ascendió a la suma de USD 288.035, mientras que según informe de la AFIP del 7 de mayo de 2015 la Sra. Sara Garfunkel registró ingresos en el año 2013 por la suma de $57.946 pesos argentinos”. Por otra parte, destacó la documentación al respecto hallada en una computadora que utilizaba Nisman -autorizaciones para el débito por pago automático de expensas de la empresa “Pueblomio”, registro de gastos comunes emitido por “Urbanización Pueblomio Chacras de Manantiales”, recibos por el pago de expensas del periodo octubre/diciembre 2014 y el reglamento de copropiedad otorgado en marzo de 2013, entre otros- y la declaración de Lagomarsino respecto a que realizó un giro de 2.500 dólares por “pedido expreso” de su entonces jefe “a los efectos de pagar las expensas de un terreno en Uruguay”.

Otras de las propiedades por las que Zoni pidió a Canicoba Corral las indagatorias son dos unidades funcionales del fideicomiso del edificio de Dorrego 1771, de los que también es titular Sara Garfunkel pero “en realidad el verdadero beneficiario era Natalio Alberto Nisman”. Si bien el contrato de adhesión fue firmado por Claudio Picón el 20 de marzo de 2012, la titularidad de los dos departamentos y de las dos cocheras fue transferida a la madre de Alberto Nisman el 22 de octubre de ese mismo año.

Entre las pruebas documentales, figura el “listado histórico de operaciones de clientes de 'Fideicomiso Dorrego 1771' correspondiente a Sara Garfunkel, fechado el 28 de mayo de 2015, del que surge el pago de un total de $1.208.443,98 en el período comprendido entre el 30 de junio de 2013 y el 04 de mayo de 2015”. Además, el fiscal federal subrayó que “las cuotas dejaron de abonarse a partir de enero de 2015, con lo que se refleja un saldo deudor de $344.593,76 correspondiente a las cuotas N° 27 a 31 de los meses de enero a mayo de 2015”.

Luego de cotejar los ingresos y gastos declarados ante la AFIP, Zoni concluyó que el dinero supuestamente desembolsado por Sara Garfunkel en el fideicomiso “no se condice con su perfil patrimonial declarado”.

En relación a la camioneta, de acuerdo a la investigación también hay “diversos elementos probatorios que permiten afirmar que Natalio Alberto Nisman resultaba ser el verdadero propietario del vehículo AUDI Q3 2.0 TFSI”. Para el fiscal, no se advierte “ninguna justificación plausible que explique el motivo” por el cual, según declararon el apoderado del consorcio de propietarios de Le Parc y el locador del departamento en el que residía, Nisman utilizase “como propio un vehículo de alta gama registrado a nombre de la firma ‘Palermopack S.A.’,  que no sea el hecho obvio de que la empresa en cuestión solamente oficiaba de titular de un bien no declarado del nombrado”.

A su vez, recordó que esa empresa “se encontraba presidida nada menos que por Claudio Alejandro Picón, quien también le depositara dinero en efectivo a Nisman en la mencionada cuenta del banco Merrill Lynch e interviniera en el Fideicomiso Dorrego 1771”. Finalmente, reseñó que también se encontró, en una computadora de Nisman, un archivo que resultó ser la agenda “que llevaría una de sus asistentes”. Allí, se consignaba “DATOS DE SU AUTO PERSONAL: Marca: Audi Modelo: 242 – Q3 – 2,0 – TF SI QUATTRO Año: 2013 Color: Gris Monzón”.