05 de febrero de 2023
05 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En el caso, colabora la Procuraduría de Violencia Institucional
Pidieron penas de 19 y 16 años para tres policías y un funcionario judicial por secuestro y torturas
La víctima fue secuestrada el 18 de noviembre de 1991 y obligada a confesar bajo torturas su participación en secuestros extorsivos. Pasó casi trece años privado de su libertad.

El fiscal Eduardo Marina pidió que se condene a 19 años de prisión a los por entonces subcomisarios Carlos Alberto Sablich (63 años) y Carlos Jacinto Gutiérrez (63); y a Albano Larrea (68), por entonces Secretario del Juzgado de Instrucción 25 a cargo del fallecido Nerio Bonifatti; y a 13 años al entonces principal Alberto Alejandro Armentano (52)

El representante del Ministerio Público los consideró responsables de los delitos de privación ilegal de la libertad y torturas agravados por ser funcionarios públicos; y también pidió que se los inhabilite en forma absoluta y perpetua; y que se dé aviso al Ministerio de Seguridad y al Consejo de la Magistratura.

Marina argumentó que el suboficial Julio Roberto Ontivero (81) nunca había sido nombrado por la víctima y pidió la absolución.

Se trata del caso de Juan Carlos Bayarri, por el que fue condenado el Estado Argentino en 2008 en el Sistema Interamericano de DDHH. La víctima fue secuestrada el 18 de noviembre de 1991 y obligada a confesar bajo torturas su participación en secuestros extorsivos. Pasó casi trece años privado de su libertad.

Bayarri era sargento retirado de la Policía Federal y junto a su padre, Juan José, fueron secuestrados el 18 de noviembre de 1991 en Avellaneda. Juan Carlos fue llevado a un lugar clandestino de detención, donde fue torturado física y psíquicamente por un grupo de efectivos de la PFA, algunos de los cuales son los que llegaron acusados a este juicio. Su padre, en tanto, estuvo secuestrado en otro lugar que no se pudo determinar hasta que fue liberado al día siguiente.

El fiscal aseguró que mediante las declaraciones de la víctima y de testigos quedo demostrado el secuestro; y con los peritajes médicos las torturas que se le practicaron con el objetivo de que se auto incrimine en muchos y graves delitos, por ejemplo el secuestro de Mauricio Macri.

Marina señaló que los delitos cometidos tienen el agravante de que los culpables son funcionarios públicos que debían cuidar a la ciudadanía y representan una enorme gravedad institucional por la existencia de la connivencia policial judicial.

Y agregó que hubo un plan que consistió en secuestrarlo, llevarlo durante dos días a un Centro Clandestino de Detención-posiblemente el denominado Olimpo-, torturarlo con el objetivo de “arrancarle” su “confesión” de diferentes hechos delictivos.

Por otra parte, el abogado querellante, Carlos Pérez Galindo solicitó penas de 30 años para Larrea, Sablich y Gutierrez; de 25 para Armentano y de 20 para Ontivero.

También pidió su inhabilitación absoluta perpetua, que se los prive de su jubilación, que se les nombre un curador para administrar sus bienes y que dada las expectativas de las penas y el riesgo de fuga, se los detenga inmediatamente luego de dictada la sentencia y se los envíe a una cárcel de máxima seguridad.

Pérez Galindo además solicito que se los impute a dos testigos, el oficial Rodenas y a un civil de apellido Leguía que estuvo detenido junto a Bayarri, por falso testimonio.

El letrado sostuvo que los autores ideológicos de esta causa armada fueron el entonces Jefe de Policía, Jorge Passero y los comisarios Jorge Huber y Cándido Ruiz.

El Tribunal Oral en lo Criminal N°19 de la Capital Federal, integrado por Alberto Ravazzoli, Horacio Barberis y Raúl Llanos convocó la próxima audiencia para el miércoles 16 de abril, cuando las defensas presentarán sus alegatos.