04 de marzo de 2024
04 de marzo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene el fiscal Oscar Ciruzzi
Pidieron tres años de prisión para el chofer de colectivos que chocó y mató a ocho personas
En octubre de 2009, el conductor de la línea 12 embistió a una camioneta de la Policía Bonaerense que trasladaba de urgencia a una mujer, junto a su familia, al Hospital Ramos Mejía. El veredicto se conocerá el viernes.

El fiscal Oscar Ciruzzi solicitó que se condene al chofer de colectivos Gregorio Martínez a tres años de prisión por haber chocado una camioneta de la Policía Bonaerense, lo que provocó la muerte de ocho de los nueve ocupantes del vehículo utilitario. Además, el representante del Ministerio Público le solicitó al Tribunal Oral en lo Criminal Nº14 que se le fije una inhabilitación para manejar por diez años.

Durante su alegato, Ciruzzi recordó que el 18 de octubre de 2009, Petrolina Jiménez Machacuay fue hasta el Hospital Interzonal General Agudos “Dr. Pedro Fiorito” de Avellaneda luego de descompensarse en su casa. Como allí no la atendieron, su familia solicitó ayuda a la Comisaría 3ª de Avellaneda para que la trasladen hacia el Hospital Ramos Mejía, en la Ciudad de Buenos Aires. En el móvil designado para el traslado, viajaban los efectivos Sebastián Consentido y Ángel Galluelo mientras que en la caja de la camioneta policial estaban los hijos y nietos de la mujer, que se movilizaba en silla de ruedas.

Alrededor de las 0:15, mientras circulaban por la Avenida Juan de Garay, fueron embestidos en la intersección con la calle Combate de los Pozos por el colectivo de la línea 12 que manejaba Martínez. Debido al choque, ocho personas fallecieron, seis sufrieron lesiones graves y otras cinco debieron ser atendidas por lesiones leves.

En su exposición, Ciruzzi citó tanto a testigos como a peritos de Gendarmería que se presentaron durante el debate. Explicó que, si bien no pudo determinarse la velocidad a la que iban los vehículos, no se encontraron huellas de frenado ni de alguna maniobra evasiva y que, a pesar de cruzar en verde, fue el colectivo quién embistió a la camioneta policial. Destacó, además, que en la esquina donde se produjo el impacto hay “absoluta visualización”.

Para el fiscal, Martínez fue negligente en su manejo del colectivo. Citó a los diferentes testigos que afirmaron haber oído la sirena del patrullero e incluso a un playero de una estación de servicio cercana que vio al vehículo con la baliza y las luces altas encendidas. Sostuvo que, si dentro del colectivo hubo pasajeros que escucharon la sirena, “la persona que manejaba debía tener la atención suficiente como para frenar o realizar una maniobra evasiva”.

El representante del Ministerio Público acusó al chofer de los delitos de “homicidio culposo agravado reiterado en ocho oportunidades en concurso ideal con lesiones previstas graves en seis oportunidades y leves en cinco oportunidades”. Manifestó que, a pesar de la velocidad a la que iba el patrullero y la cantidad excesiva de pasajeros que trasladaba, no era una “situación imprevisible” la del impacto y que Martínez “debió haber realizado alguna maniobra para evitar la colisión”.

Por otra parte, las querellas también acusaron a Martínez y solicitaron que se lo inhabilite para conducir por diez años. El abogado que representa a los familiares de los fallecidos pidió que se lo condene a cuatro años de prisión mientras que el representante de uno de los heridos solicitó tres años y diez meses de cárcel.

Los jueces Beatriz Bistué de Soler, Hugo Cataldi y Miguel Caminos comunicaron que el viernes 1 de abril a las 08:30, Martínez tendrá la posibilidad de decir sus últimas palabras. Luego de un cuarto intermedio, el Tribunal dictará el veredicto ese mismo día.