13 de junio de 2024
13 de junio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El fiscal general Diego Velasco intervino en el juicio oral
Por homicidio, condenaron a 15 años de prisión al integrante de una banda narco
El hecho ocurrió el 18 de julio de 2017 en la Villa 31 bis, en el marco de una disputa territorial entre "Los Sampedreanos" y "Los del Pueblo". El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 6 consideró a Freddy Gaona Rivas coautor penalmente responsable del delito de homicidio agravado por el uso de armas de fuego.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 6 impuso una pena de 15 años de prisión a un miembro de una banda narco de la Villa 31 bis por considerarlo coautor penalmente responsable del delito de homicidio agravado por el uso de armas de fuego cometido el 18 de julio de 2017. En representación del Ministerio Publico Fiscal actuó el titular de la Fiscalía General N°6, Diego Velasco, quien había solicitado una pena de 22 años de prisión. La víctima, Juan Carlos Torrico Herbas, fue asesinada por Freddy Gaona Rivas, integrante de una banda narco conocida como "Los Sampedreanos" dedicada a la venta de estupefacientes, según acreditó la acusación durante el debate que comenzó en octubre.

El MPF señaló que Torrico integraba una banda conocida como "Los del Pueblo" -aún liderada por Cesar Morán de la Cruz, alias "Loco Cesar"-. El conflicto se habría iniciado porque la víctima era integrante de aquella y, para aquel entonces, había permitido que "Los Sampedreanos" vendieran estupefacientes en su territorio a cambio de una suma de dinero. La Fiscalía acreditó que se suspendió el pago y Torrico Herbas fue a buscar al líder de "Los Sampedreanos" , apodado "Oki", para amedrentarlo y que cumpliera. En ese momento se generó una pelea entre ambos que terminó con puñaladas y tiros pero Torrico Herbas escapó. A las semanas se enteró que estaban persiguiéndolo y que "Los Sampedreanos" iba a matarlo.

El día 18 de julio de 2017, mientras la víctima se encontraba caminando por uno de los pasillos, el ahora condenado Gaona Rivas comenzó a perseguirlo disparando un arma de fuego 9 mm. Los ocho disparos que impactaron en el abdomen, torax  y pierna terminaron con la vida de Torrico Herbas.

La investigación permitió probar los hechos con testimonios de integrantes de las fuerzas de seguridad que actuaron en la causa y de familiares que conocían lo sucedido y prestaron declaración. Además, se contó con un testigo ocular de los hechos que reconoció al homicida al momento de los disparos. También ofreció su testimonio un testigo de identidad reservada que corroboró todo cuanto supo de los acontecimientos.