26 de mayo de 2024
26 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Ante el Tribunal Oral en lo Criminal N°16
Primera audiencia en el juicio por el homicidio de un policía metropolitano
El hecho ocurrió el 14 de abril de 2012, cuando los miembros de una banda que se dedicaba al robo de autos de alta gama disparó contra el oficial para apoderarse de su vehículo. Dos jóvenes están imputados el crimen.

Con la participación de Fernando Fiszer, interinamente a cargo de la Fiscalía General ante los Tribunales Orales Criminales N° 16, se realizó la primera jornada del debate oral, que se sigue contra Lucas Alberto “Lukita” Silvero y Luis Alberto “Guasón” Chávez, para determinar su responsabilidad en el homicidio del oficial de la Policía Metropolitana Carlos Alfredo Escobar y por el robo de un vehículo utilizado para interceptar a la víctima y su novia.

Antes de entrevistar a los imputados, el secretario del Tribunal Oral Criminal N°16 -presidido por Inés Cantisani e integrado por María Cristina Bértola y Gustavo González Ferrari- leyó el requerimiento de elevación a juicio de la titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N°41, Silvina Russi.

Los imputados
Lucas Alberto “Lukita” Silvero de 22 años negó su participación en el hecho, y sostuvo que aquel día estuvo con unos amigos, desde las 21.30, en el pool de Julio Céspedes, y alrededor de las 00.30 fue a buscar Carlos Camacho, pues llegaba tarde al cumpleaños de su tía, en la Villa 21. Según sus dichos, estuvo en el festejo hasta las 4 de la mañana, cuando se fue con su madre a dormir.

A su turno, el imputado Luis Alberto Chávez de 20 años sostuvo llamarse Gastón Maximiliano Ramos y negó tener documento de identidad para acreditrar su identidad “pues su madre jamás se lo tramitó”. Interrogado por su defensa –a cargo de Gustavo D’Elía y el Dr. Angrisani-, Chávez manifestó que tiene cinco hermanos, de distintos padres, y que uno se llama “Luis Alberto”. A pesar de que no tiene contacto con él, cree que tiene 23 años y afirmó haber dado sus datos de identificación cuando lo detuvieron.

Ante esta circunstancia, el fiscal Fiszer requirió al Tribunal cursar un oficio al Registro Nacional de las Personas para que remitan todos los datos filiatorios de personas que respondan al nombre de Luis Alberto Chávez, y que hayan nacido entre 1985 y 1992. Asimismo, solicitó que se ordene al Servicio Penitenciario arbitrar los medios para que el imputado cuente con un documento de identidad.

El primer hecho
Tal como estableció la fiscal de instrucción, en la madrugada del 14 de abril de 2012 ocurrieron dos hechos: un robo agravado por el uso de arma de fuego en el que resultaron perjudicados D.S., M.C. y L.R. y el homicidio criminis causae de Escobar, en concurso real con robo agravado por el uso de arma de fuego.

En la jornada de ayer, declaró el dueño del Audi A4 utilizado para interceptar a Escobar. Dijo que en la madrugada de aquel día frenó con su auto en el semáforo de Belausteguí y avenida San Martín y que un Audi A5 negrolo rebasó “como para ganarle el giro”.

Sin embargo, del auto se bajó un muchacho con una campera de San Lorenzo, se le puso delante del capot y lo apuntó. Ahí, vio pasar a otro hombre (más grande de edad y corpulento), mientras que un tercer chico jovencito le dice que se baje. Sostuvo que luego de sacarle la billetera, una cadenita, el celular, y robarle a sus acompañantes, uno de los ladrones se subió a su auto y arrancó junto a sus otros dos cómplices.

El testigo dijo que pidió ayuda en un lavadero que había sobre la avenida y que de allí llamaron a la Comisaría N°13. Incluso, recordó haber escuchado por la radio policial un hecho en el que estaba involucrado un Audi plateado, que supuso que era el suyo.

Por otra parte, el abogado refirió que su auto apareció a siete cuadras de la comisaría, frente a una obra en la calle Felipe Vallese al 750, un mes y medio después del hecho. Asimismo, sostuvo que el día anterior recibió un llamado donde le pedían diez mil pesos para darle datos de su coche, pero que no hizo la denuncia.

La Audiencia continuó con el testimonio de M.C., quien coincidió con D.S. en la cronología de los hechos. Respecto a su celular, dijo que estando en la comisaría, tipo 2 o 3 de la mañana, entró una chica llorando y que cuando se le sentó al lado sacó de adentro de su cartera un celular que no era de ella. Fue entonces que M.C. reconoció el equipo y avisó a la policía.

La siguiente declaración fue la un sargento de la policía, quien asistió a los afectados luego del robo y los trasladó la comisaría N°13.

El hallazgo del auto
También, declararon R.G.G, quien estaba a cargo de la obra frente a la cual se halló el auto, y A.D.U., quien presenció el hallazgo.

R.G.G recordó que trabajaba en la obra de Felipe Vallese 750 y que el momento en que tenían que realizar la vereda había un auto que se lo imposibilitaba. Entonces, el personal de seguridad de la construcción llamó a la Policía. R.G.G. estimó que el auto estuvo parado frente a la construcción no menos de 15 días.

En igual sentido, se manifestó A.D.U. quien sostuvo que hacía cuatro días que trabajaba como personal de seguridad en la obra cuando la policía fue a buscar el coche de Straga.

En la jornada de ayer, también declararon los dos oficiales que participaron del operativo policial.

En ambos casos, estaría acreditada la participación de, al menos, cinco personas que se desplazaban en vehículos de alta gama (probablemente robados en otros hechos violentos) pero sólo se pudo identificar a Silvero y a Chávez.