01 de febrero de 2023
01 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Se rescataron más de 500 ejemplares
Procesaron a dos personas por comercializar especies protegidas por la ley de fauna silvestre
La investigación fue iniciada preliminarmente por la Unidad Fiscal de Investigaciones en Materia Ambiental, que constató su venta en dos comercios de Colón, en la provincia de Buenos Aires. Además, otra persona brindará declaración indagatoria el miércoles.

Dos hombres fueron procesados por la justicia federal de San Nicolás acusados de comercializar especies animales protegidas por la ley -especialmente aves-, que fueron halladas en distintos procedimientos realizados en la ciudad de Colón, en el norte bonaerense, mientras que se espera que un tercer imputado por el mismo delito brinde declaración este miércoles 5.

La causa se inició luego de que el 6 de agosto de 2012 la Unidad Fiscal de Investigaciones en Materia Ambiental (UFIMA) recibiera un correo electrónico en el que se denunciaba la comercialización de aves protegidas por la ley de conservación de la fauna en dos locales de Colón, provincia de Buenos Aires, e inició una investigación preliminar.

La instrucción de la causa fue llevada a cabo por Matías Felipe Di Lello, titular de la Fiscalía Federal de San Nicolás, quien dispuso -en pos de acreditar los hechos denunciados- gran cantidad de medidas probatorias, entre ellas intervenciones telefónicas y allanamientos. De esa forma se logró constatar que en los domicilios de las calles 46 Nº 1062 y Nº 1077 -pertenecientes a Claudio Alejandro Maye- y en el de la calle 48 Nº 899 habría especies protegidas por la ley de Fauna Silvestre, por lo que se realizaron las denuncias penales, que quedaron radicadas en el Juzgado Federal Nº 2 de la jurisdicción.

El juzgado informó que, en el marco del Expte. Nº 29970/12 caratulado “Maye Claudio Alejandro. Av. Pta. Inf. ley 22.421. Colón”, el 25 de abril del año pasado se allanaron los domicilios de la calle 46. Durante el procedimiento se secuestraron las siguientes especies protegidas por la ley 22.421: un loro hablador, dos cabecitas negra, un cardenal rojo, ocho jilgueros, catorce cabecitas negras, tres charlatanes, tres estorninos crestados, dos estorninos pinto, un capuchino garganta café, tres corbatitas dominó, dos sporophila sp, tres cardenales comunes, un corbatita, un capuchino canela, 17 mulos, un negrillo, una mariposa cuba, un pinzón índigo, un passerina amoena, un corbatita overo y una brasita.

Además, de intervenciones telefónicas ordenadas por el Juzgado Federal -requeridas por la UFIMA-, surgió que Maye poseería relación comercial con Juan Carlos Clara, motivo por el que ese mismo día también fue allanado su comercio, ubicado en Mitre 358 de San Nicolás. Allí se secuestraron un renegrido, un zorzal, dos cardenales rojos, un rey del bosque, un cardenal amarillo, un cabecita negra, un jilguero, un sorophila y dos tortugas de tierra.

De las escuchas telefónicas se detectó también que ambos, a su vez, mantenían relación comercial con Walter Merlo. Por eso se allanó un galpón de su propiedad del que se rescataron 172 jilgueros, un misto, doce corbatitas, 306 cabecitas negras, 17 sporophila, tres zorzales, un pecho colorado, 33 cardenales rojos, un picahueso, cuatro bracitas de fuego, un pepitero, dos jilgueros españoles, dos cardenales amarillos, dos monteritas cabecitas negras, dos monteritas cabecita canela, una reina mora, tres charlatanes, cuatro mulos y 49 tortugas de tierra.

Como consecuencia de los hallazgos, el 13 de agosto pasado el fiscal Di Lello solicitó que se le recibiera declaración indagatoria a los imputados Claudio Alejandro Maye, Juan Carlos Clara y Walter Merlo. El juzgado informó que el 28 de noviembre se dictó el procesamiento contra los dos primeros. Además, se ordenó notificar -bajo apercibimiento de ser conducido por la fuerza pública- a Merlo para que se presente para brindar declaración indagatoria el 5 de febrero próximo.

Cabe destacar que el tráfico de fauna es el segundo delito de importancia a nivel global por detrás del tráfico de armas y por delante del tráfico de drogas, lo cual denota la importancia de este ilícito, señaló la UFIMA.