23 de abril de 2024
23 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió en julio de 2013
Procesaron a un penitenciario como partícipe en el intento de homicidio de un recluso
En sintonía con el planteo del fiscal Joaquín Gaset, la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal revirtió el sobreseimiento del Raúl Ojeda, acusado de facilitar el ataque de un preso hacia otro mientras prestaba servicio en la cárcel de Devoto.

La Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional procesó a un agente del Servicio Penitenciario Federal (SPF) como partícipe necesario del homicidio en grado de tentativa de un hombre que se encontraba alojado en un anexo de la Cárcel de Devoto, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El hecho tuvo lugar en la tarde del 9 de julio de 2013 en el Pabellón Celular II, donde el acusado Pablo Raúl Ojeda prestaba funciones bajo el grado de Ayudante de Segunda del SPF.

Aproximadamente a las 17:30, y en abierto incumplimiento de lo dispuesto por el Reglamento de Disciplina de los Internos del SPF en materia del cuidado y la atención necesarios para prevenir incidentes, Ojeda abrió la reja del pabellón para permitir el ingreso de otro hombre privado de la libertad con la supuesta intención de llevarle agua caliente a los internos allí alojados. Una vez dentro del pabellón, se dirigió directamente a la celda donde se encontraba la víctima –cuyas rejas habían sido previamente abiertas por Ojeda- a quien arrojó el agua caliente y atacó con un elemento punzante que llevaba oculto entre sus ropas. Ambos habían mantenido un enfrentamiento durante la mañana de esa jornada.

Si bien el agresor se encuentra actualmente procesado como autor penalmente responsable del delito de homicidio en grado de tentativa, la Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional había sobreseído en un primer momento a Ojeda, quien había sido apuntado por “entregar” a la víctma, esto es, haber prestado una colaboración indispensable para que se produzca el ataque, ya que además de abrir la reja del pabellón que permitió el ingreso del compañero, también hizo lo propio con el retén donde estaba alojado.

En sintonía con el recurso de casación presentado por el fiscal de Cámara Joaquín Gaset, el 1 de junio pasado la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal dejó sin efecto el sobreseimiento de Ojeda.

En sus fundamentos, los camaristas Mariano Borinsky, Juan Carlos Gemignani y Gustavo Hornos determinaron que “se ha obviado valorar en forma armónica e integral” los dichos de dos internos que declararon como testigos del ataque, así como el testimonio de la propia víctima, los cuales dejaron en evidencia, “que existían problemas previos entre el autor y la víctima” y que “Ojeda realizó un aporte indispensable para la consumación del hecho y que esa ayuda la brindó dolosamente, en virtud de la posible enemistad, aspecto sobre el cual hay que profundizar la pesquisa”. Para los magistrados, el análisis de la información reunida en el expediente “deja en evidencia que la hipótesis sostenida por el Ministerio Público Fiscal y que se ha consolidado en esta etapa introductoria merece avanzar a la próxima fase”.

Así las cosas, el 5 de agosto la Sala I de la Cámara de Apelaciones dispuso el procesamiento sin prisión preventiva de Pablo Raúl Ojeda, a quien trabó un embargo hasta cubrir la suma de 80.000 pesos.