25 de septiembre de 2020
25 de septiembre de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene la Fiscalía de Distrito del barrio de La Boca
Procesaron a una mujer acusada de matar al novio de su ex pareja
Así lo dispuso la titular del Juzgado Criminal y Correccional N°25, al considerar que el homicidio se cometió “con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que mantuvo una relación de pareja”.

En el marco de la investigación desarrollada por la Fiscalía de Distrito del barrio de La Boca -a cargo de los fiscales Marcelo Martínez Burgos y Susana Calleja-, la semana pasada, la responsable del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°25 procesó con prisión preventiva a una mujer acusada de disparar y matar al actual novio de quien fuera su pareja durante varios años.

El hecho investigado ocurrió alrededor de las 6 de la mañana del 15 de septiembre pasado. La víctima se encontraba en situación de calle y vivía sobre la calle Ayolas, en el barrio de La Boca. De acuerdo a los testimonios y a las filmaciones que recolectó la Fiscalía, el hombre salió de la casilla en la que se encontraba a las 05:21 y fue hasta una panadería ubicada a unas dos cuadras de allí, donde ingresó al local y luego se retiró del mismo.

La siguiente secuencia registrada ubicó a la víctima tendido sobre la calle Olavarría al 200, con un disparo en la cabeza y con la bolsa del pan que había comprado antes. Dos vecinos alertaron a un agente de Prefectura sobre el disparo.

A partir de la recolección de testimonios y de diversas pruebas, la Fiscalía le solicitó a la jueza Fabiana Palmaghini que ordene la detención de la acusada e hizo hincapié en el testimonio de la novia del hombre asesinado y ex pareja de la mujer imputada. En sus declaraciones, la joven contó que mantuvo una relación durante unos cinco años y que, cuando se separó, comenzó un vínculo con el fallecido.

Describió que, a partir de ese momento, la acusada los amenazaba, que era “peligrosa” y que siempre estaba armada. “Al logi ese que tenes al lado te lo voy a matar” (sic), le habría dicho semanas antes. En la resolución del Juzgado, se consignan el testimonio de varias personas del barrio que relataban el conflicto que había entre la imputada y su ex. Además, se obtuvo una filmación de minutos después del crimen donde se reconoce a la mujer, a metros del lugar donde se cometió el asesinato.

En base a las pruebas recolectadas por los representantes del Ministerio Público Fiscal, la jueza dispuso que la imputada fuera procesada por el delito de “homicidio con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que mantuvo una relación de pareja y agravado por el uso de arma de fuego”. Para ello, tuvo en cuenta las declaraciones de la ex novia respecto a que ella “no soportaba que se hubiese ido con él” y que siempre llevaba consigo un arma calibre 38, lo que coincide con los peritajes realizados por la Unidad Criminalística respecto del proyectil que ocasionó la muerte de la víctima.

A eso le sumó que la imputada comentaba en el barrio, luego de la muerte de la víctima, que iba a matar a su ex también y que luego se entregaría. Esa declaración va en la misma línea de lo que dijo la hermana del fallecido. De acuerdo a las pruebas obtenidas, la magistrada sostuvo que la muerte del hombre estuvo “directamente dirigida” a causar un padecimiento a la joven.

En una de las citas del fallo, se explica que se trata de un “homicidio transversal” ya que implica “la eliminación física de un individuo a quién el autor de la agresión ni siquiera pudo haber llegado a conocer, pero que lo mata con el propósito de lograr el dolor o sufrimiento ajeno”. “Se mata para que otro sufra”, indica la cita del libro “Violencia de Género, Femicidio y Derecho Penal”.

La jueza dictó, además, la prisión preventiva para la imputada ya que consideró que podría entorpecer no sólo el desarrollo del proceso judicial sino también “el desenvolvimiento de la comunidad” y le fijó un embargo por dos millones de pesos.