16 de abril de 2024
16 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hombre además está acusado de abusar sexualmente de la víctima
Procesaron a una pareja por trata de personas
Lo resolvió el juez federal Sebastián Casanello, de acuerdo a lo solicitado por la fiscal federal Paloma Ochoa y el titular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas, Marcelo Colombo. La víctima había sido trasladada a Buenos Aires por su tía, y la pareja de ese momento, engañada con promesas laborales y de estudio, que finalmente no se cumplieron.

El juez federal Sebastian Casanello procesó a una pareja por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual, al hombre, también, por abuso sexual. Lo resuelto por el juez fue en línea con lo solicitado por la Fiscalía Federal N°10, a cargo de Paloma Ochoa, y por el titular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), Marcelo Colombo. La víctima se fue de su casa, ubicada en la provincia de Entre Ríos, con su tía y la pareja, a Buenos Aires como consecuencia de promesas de trabajo y estudios

La representante del MPF acreditó que los procesados habrían drogado en varias oportunidades a la joven para poder someterla sexualmente, la encerraron a oscuras impidiéndole conocer si era de día o de noche, la mantuvieron incomunicada obstaculizándole toda posibilidad de comunicarse por teléfono. Estas circunstancias llevaron a la víctima a no poder disponer de su ámbito de libertad y de su capacidad de autodeterminación. Todo esto  generó varios intentos de fuga frustrados e incluso un intento de suicidio.

La causa se había iniciado en marzo de 2012, a raíz de una denuncia formulada por la madre de la víctima, en ese entonces de 20 años de edad, quien se fue de su casa en Nueva Vizcaya, provincia de Entre Ríos, en enero de ese año, como consecuencia de la promesa de trabajo y estudio realizada por su tía.

Finalmente, no ocurrió lo prometido y la joven fue obligada a ejercer la prostitución, fue abusada sexualmente por la pareja de quien fuera su tía y permaneció la mayor parte del tiempo encerrada en el departamento, ubicado en esta ciudad.

La Fiscalía Federal Nº10 en un primer momento, indagó al imputado en el marco del delito de trata de personas con fines de explotación sexual,  sin embargo el juzgado federal declaró su falta de mérito, y delegó la investigación al Ministerio Público Fiscal, que inició un proceso de recolección de prueba que abarcó el testimonio de todas las personas, que de uno u otro modo tuvieron contacto con la víctima durante su estadía en Buenos Aires, pudiéndose reconstruir lo ocurrido de modo indirecto, a fin de evitar un nuevo testimonio de la joven, con el objeto de no revictimizarla. Esta decisión de la dependencia del MPF tuvo en cuenta el grave estado de vulnerabilidad de la misma, indicado en los informes psicológicos realizados, luego de los hechos investigados en la causa.

Más tarde y con la colaboración de la Protex, se evaluó la necesidad de contar con la declaración de la víctima en cámara gesell. Así fue como se pudo ampliar la imputación penal  por el  delito de abuso sexual, circunstancia que requirió la palabra de la joven, además de lo que se advirtió de los informes psicológicos.  La sensibilidad de género con la que fue analizado el testimonio de la misma, llevó a la fiscalía federal y a la Protex, a solicitar, por un lado, el procesamiento de los tíos de la joven por trata de personas y al tío, también, por abuso sexual -agravado por resultar un grave daño en la salud mental de la víctima- ocurrido también durante la estadía de la joven en Buenos Aires.

Para la Fiscalía, el testimonio en cámara gesell resultó de vital importancia , no sólo porque ratificó y amplió lo narrado al comienzo de la investigación por la víctima, sino porque además tanto los profesionales de la salud que la entrevistaron, como los diferentes testigos reunidos a lo largo de la presente investigación, permitieron reconstruir lo sucedido y dar cuenta la forma en que la imputada y el imputado, hoy procesados, generaron en la víctima una relación de dependencia que le impedía decidir libremente sobre sus proyectos de vida, al frustrar todo intento de la misma de obtener un empleo y mantenerla permanentemente monitoreada.