14 de abril de 2024
14 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió en marzo de 2015
Quilmes: la fiscalía federal pidió enjuiciar a dos acusados por un secuestro extorsivo
Al ser detenidos, tenían objetos de la víctima en su poder. La representante del MPF consideró probada la intervención de ambos imputados por lo que requirió que sean sometidos a juicio como coautores de los delitos de secuestro extorsivo doblemente agravado por haber cobrado el rescate y por participar en el hecho tres o más personas, en concurso real con el delito de robo con armas.

La titular de la Fiscalía Federal de Quilmes, Silvia Ruth Cavallo, solicitó la elevación a juicio de la investigación seguida contra Marcelo Alejandro Escalera y Sebastián Emanuel Mouzo, por el secuestro extorsivo de un hombre, ocurrido el 10 de marzo de 2015, cuando llegaba a su casa en la localidad de Sarandí, en el partido bonaerense de Avellaneda. Asimismo, la fiscalía pidió el sobreseimiento de Claudio Omar Madero y Ricardo Isidro Vilor.

El día del hecho, alrededor de las 23.30 hs., la víctima se disponía a guardar su Hyundai Veloster en el garaje de su casa, cuando fue abordado por dos sujetos, quienes lo obligaron a trasladarse al asiento trasero del vehículo y le taparon la cara. Los secuestradores actuaban con el apoyo de al menos otros cuatro hombres, y todos vestían chalecos antibalas similares a los de la Policía. Al ver que la secuencia era observada por la madre de la víctima uno de los captores le dijo que se trataba de un secuestro y que no avisara a la policía.

Al cabo de unos minutos, uno de los secuestradores despojó a la víctima de su billetera -la cual tenía $1.500- un reloj Armani y su celular, mediante el cual se comunicaron al teléfono de la madre, donde fueron atendidos por el hermano de la víctima, con quien negociaron el pago del rescate y la liberación del hombre.

En la localidad de Gerli, la víctima fue traspasada a una camioneta Ford Ecosport o Chevrolet Tracker, en la que pudo observar un Handy con frecuencia policial y que el chofer se comunicaba por radio con parte de sus cómplices que habían quedado de vigía en su casa a bordo de una moto Honda Twister, y con los tripulantes de un Renault Fluence.

Finalmente, los delincuentes instruyeron al hermano de la víctima para que dejara el rescate -U$2.500, una notebook, una I-Pad y un mini I-Pad, una cámara de fotos, un anillo de oro y una pistola marca Tanfogilio, calibre .40 registrada a nombre de la víctima-, en el interior de una mochila, en la intersección de las calles Casase y Ceballos.

Cerca de las 1.30 del día 11 de marzo, la víctima fue trasladada hasta una estación de servicio Petrobras, ubicada en la Avenida Hipólito Yrigoyen al 2000, donde lo liberaron tras devolverle la billetera con su documentación y las llaves del auto, cuya ubicación le señalaron, a tres cuadras del lugar. El hombre se encontró con su hermano, y tras recobrar su vehículo volvieron a su domicilio, para realizar la denuncia al día siguiente.

La individualización de los imputados fue posible gracias al análisis de las celdas de radio que se activaron en la zona al momento del hecho, y el cotejo de los números de telefonía celular con los perfiles de la red social Facebook y las imágenes de las cámaras de seguridad de la casa de la víctima. También se estableció que los acusados habían intercambiado comunicaciones con Claudio Omar Madero, dueño de una agencia de compraventa de vehículos, y Ricardo Isidro Valor

En base a las pruebas colectadas en la pesquisa, la fiscalía pudo situar a Escalera y Mouzo en el lugar del hecho, por lo que el 16 de septiembre de 2015, se realizaron una serie de allanamientos en Avellaneda y Lanús, que culminaron con la detención de los dos imputados. En el domicilio de Mouzo, la policía secuestró un equipo de comunicaciones de tipo policial, diecinueve teléfonos celulares, sim cards, la mochila en la que se entregó el rescate, dos I-Pad y dos cámaras fotográficas. Asimismo, en la vivienda de Escalera se encontraron siete celulares, dos cámaras de fotos, una pistola Tanfoglio calibre 9.mm con su cargador y 15 proyectiles Luger, un equipo de comunicaciones con frecuencias policiales, un anillo dorado y $240.

La fiscalía consultó a los Registros Nacional y Provincial de Armas (ReNAr y RePar), respecto a si Escalera poseía armas registradas a su nombre, obteniendo resultados negativos. Asimismo, el arma incautada durante los allanamientos figuraba registrada a nombre de otra persona.

En base a las pruebas colectadas, la fiscal Cavallo consideró probada la intervención de Escalera y Mouza, por lo que requirió que sean sometidos a juicio oral y público como coautores de los delitos de secuestro extorsivo doblemente agravado por haber cobrado el rescate y por participar en el hecho tres o más personas, en concurso real con el delito de robo con armas cuya aptitud para el disparo no pudo acreditarse. Asimismo, Escalera también deberá responder como autor de tenencia ilegitima de arma de fuego de uso civil condicional.

Respecto de Madero y Vilor, la representante del Ministerio Público Fiscal solicitó su sobreseimiento, al existir duda razonable respecto a su intervención en el hecho investigado. Sin embargo, Cavallo solicitó la extracción de testimonios a fin de que se investigue el delito de supresión de numeración de un objeto registrable, en relación a un Fiat Duna que fuera secuestrado en oportunidad de allanar la agencia de autos de Madero, y cuyo número de chasis fue sustituido. Asimismo, la fiscal requirió que también se extraigan testimonios para identificar al sujeto que vestía un chaleco con la inscripción “Policía”, que fue registrado en las imágenes de las cámaras de seguridad de la casa de la víctima.