22 de junio de 2024
22 de junio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El pedido había sido realizado por el fiscal federal Mario Gambacorta
Rosario: agravaron la imputación por tenencia de drogas para comercialización al acusado de ordenar el crimen de Fabricio Zulatto
El juez Vera Barros aceptó el requerimiento del MPF sobre la acusación de Andrés Soza Bernard, quien está además sindicado por la justicia provincial de ser el autor intelectual del asesinato del jugador de futsal de Newell’s.

Tal como había solicitado el titular de la Fiscalía Federal N°2 de Rosario, Mario Gambacorta, el juez federal Carlos Vera Barros indagó nuevamente a Andrés Soza Bernard -acusado por la justicia provincial de ser el autor intelectual del homicidio del jugador de futsal del club Newell’s Old Boys Fabricio Zulatto, de 21 años-, esta vez en orden del delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización.

El representante del Ministerio Público había destacado en su requerimiento que durante el allanamiento realizado en el domicilio del imputado "fueron encontrados elementos conocidamente utilizados para el fraccionamiento" de drogas "tales como: recortes de bolsas de nylon y paquetes con precintos", por lo que consideró que la figura "tenencia simple de estupefacientes" que le habían endilgado inicialmente al remitir la causa a la justicia federal no se adecua a las pruebas recogidas durante la investigación, que comenzó luego del procedimiento.

Soza Bernard, de 31 años, se encuentra detenido con prisión preventiva a disposición de la justicia de Santa Fe por haber ordenado el crimen de Zulatto, cuyo cuerpo fue encontrado a principios de agosto en el pozo ciego de una vivienda, donde funcionaba un búnker de venta de drogas.

El 17 de agosto pasado, la Policía Federal secuestró en una vivienda vinculada a Soza tres trozos compactados de presunta marihuana más un envoltorio; elementos de corte (recortes de bolsas y ocho paquetes de precintos); siete celulares; una notebook; papeles varios con anotaciones, nombres y números telefónicos; un blister; chips y algo más de 100.000 pesos, por lo que dio intervención a la justicia federal por infracción a la ley 27737. Con esos elementos, sumados a distintos testimonios, algunos con identidad reservada que indicaban que Soza se dedicaba a la venta de estupefacientes, el fiscal Gambacorta consideró que debía agravarse la imputación.