05 de febrero de 2023
05 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En línea con la pena solicitada por el fiscal Francisco Snopek
Salta: 10 años de prisión a una mujer por trata de personas
Así lo estableció el Tribunal Oral de Salta. La víctima –menor de edad y en situación de vulnerabilidad- era sometida a jornadas de 21 horas de trabajo en un pub ubicado en el barrio porteño de Liniers. Un operativo de Gendarmería permitió rescatarla cuando era nuevamente trasladada en micro desde Bolivia, en compañía de la acusada.

El Tribunal Oral Federal de Salta, en línea con lo solicitado por el fiscal, condenó a diez años de prisión a una mujer por encontrarla culpable de haber captado mediante engaños, y trasladado a una joven menor de edad y en situación de vulnerabilidad con fines de explotación laboral.

La víctima, que en ese momento tenía 14 años, fue rescatada en medio de un operativo por parte de Gendarmería en el momento que era trasladada desde la República Plurinacional de Bolivia hacia Retiro, con el objetivo final de trabajar para la acusada en un pub ubicado en la Provincia de Buenos Aires.

Los jueces dieron por probado que la joven ya había ingresado al país en otra oportunidad y de la misma manera, y que la imputada la había llevado a trabajar de moza en un “Pub” ubicado en el barrio porteño de Liniers. Allí fue obligada a realizar jornadas de 21 horas, con un descanso de solo tres horas por día, ingiriendo comida en mal estado y sin recibir un salario.

La instrucción de la causa estuvo a cargo del fiscal Eduardo Villalba, que en octubre de 2014 solicitó la elevación a juicio. El debate comenzó el 16 de febrero pasado y como representante del MPF intervino Francisco Snopek.

El caso

La investigación se inició el 20 de noviembre de 2013 mientras personal de Gendarmería Nacional se encontraba realizando un control de documentación  de los pasajeros que se encontraban dentro de un colectivo proveniente de la ciudad de La Quiaca, provincia de Jujuy, con destino final Retiro. En esa oportunidad, y  al notar que la imputada se encontraba muy nerviosa al momento de exhibir los documentos,  los oficiales la interrogaron y notaron contradicciones en su discurso respecto a la compañía de la joven menor de edad. Una vez que fueron separadas, la víctima se puso a llorar y dijo que quería volver a su casa en Bolivia, que no viajaba sola y  que lo hacía de manera involuntaria ya que era llevada a trabajar por su acompañante sin retribución económica alguna, que debía devolver con trabajo el dinero de los pasajes y que era menor de edad. Además, agregó que se encontraba amenazada, golpeada, maltratada y explotada laboralmente por parte de la imputada que, en otra oportunidad, ya la había llevado a trabajar en un local “Pub” en el barrio de Liniers. Como consecuencia, la mujer fue detenida.