16 de abril de 2024
16 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En línea con lo solicitado por el fiscal Francisco Snopek
Salta: condenaron a 10 y 12 años de prisión a dos acusados de trata laboral
Así lo estableció el Tribunal Oral Federal N°1 de Salta. Fueron encontrados culpables de engañar y trasladar con fines de explotación laboral a seis niños en una escuela donde los obligaron a realizar trabajos forzados mediante golpes y amenazas.

Esta mañana, el Tribunal Oral Federal N°1 de Salta condenó a una pareja acusada de engañar y trasladar con fines de explotación laboral a seis menores de edad. Se trata de Walter Clímaco Cuellar, quien recibió la pena a diez años de prisión, y de Eva Elena Ortiz, a quien los magistrados impusieron 12 años de prisión. La instrucción del caso estuvo a cargo del fiscal José Villalba, quien había solicitado la elevación a juicio en octubre de 2013, mientras que durante las audiencias orales y públicas intervino el fiscal general Francisco Santiago Snopek. A lo largo del juicio, que comenzó en noviembre de 2014, declararon 67 testigos y se realizó una inspección ocular en el lugar donde estuvieron retenidos los niños.

Ambos fueron encontrados culpables de haber captado, transportado y acogido a los niños desde la localidad de Las Lajitas hasta una escuela-albergue ubicada en la Finca “El Destierro”, a 150 kilómetros, luego de haber engañado a sus padres con la excusa de que recibirían educación. Sin embargo, una vez que las víctimas arribaron al lugar, fueron maltratados y amenazados para que realizaran trabajos forzados.

Una vez en la finca, los niños se encontraron con un lugar en el que se producía carbón, se criaban animales y funcionaba un taller mecánico. Villalba señaló en su requerimiento de elevación a juicio que las madres habían confiado en que en la escuela los cuidarían y los harían estudiar, sin embargo, nada de eso ocurrió.

El representante del Ministerio Público Fiscal también destacó que en la Finca “El Destierro” hubo “hijos y explotados”, para dar cuenta que los hijos del matrimonio imputado eran tratados de manera diferente, ya que comían otra comida, e incluso dormían separados de los demás. En tanto que las víctimas eran obligadas a realizar tareas de limpieza, labores vinculadas a carbón de leña e incluso trabajos de alto riesgo en el taller mecánico.

Por otra parte, agravó la situación de Eva Elena Ortiz por ser la persona a la que le estaba encomendada la guarda y educación de los seis menores de edad.

El próximo  4 de diciembre se conocerán los fundamentos.

Origen del caso

La causa se originó el 26 de octubre de 2011, luego de un llamado telefónico recibido en la División Seguridad Urbana de Metán. En esa oportunidad, una mujer denunció que en las inmediaciones de la Ruta Nacional N°16, a la altura de la localidad de Coronel Olleros, se encontraban deambulando cuatro menores de edad que se habrían escapado de una finca.

Luego de ello, tomó intervención a la División Seguridad Urbana de la localidad de Joaquín V. González que fue hasta el domicilio de la denunciante, quien agregó que los niños le dijeron entre llantos que tenían hambre, que la señorita  los tenía encerrados, que los hacía trabajar, que no les daba de comer y que si no hacían lo que les pedía, les quitaba la poca comida que tenían. Además, le relataron que tenían otro hermano trabajando en “El Destierro”, a quien le pegaban mucho y que en la casa habían otros encerrados que no se habían podido escapar.

Frente a ello, se trasladó a las cuatro víctimas a la Comisaría Seccional 50, en donde se los identificó y se dio aviso a una de las madres. En aquel momento, los chicos dijeron que en la finca desde donde se habían escapado, habían quedado “dos hermanitos más” encerrados en una pieza.

Finalmente, se tomaron las medidas del caso y las dos víctimas mencionadas fueron halladas junto a los dos imputados cuando se presentaron ante la Comisaría y quedaron detenidos por orden judicial.

Por otro lado, el 26 de octubre de 2011, las madres de las víctimas radicaron la denuncia ante la Comisaría interviniente, ocasión en la que manifestaron que los menores habían sido retirados 20 días atrás, aproximadamente, para ser llevados a la Escuela Albergue que funcionaba en finca “El Destierro”. Añadieron que los niños concurrían a esa escuela albergue desde el mes de abril de aquel año y regresaban a su casa cada quince días, aproximadamente, y que eran trasladados por Ortíz y Cuellar.

En su denuncia, indicaron que en abril de ese año, la maestra Eva Ortíz se había presentado en sus casas buscando chicos para llevar a la escuela, comprometiéndose a atenderlos y alimentarlos y que asimismo les iban a lavar la ropa a enseñarles y darles todo lo que necesitaran. Finalmente, les dijeron que si alguno de sus hijos se enfermaba, ella los iba a trasladar a algún Centro Asistencial.

Según manifestaron las madres, les llamaba la atención que cuando debían regresar a la escuela no querían hacerlo.