29 de enero de 2022
29 de enero de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino el Área de Transición de la Unidad Fiscal Salta
Salta: condenas de hasta 12 años de prisión para un grupo de personas que traficaba cocaína
La investigación comenzó luego de que se hiciera hincapié en las actividades que llevaba adelante un hombre que ahora se encuentra prófugo. Los nueve involucrados fueron considerados culpables por el delito de "transporte de estupefacientes agravado por el número de intervinientes". Las cinco operaciones involucraron alrededor de 177 kilos de cocaína.

El Tribunal Oral Federal N°2 de Salta condenó el martes pasado a nueve personas a penas que van de los cuatro a los doce años de prisión por el delito de "transporte de estupefacientes agravado por el número de intervinientes". Además, fijo el decomiso de todos los elementos secuestrados, entre ellos un automóvil y una camioneta. La acusación fue llevada adelante por la auxiliar fiscal Soledad Cabezas con intervención del fiscal general Carlos Martín Amad, del Área de Transición de la Unidad Fiscal Salta.

Los jueces Domingo Batule, Santiago Díaz y Marcelo Juárez Almaraz condenaron a Marcela Beatriz Mansilla a una pena de doce años de prisión, mientras que a Julio César Borisonik y a Julio Rodolfo Parada los condenaron a nueve años. Por su parte, a Marcelo Orlando Coria le impusieron ocho años de prisión; a Máximo Martínez, siete años; a Ramón Alberto Quiroga, seis años y seis meses; a Juan Gabriel Flores y Eduardo Elvidio Santillán, seis años cada uno; y a Mirta Noelia Catari, cuatro años. El MPF había solicitado también la condena de otras dos personas pero los jueces las absolvieron.

Además, en línea con lo planteado por la acusación, el tribunal hizo lugar a nuevos informes de revisión respecto a Quiroga y Mansilla, quienes llegaron a debate con prisión domiciliaria. El pedido se había hecho en el marco de los lineamientos establecidos por el fallo "Bergés" y tiene como objetivo que se determine el cumplimiento de la pena en una unidad penitenciaria.

Durante el alegato, la fiscalía estableció que los nueve acusados tuvieron intervención en cinco hechos de transporte de estupefacientes por un total de 177 kilos de clorhidrato de cocaína de altísima pureza. Las operaciones de tráfico se hicieron a través de envíos de encomiendas y traslado en vehículos. En su exposición, la auxiliar fiscal explicó que las actuaciones se iniciaron a raíz de una solicitud efectuada por la Fiscalía Federal N°2 de Salta donde se requirió extraer copias de una causa previa a fin de avanzar con una investigación respecto a un hombre que actualmente se encuentra prófugo.

La fiscalía indicó que los nueve acusados tuvieron intervención en cinco hechos de transporte de estupefacientes a través de envíos de encomiendas y traslado en vehículos.

La decisión se tomó bajo la sospecha de que el hombre lideraba una estructura criminal cuyo objetivo consistía en la obtención del estupefaciente desde la zona de frontera para su posterior traslado y comercialización en distintas provincias del sur del país.

Para establecer esa hipótesis, se llevaron adelante diversas tareas de campo e intervenciones telefónicas que permitieron reunir elementos de prueba respecto al accionar delictivo de las personas llevadas a juicio.

De acuerdo a lo planteado por la fiscalía, la acusada Mansilla llevó adelante el envío de estupefacientes de Salta a Córdoba. El 17 de mayo de 2018 se dispuso el secuestro y apertura de una encomienda donde se localizaron 13 kilos de cocaína con una pureza de mas del 93 por ciento. La droga iba oculta en una alacena y había sido remitida por Coria.

En un segundo hecho, registrado el 16 de mayo del mismo año, Catari le envió a su pareja (el hombre que permanece prófugo) dos mensajes donde le informaba el número de guía de otra encomienda que había sido despachada desde Salta a Río Negro por una empresa privada de transporte. El paquete fue interceptado en Rosario por personal del Escuadrón Rosario Victoria de Gendarmería Nacional. Una vez abierto -por orden del Juzgado Federal N˚4 de esa ciudad- se secuestraron cinco kilos de cocaína que iban ocultos en el interior de un televisor.

Mientras tanto, el 23 de mayo de ese año, los investigadores constataron una reunión entre Parada y otros dos hombres. A partir de las escuchas telefónicas, se realizó un seguimiento y se estableció que Coria le entregó un paquete donde estaba embalado un televisor 29 pulgadas. Luego, el personal de la Gendarmería Nacional de Cafayate controló el auto donde se había guardado el artefacto y secuestró ocho paquetes rectangulares con poco más de cinco kilos de cocaína.

Otro de los hechos ocurrió el 5 de agosto de 2018: allí se estableció que el hombre por el que comenzó la investigación acondicionó una camioneta para transportar estupefacientes a la ciudad de Córdoba. Si bien se logró interceptar el vehículo y se encontraron casi 73 kilos de cocaína de alta pureza, sus ocupantes lograron fugarse.

El último hecho se registró, según lo expuesto por la Fiscalía, el 23 de agosto de ese año. Coria manejaba una camioneta Chevrolet Combo y fue detenido para ser controlado. Durante la requisa, se advirtió que los remaches de la caja parecían nuevos pero, al ser removidos, se descubrió la existencia de un doble fondo, en el que se ocultaba 81 kilos de cocaína, distribuida en 73 paquetes rectangulares envueltos con papel film.