26 de marzo de 2023
26 de marzo de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Los hechos ocurrieron entre febrero y mayo de 2014
Se conocieron los fundamentos de una sentencia por secuestros virtuales
El Tribunal Oral en lo Criminal Nº16 condenó la semana pasada a siete personas. En su fallo, adhirieron a lo expresado por el fiscal Fernando Fiszer durante su alegato.

Los jueces Ines Cantisani, María Cristina Bértola y Gustavo González Ferrari dieron a conocer los fundamentos por los que condenaron a siete personas por realizar “secuestros virtuales”. Los magistrados consideraron que los imputados montaron escenas “sumamente verosímiles” con la intervención de varias personas que asumían “distintos roles de la operatoria”. En esa misma línea, se había expresado el fiscal Fernando Fiszer durante su alegato.

“Uno contactaba a la víctima telefónicamente, le profería frases de tenor intimidatorio al tiempo que le exigía la entrega de dinero y bienes a cambio de liberar al supuesto secuestrado, otra persona simulaba ser el familiar privado de libertad y otro guiaba a un cuarto integrante hasta las inmediaciones del domicilio de la víctima” , dijeron los jueces.

Para el Tribunal Oral en lo Criminal Nº16, “la escena montada” en todos los episodios no tuvo fisuras: “Siempre se trató de hijos, hermanos y nietos en estado desesperante, amenazados de muerte y mutilaciones que pedían ayuda sumidos en un llanto desgarrador”. Tal como había explicado el representante del Ministerio Público, los jueces destacaron la vulnerabilidad de la víctimas: “Personas de avanzada edad, que fueron contactados telefónicamente en horas de la madrugada, que se encontraban durmiendo”.

Sostuvieron, además, que debían ser condenados por el delito de extorsión, como había solicitado Fiszer y no por “estafa”, que habían requerido las defensas. Explicaron que en el caso de una estafa, la víctima acude al “supuesto negocio”, con su voluntad “viciada por el error, hasta podría afirmarse que deseosa ante eventuales beneficios que tal escenario le presenta”. En los hechos que se juzgaron, accedieron a entregar el dinero obligados por los acusados: “La angustia, el trauma y desesperación en la que se vieron sumidos cada uno de los damnificados ante la posibilidad de que sus seres queridos sufrieran un daño en su integridad física o en su vida, determinó que se condujeran conforme a la solicitud de sus interlocutores”.