29 de enero de 2023
29 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió en agosto de este año
Procesaron a tres personas por un secuestro extorsivo en Monte Grande
El Juzgado Federal N° 1 de Lomas de Zamora, a cargo de Alberto Patricio Santamarina, dispuso, también, la prisión preventiva, tal como lo había solicitado el fiscal Sergio Mola y les trabó un embargo de 25 mil pesos a cada uno.

El juez Federal de Lomas de Zamora, Alberto Patricio Santamarina, procesó a tres personas acusadas de realizar, en agosto pasado, un secuestro extorsivo.  El magistrado dictó, además, la prisión preventiva de todos ellos, en línea con lo solicitado por Sergio Mola, interinamente a cargo de la Fiscalía Federal de Primera Instancia N°2 de la localidad bonaerense. La víctima relató que el 19 de agosto, la joven con quién mantenía una relación, lo citó cerca de su casa para “discutir sobre su relación”. Pasó a buscarla con su auto y luego, pasadas las 21:00, bajaron en una plaza porque ella quería fumar. En ese momento, dos hombres los interceptaron y uno de ellos, que tenía un arma, los obligó a subirse a la parte de atrás del vehículo.

Allí, el hombre tuvo que llamar a su padre y pedirle dinero para que lo liberaran. El pago de 20 mil pesos se realizó “ventanilla a ventanilla”, en una bolsa, que la joven controló que no tuviera “rastreador”. Durante todo el trayecto, uno de los secuestradores golpeó al joven con el arma mientras lo amenazaba: “no mires para arriba”. Finalmente, fue liberado alrededor de las 23:30, cerca de Camino de Cintura, mientras que el auto fue abandonado en las inmediaciones.

Según recordó la víctima, en ningún momento los dos hombres maltrataron a la mujer, que miraba hacia el frente y hasta hizo sugerencias de dónde debían dirigirse luego de cobrado el dinero. Cuando ella fue liberada, se dirigió a la casa de su madre a buscar a su hijo y nunca realizó la denuncia.

Unos días después, una vecina de la mujer se presentó en el local de ropa de la víctima solicitándole trabajo y comentándole que iba a preguntar “en el barrio” si alguien tenía datos sobre su secuestro. Fue ella quien le exhibió con su celular fotos de los acusados y le dijo nombre y apodos.

A partir de esta información, sumada a la investigación realizada por la dependencia policial, el fiscal solicitó el allanamiento de las viviendas de los dos hombres y la mujer, quién al momento de ser detenida estaba en la casa de uno de los imputados. Todos se negaron a prestar declaración indagatoria, aunque fueron identificados por el joven en una rueda de reconocimiento, en la que participaron los actuarios de la Fiscalía Jorge Gustavo Onel y María Hegoburu.

Según las tareas realizadas por la D.D.I. de Esteban Echeverría, ordenadas por los representantes del Ministerio Público, pudo establecerse la “estrecha vinculación entre los imputados”. La mujer sería amiga de una de las hijas del hombre que tenía el arma durante el secuestro, quien, a su vez, sería pareja de la hermana de la mujer, mientras que el joven que ofició de conductor, estaría de novio con la amiga de la joven e hija de su cómplice.

Para el juez, la mujer sería “la entregadora”, quién conocía a la víctima, pues había sido su empleada y mantenía con él una relación. “Todo el suceso aparece como un plan armado por los tres imputados, aportando cada uno de ellos su función para llevar a cabo el cometido”, sostuvo el magistrado.

En base a los datos recolectados, Santamarina decidió procesarlos por el delito de “secuestro extorsivo agravado por haber logrado el fin propuesto (cobro del rescate) y por el número de intervinientes (tres personas)". La pena para esta clase de delitos va de los 10 a los 25 años. También, se los acusa de robo agravado, lesiones leves y “supresión de la numeración de un objeto registrado de acuerdo con la ley”, por sustituir la chapa patente del auto de la víctima.

Justamente por las características de los hechos y por la eventual ejecución efectiva de la pena prevista, el magistrado consideró que esto compone “cierto riesgo de que los imputados se fuguen estando en libertad y frustre así los fines del proceso”, por lo que les dictó la prisión preventiva los embargó por 25 mil pesos.