16 de abril de 2024
16 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El imputado ex secretario de Casación, Octavio Aráoz de Lamadrid, había pedido el apartamiento
Sobornos en el caso Mariano Ferreyra: dictaminaron que es legítima la actuación de la querella
La fiscal federal Paloma Ochoa consideró que la madre de Mariano Ferreyra y la víctima Nelson Aguirre “tienen efectivamente un legítimo interés" en la investigación de quienes "habrían participado en una maniobra encaminada a dejar impune" el caso, de forma independiente a las condenas ya dictadas a los autores de los crímenes.

La Fiscalía Federal Nº 10, a cargo de Paloma Ochoa, solicitó rechazar el pedido presentado por el ex secretario de la Cámara de Casación Penal, Octavio Aráoz de Lamadrid, que planteaba la falta de acción para querellar de la madre de Mariano Ferreyra, y de otra de las víctimas de aquella investigación, Nelson Fabián Aguirre, quien también actúa hoy como querellante. La fiscal entendió que “persiste aún el interés legítimo en los querellantes en lograr el esclarecimiento de los hechos que provocaron la muerte de Ferreyra y las lesiones en Aguirre que encuentran íntima vinculación con la dilucidación de los hechos perseguidos en el fuero federal”.

Ochoa  refirió que el interés de la querella "no cesa ni se encuentra ligado – como pretende Aráoz- a la suerte del proceso penal en donde se investigan los hechos criminales que damnificaron a Ferreyra y Aguirre. Máxime cuando aún dicha sentencia condenatoria no se encuentra firme”.

Justicia federal

Esta causa llegó a los tribunales federales de Comodoro Py como consecuencias de las escuchas telefónicas obtenidas durante la investigación que llevó adelante el fuero ordinario por el homicidio del militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra en 2010.

Las escuchas registraban comunicaciones entre el ex titular de la Unión Ferroviaria José Ángel Pedraza, Aráoz de Lamadrid, el ex agente de la Secretaría de Inteligencia Juan José Riquelme y el delegado de la Unión Ferroviaria, Ángel Stafforini, para coordinar el intento de soborno para afectar o intentar afectar “la imparcialidad de quienes debían decidir la suerte del expediente en el que se resolverían los procesamientos por el crimen de Ferreyra, procurando la impunidad de los mismos”.

La intención de los implicados en la causa era entregar cincuenta mil dólares a Aráoz de Lamadrid para que éste haga las gestiones pertinentes, y así direccionar el sorteo del expediente hacia la Sala III, para que los jueces revocaran el procesamiento de los acusados por el crimen de Mariano Ferreyra.

En esta causa también se encuentra involucrado un funcionario judicial encargado de los sorteos de expedientes, Luis Ameghino Escobar.