28 de mayo de 2024
28 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El pedido fue realizado por el fiscal federal Ramiro González
Solicitaron que se enjuicie a dos hombres acusados de explotar sexual y laboralmente a una madre y sus dos hijos
Una de las víctimas habría sido entregada como "pago" de una deuda. Fue violada y obligada a trabajar en un taller clandestino junto a los dos niños.

El fiscal federal Ramiro González, a cargo de la Fiscalía Criminal y Correccional Federal Nº7, solicitó la elevación a juicio de una causa en la que se imputa a dos hombres el delito de trata de personas con fines de explotación sexual, laboral y reducción a la servidumbre de tres víctimas, dos de ellas menores de edad. Ambos están acusados de haberlas trasladado mientras que uno de ellos, además, habría participado del acogimiento.

Según el requerimiento de elevación a juicio, una mujer y sus dos hijos habrían sido obligados a trabajar en un taller de costura a través del uso de violencia física y psicológica por parte de los acusados. Una de las víctimas declaró que eran “castigados de rodillas con las manos arriba” si no cumplían con los pedidos.

Por su parte, la madre de los niños habría sido violada por parte del imputado de nacionalidad coreana y obligada a limpiar el domicilio del acusado, a trabajar en el taller clandestino de costura ubicado en el mismo lugar y a mantener relaciones sexuales.

Esta investigación se había iniciado el 30 de marzo de este año, a raíz de la denuncia efectuada por una joven, quien manifestó desconocer el paradero de su madre y de sus dos hermanos menores de edad. En su relato, explicó que su mamá había iniciado una relación con un hombre con quien tuvo dos hijos (hermanos de la denunciante) y que fue entregada por la pareja como pago por una deuda que tenía con uno de los imputados para "generar dinero con las prendas para los talleres textiles que él poseía o encerrarla de puta”.

El fiscal González detalló que, en diciembre de 2014, la víctima fue secuestrada de una vivienda ubicada en la localidad bonaerense de José León Suárez y trasladada hasta el domicilio del acusado, en el barrio porteño de Flores, donde fue violada por cinco hombres. También, señaló que los niños fueron llevados junto a su madre y que sufrieron violencia física y verbal. Finalmente, las tres víctimas lograron escapar.

Dos causas

Paralelamente, otro expediente era llevado adelante por el fiscal federal Carlos Rívolo por los mismos hechos. Esta causa, finalmente, fue unificada con la encabezada por Ramiro González. El 24 de diciembre de 2014, una vez que la víctima logró escapar junto a sus hijos, relató en la Comisaría N°10 de la Policía Federal Argentina su sometimiento. En esa oportunidad, la mujer denunció que el imputado la hacía cortar telas que luego eran enviadas a los talleres ubicados en los barrios porteños de Villa Lugano y Mataderos y que, en una oportunidad, escuchó decir que “tenían las intenciones de trasladarla a un privado en la zona de Villa Soldati”. Además, manifestó  que era abusada y que sus hijos eran maltratados.

Ante Rívolo, el 7 de abril de este año, la mujer ratificó su testimonio. Por su parte, los niños relataron durante la entrevista con los profesionales del Programa de Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata que en el taller de Flores eran obligados a encimar telas, desenrollarlas y estirarlas. A su vez, indicaron que les “prometían meriendas si trabajaban”, "que no comían bien” y que eran maltratados. "Nos castigaba de rodillas con las manos arriba por más de una hora con la luz apagada”, aseguraron.

Fue en este marco que el fiscal federal Ramiro González solicitó el allanamiento en el domicilio del barrio porteño de Flores, donde la Policía no dio con las víctimas. En esa oportunidad, se secuestró un arma, ocho cartuchos, 25 municiones de arma de guerra y cinco municiones de guerra. Las fuerzas de seguridad también hallaron los documentos de identidad de las tres víctimas y la partida de nacimiento de un menor de edad, entre otras pruebas. Además, encontraron 29 etiquetas de la firma Wrangler y 110 de Levi´s Strauss & Co.