12 de abril de 2024
12 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Requerimiento del fiscal Pablo Larriera
Tandil: pidieron juicio oral para la dueña de un restaurante acusada de explotar sexualmente a seis mujeres
El local funcionaba de fachada para la actividad ilícita. En el allanamiento al lugar, realizado en 2015, fueron rescatadas tres mujeres de nacionalidad paraguaya, dos de origen en República Dominicana y una argentina. Además, se solicitó profundizar la investigación respecto de un hombre que colaboraba en el lugar.

El fiscal interinamente a cargo de la Fiscalía Federal de Tandil, Pablo Larriera, solicitó la elevación a juicio de la investigación seguida contra Patricia Lorena “Macarena” Contrera por haber recibido o acogido a seis mujeres para explotarlas sexualmente, aprovechándose de su situación de vulnerabilidad. Además, el fiscal solicitó la extracción de testimonios para profundizar la investigación en relación a Ricardo Luis Basigalupo.

La investigación se inició el 20 de enero de 2015, por una denuncia anónima recibida en la Subdelegación Tandil de la Policía Federal Argentina, que daba cuenta de la existencia de un restaurante en la zona de “El Paraíso” de Tandil, en el que se vendía droga y se prostituía a chicas menores de edad. Para avanzar en la pesquisa, la Fiscalía ordenó una serie de medidas investigativas con el objetivo de individualizar a los responsables.

Así se pudo establecer que en un comercio ubicado en la intersección de la calle Juan Manuel de Rosas y la Ruta 226 funcionaba el restaurante “El Ombú”, donde se podía ver la presencia de mujeres que recibían y atendían a las personas que llegaban, todos hombres.

El fiscal calificó los hechos como recepción o acogimiento de mujeres con fines de explotación sexual, agravado por el aprovechamiento de la situación de vulnerabilidad de las víctimas y por la obtención de un provecho económico.

La Fiscalía dispuso la realización de tareas encubiertas –primero a cargo de efectivos de la Subdelegación Tandil de la PFA y luego de la Gendarmería Nacional- a través de las cuales se pudo establecer que en el lugar había ocho mujeres que ofrecían servicios sexuales a los clientes y que los “pases” se realizaban en hoteles alojamiento cercanos. Además se estableció que el valor de la "copa" era de $120, que la tarifa por los servicios sexuales oscilaba entre los $500 y los $600, que al llegar al hotel debía abonar $100 por media hora y que, si el cliente no tenía vehículo, era trasladado sin cargo –por uno de los colaboradores de la imputada, entre los que se encontraba Basigalupo- hasta el hotel.

En base a las pruebas colectadas, el fiscal le requirió al titular del Juzgado Federal N°2 de Azul, Martín Bava, el allanamiento del local. La medida se realizó entre la noche del 25 y la madrugada del 26 de junio de 2015. En el procedimiento se rescató a seis mujeres –tres oriundas del Paraguay, dos de la República Dominicana y una argentina- que eran explotadas sexualmente por Contrera, se secuestró documentación de interés para la investigación y se detuvo a la imputada, quien se presentó como la encargada del lugar.

En su requerimiento de elevación a juicio, el fiscal Larriera consideró que estaban reunidas las pruebas “para demostrar el funcionamiento, bajo el mando de Patricia Lorena Contrera de un establecimiento que como fachada se dedicada al rubro gastronómico pero que, en realidad, resultaba el ámbito en donde se acordaban los términos de la explotación sexual de las mujeres que allí se recibía o acogía”.

Asimismo, señaló que la actividad desplegada por Contrera había llamado la atención de los inspectores de la Dirección General de Inspección y Habilitaciones de la Municipalidad de Tandil que labraron actas en donde se ilustraba la presencia de numerosos parroquianos junto a las mujeres, como así también la sanción administrativa del 21 de diciembre de 2014 aplicada a Contrera por no contar con la habilitación para el funcionamiento del local como bar, pero que sí estaba autorizado a funcionar como restaurante.

El fiscal Larriera solicitó que Contreras –quien cumple prisión domiciliaria- sea sometida a juicio como autora del delito de recepción o acogimiento de mujeres con fines de explotación sexual, agravado por el aprovechamiento de la situación de vulnerabilidad de las víctimas y por la obtención de un provecho económico. Asimismo, el representante del Ministerio Público Fiscal requirió la extracción de testimonios para profundizar la investigación respecto de Ricardo Luis Basigalupo, sobre quien aún no se adoptó ninguna medida judicial.