20 de enero de 2020
20 de enero de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En el caso, interviene el fiscal Marcelo Rapoport
Trata en un vuelo de Aerolíneas: confirmaron el procesamiento de la dueña de un prostíbulo
La mujer está a acusada de engañar, trasladar y explotar sexualmente al menos a dos víctimas en situación de vulnerabilidad en un local nocturno de Río Grande.

La Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia confirmó el procesamiento de quien sería la dueña de un prostíbulo denominado “L’Toile”, ubicado en la ciudad fueguina de Río Grande. Está acusada de haber engañado en mayo de 2013 a través de falsas ofertas laborales y trasladado con fines de explotación sexual al menos dos mujeres en situación de vulnerabilidad. Una de ellas oriunda de la provincia de Mendoza y la otra de Tigre, provincia de Buenos Aires. El caso había tomado trascendencia pública luego de que una de las víctimas denunciara la situación, en medio de una crisis de nervios, a la tripulación de un avión de Aerolíneas Argentinas.

En el caso, interviene el fiscal federal de primera instancia, Marcelo Rapoport. En diciembre de 2013, el Juzgado Federal de Río Grande había dictado el procesamiento de la imputada y dispuso el embargo sobre los bienes por 250 mil pesos. En septiembre de 2014, el juez ordenó el procesamiento de otras tres imputadas. Estas medidas fueron apeladas por las defensas y, finalmente, el tribunal de alzada confirmó procesamiento de la presunta dueña del prostíbulo y el sobreseimiento de las otras tres imputadas.

Origen de la causa

La investigación se inició el 2 de mayo de 2013, cuando una joven declaró en la comisaría de Río Grande que había llegado desde Mendoza hacía diez días a raíz de una oferta laboral que había recibido de quien sería la dueña de un prostíbulo ubicado en la provincia de Tierra del Fuego. Además, la acusada le habría dicho a la víctima que para obtener la libreta sanitaria debía mantener relaciones sexuales con un policía y le habría prometido un muy buen pasar económico, un lindo hogar y hacerse cargo de su traslado.

Sin embargo, una vez llegada, la imputada nunca le abonó el dinero prometido y la mujer comenzó a sufrir maltrato psicológico hasta que la aislaron del resto del grupo que ejercían la prostitución en ese local nocturno. Finalmente, la víctima se fue del lugar y “se quedó en la calle”. En su denuncia, afirmó que otras chicas también iban a ser trasladas desde Mendoza.

El 17 de mayo, durante el arribo de un vuelo procedente de Buenos Aires con destino la ciudad de Río Grande, la tripulación de un vuelo de Aerolíneas Argentinas identificó a una joven que no quería descender del avión debido a un ataque de nervios. Luego de asistirla, policías la indagaron y la mujer relató que le habían pagado el pasaje de ida con la promesa de un puesto de trabajo en una fábrica electrónica. Sin embargo, mientras estaba en la sala de espera de Aeroparque recibió el llamado de una amiga (quien habría sido la intermediaria con la dueña del prostíbulo) y le dijo que no subiera al avión porque se había enterado de que en realidad el supuesto empleo iba a ser un cabaret y no en una industria, como le habían ofrecido.

Entonces, la víctima llamó a había abonado el boleto para decirle que no iba a viajar y la mujer la amenazó con matar a los hijos si no lo hacía. Posteriormente, la policía identificó a la acusada en el aeropuerto junto a las otras tres imputadas.

En esa línea, el fiscal Rapoport solicitó la acumulación de ambas causas por tratarse de la misma acusada y en septiembre de 2013 solicitó el allanamiento en el prostíbulo L’Toile. Durante el procedimiento, la principal imputada quedó detenida y se constató la presencia de ocho mujeres en el lugar, la encargada del local nocturno y dos hombres que se desempeñaban como personal de seguridad. Además, se evidenciaron signos de sustancias tóxicas y condiciones sumamente precarias respecto a la situación edilicia, de higiene e insalubridad.

En diciembre de 2013 el Juzgado Federal de Río Grande ordenó el procesamiento de la dueña del local y dispuso el embargo por 250 mil pesos. También, declaró la falta de mérito de otras dos mujeres acusadas y el sobreseimiento de una tercer imputada. En septiembre de 2014, el juez dispuso el procesamiento de las otras tres mujeres acusadas y, finalmente, la Cámara dispuso el sobreseimiento de una de ellas.