31 de enero de 2023
31 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Procedimiento fraguado y discriminación
Absuelven a la militante trans acusada del robo a un taxista y ordenan investigar a los policías
La imputada estuvo cuatro meses presa acusada de robar 150 pesos a un taxista. El fiscal Castro pidió que se investigue a los policías que la detuvieron por falsear las razones de la detención y reivindicó la identidad autopercibida de la imputada, en base a la Ley de Identidad de Género.

El Tribunal Oral en lo Criminal N° 9 de la Capital Federal absolvió ayer a la militante trans  Yhajaira Falcón, quien pasó cuatro meses en prisión y llegó a juicio acusada del robo de 150 pesos a un taxista, y a pedido de la fiscalía ordenó investigar a los policías que intervinieron en la firme sospecha de que fraguaron el procedimiento.

Los jueces Luis García, Fernando Ramírez y Ana Dieta fallaron en el sentido requerido por la defensora oficial de Falcón, Cecili Mage,y el fiscal general Julio César Castro, quien contó con la asistencia de la Procuraduría contra la Violencia Institucional (Procuvin) y el Programa de Políticas de Género del Ministerio Público Fiscal.

El fiscal Castro tuvo una acción destacada en favor de los derechos de la imputada, a quien en el requerimiento de elevación a juicio -firmado por el fiscal Eduardo Cubría- se mencionaba con el nombre masculino con el que había sido inscripta. Castro requirió al tribunal la aplicación de la Ley de Identidad de Género, que establece la utilización de la identidad autopercibida por las personas, y logró que durante todo el debate la imputada fuera mencionada con su verdadero nombre.

De hecho, sucedió un hecho inusual: Castro requirió en el inicio del debate que el tribunal rectificara el nombre en la acusación realizada por el fiscal de instrucción, pero los jueces se negaron a intervenir sobre una pieza del Ministerio Público y le pidieron al fiscal que leyera el requerimiento de elevación a juicio, con la corrección de género y el nombre de la imputada, lo que así ocurrió.

El fiscal también intervino cada vez que los testigos utilizaron expresiones discriminatorias o no adecuadas a la identidad de Yhajaira Falcón y, en su alegato, refirió la discriminación y los prejuicios que llevaron a que la imputada, en realidad, fuera una víctima de una causa armada.

La absolución de Falcón llegó tras el testimonio del taxista –quien debió ser conducido por la fuerza al debate, dado que no respondió a la citación- y los alegatos de la fiscalía y la defensa, que desglosaron los endebles elementos de prueba aportados por la policía, que no sirvieron para acreditar el hecho.

Durante el debate, la imputada sostuvo que aquél día fue detenida por policías de la Comisaría N°18 -quienes estaban fuera de jurisdicción- y que la trasladaron hasta la calle Humberto Primo al 2000, donde un grupo de taxistas la apedreó –con la complicidad policial- para luego detenerla. Su versión fue corroborada por inquilinos de un hotel, que manifestaron escuchar los pedidos de auxilio.

Por el contrario, la versión policial que llegó a juicio -y que permitió la detención de Yhajaira Falcón durante cuatro meses en el penal de Ezeiza- sostenía que ella había abordado en el asiento del acompañante al taxista, a quien habría amenazado con una tijera –que nunca se incorporó a la causa como prueba- para robarle ciento cincuenta pesos.

Tras resultar absuelta, Falcón recuperó su libertad, mientras que los policías que intervinieron en su detención, comenzarán a ser investigados a pedido del fiscal Castro, quien los acusó de “falso testimonio y detención arbitraria”.

Durante la instrucción de la causa, la defensora general de la Nación, Stella Maris Martínez, debió separar a la defensora oficial, Silvia Mussi Odriozola, quien se negaba a tratar a Yahaira por su nombre, e instruyó a todos los defensores para que cumplan con la Ley de Identidad de Género.