15 de septiembre de 2019
15 de septiembre de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Seminario sobre Acceso a la Justicia para las Mujeres Víctimas de Violencia de Género
Fiscales debatieron sobre las buenas prácticas en la investigación de casos con perspectiva de género
El panel estuvo coordinado por Romina Pzellinsky y participaron los fiscales Fernando Fiszer, Javier De Luca, Julio César Castro y Cristina Caamaño. La mesa se realizó en el marco de la actividad organizada por el Programa de Políticas de Género en Cancillería.

El martes, en el marco del Seminario sobre Acceso a la Justicia para las Mujeres Víctimas de Violencia de Género que se llevó a cabo a cabo en el Auditorio General Manuel Belgrano de la Cancillería Argentina, tuvo lugar un panel sobre las buenas prácticas en la investigación de casos con perspectiva de género. La mesa fue coordinada por la titular del Programa de Género, Romina Pzellinsky, y participaron el fiscal general ante la Cámara Nacional de Casación Penal, Javier De Luca; el fiscal Nacional de Primera Instancia en lo Criminal de Instrucción, Fernando Fiszer; el fiscal General ante los Tribunales Orales en lo Criminal, Julio César Castro, y la titular de la Fiscalía Nacional de Instrucción N°4, Cristina Caamaño.

La primer oradora fue Caamaño, quien hizo hincapié en las prácticas de los fiscales a la hora de investigar los casos de violencia de género: “Primero, hay que ver si hay personas en el lugar del hecho, preservar el cuerpo de la víctima y tener en claro quién hace el relevamiento. Además, es importante observar la escena y que el fiscal vaya al lugar de los hechos porque no es lo mismo estar ahí a que alguien te lo cuente”.

Además, resaltó que es importante investigar si hay indicios de violencia anterior al hecho y realizar una evaluación del cadáver a través de un médico legista en los casos que haya sido un femicidio.

“Hay que verificar si el cuerpo tiene quemaduras y lastimaduras. Si hay rescate de víctimas, la directiva del fiscal debe ser evitar al revictimización y por eso no deben declarar enseguida por el estado de shock en el que se encuentran. Asimismo, se debe informar sobre lo que necesitamos los representantes del Ministerio Público”, agregó Caamaño.

Por último, aseguró que, en caso de haber niños, deben declarar en cámara gesell y es imprescindible preservar los espacios de confidencialidad de la víctima y los testigos.

Luego tomó la palabra el fiscal Julio Cesar Castro quien aseguró: “En los casos en los que se aprueba la probation, estamos viendo que hay un control formal pero no material y de esta manera se consagra la impunidad”.

El representante del MPF se refirió al hecho de  en algunos casos, las víctimas son las que piden la probation. "Nosotros le explicamos que están en su derecho pero alguien tiene que poner un límite. Sería interesante coordinar con todos los que estamos trabajando en esta temática y que no haya diferencias entre la justicia civil y penal”, añadió.

“Hay que controlar que las medidas cautelares no estén vencidas y, si lo están, hay que solicitar una nueva. Asimismo, se deben reiterar los pedidos de las indagatorias. Esa medida cautelar debería estar acompañada de un seguimiento ya que después de cualquier resolución judicial suelen venir los denominados ‘rebotes’ que son nuevas amenazas”, sintetizó Castro.

A continuación, Fernando Fiszer, indicó que uno de los grandes ejes de son los niños y niñas testigos de los hechos de violencia que tienen lugar en el ámbito intrafamiliar y, en ese sentido, afirmó que se debe “acudir” a todas las herramientas que hay al alcance. “Los chicos son catalizadores de los casos de violencia. Hay que llamar a las escuelas, ellos hablan a través de los dibujos. Muchas veces las madres intentan protegerlos mediante el encubrimiento”, describió.

“Hay que entender estos entornos. Para que podamos investigar hay que contemplar los contextos y antecedentes ya que todos los hechos lo tienen. Además, hay que poder dar crédito a los que cuentan las víctimas. Para nosotros es importante su relato. Las caras de los jueces  se transforman al escuchar los audios de las denuncias que realizan las víctimas en la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) y confrontarlos con el argumento del victimario”, detalló.

Por otro lado, señaló una costumbre que "aún permanece arraigada en el sistema" de tratar este tipo de casos de la misma manera que el de "un robo de un celular".

Por último, sustuvo que las fotos también les resultan muy útiles, tanto para mostrárselas a los jueces como para recordarles a ellas cuando dicen ‘ahora estoy mejor’ o ‘yo también tuve algo que ver con el hecho de violencia’.

"Estamos transitando un cambio y hay que seguir reflexionando acerca de cómo seguir trabajando. Desde las fiscalías somos medios omnipotentes y creemos que sabemos todo pero hay que vincularse con los juzgados civiles, la OVD, las escuelas de los chicos, etc.”, concluyó.

Finalmente, Javier De Luca hizo hincapié en los conceptos plasmados en la redacción de leyes aún vigentes en temas vinculados a la prostitución donde se habla de abusos sexuales “consentidos”. “Hay que tener mucho cuidado porque desde lo normativo nadie puede permitir una violación. El hecho de que una persona no ofrezca resistencia no quiere decir que preste consentimiento sino que, muchas veces, la víctima no ofrece resistencia ante lo inevitable”, aseguró.

Sobre las causas que se tramitan en el fuero correccional, el fiscal destacó que “hay un montón de casos que no son tomados con importancia y que pueden llegar a empeorar y que no son tenidos en cuenta a tiempo".