31 de enero de 2023
31 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En el caso intervino el Programa de Políticas de Género y  la DOVIC
Violencia de género: condenaron a un hombre por agredir y amenazar a su ex pareja
El trabajo interdisciplinario permitió a la víctima transitar el juicio oral acompañada y contenida. El agresor fue sentenciado a seis meses de prisión en suspenso por reiteradas amenazas y agresiones.

El 1 de octubre, el Juzgado Nacional en lo Correccional N°5, a cargo de Walter Candela, condenó a seis meses de prisión en suspenso a Leandro Julian Mundel por encontrarlo responsable de haberle proporcionado lesiones leves dolosas y amenazas a su ex pareja. Además, el agresor deberá realizar un tratamiento para hombres violentos dependiente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por el plazo que le consideren necesario Durante el debate oral intervino la fiscal ad hoc y representante del Programa de Políticas de Género, María Luisa Piqué. Por su parte, Natalia López, psicóloga de la  Dirección de Orientación, Acompañamiento y Protección a Víctimas del Ministerio Público Fiscal (DOVIC), intervino en la causa trabajando con la víctima de manera individual hasta el momento del juicio.

La denuncia fue realizada el 27 de febrero de 2012 en la Oficina de Violencia Doméstica (OVD). El 1 de marzo de ese año, la titular de la Fiscalía en lo Correccional N°13, Andrea Giudice, solicitó el llamado a indagatoria del imputado y el 8 de agosto, la representante del Ministerio Público pidió el procesamiento del agresor. Finalmente, el 29 de octubre de 2012, Giudice logró la elevación de la causa a juicio, pedido que fue autorizado por Enrique García, a cargo del Guzgado Nacional en lo Correccional N°12.

El caso

La causa se inició el 27 de febrero de 2012, cuando la víctima denunció en la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) a su pareja, Leandro Mundel, de 19 años. La mujer manifestó que conocía al imputado hacía cinco años pero convivían hace aproximadamente uno y que la relación había tenido varias rupturas. Además, agregó que juntos tuvieron un hijo en enero de 2012.

En esa oportunidad, la mujer denunció hechos de violencia que ocurrieron el 26 de febrero de 2012 en la casa de la pareja, a raíz de los supuestos celos que tenía el imputado de su hijo recién nacido y de la relación de su pareja con su familia. “Mi mamá mandó un mensaje de texto a mi hermanita preguntando si podía pasar a buscar a Gero, mi bebé; yo le dije que sí y mi marido, que estaba dormido al lado mío, dijo que no porque era su hijo y él tenía derechos. No quería que lo llevara mi mamá. Cuando le dije que me iba con ella y mi hijo me empezó a gritar ‘hija de puta, vení para acá, a dónde vas, te voy a matar’ “, detalló la víctima al momento de radicar la denuncia en la OVD al día siguiendo de sufrir las agresiones.

Y continuó: ”Agarré un pantalón para cambiarme y me lo rompió. Me agarró del brazo y de los pelos y me tapó la boca para que no gritara. Me senté en la cama, me pegó una piña en la cabeza y me puse a llorar. Le decía ‘por qué me pegas’ y él me respondía ‘porque sí, te lo mereces ’, y me seguía pegando en la cara y en los brazos. Me decía ‘me volvés loco, te voy a terminar matando, y después me voy a matar yo’”.

Violencias

La mujer indicó que le hombre la revolcó por la cama y la empujó para que no pudiera levantarse. El testimonio habla por sí sólo: “En un momento, envolvió un rollito con 10 pesos, me lo metió en la boca y me dijo: 'tanto te gusta la plata, ahora cometelo’. Me cerró la boca, me la tapó con la mano y se tiró arriba mío con todo su cuerpo, sobre la cabeza. Me trató de asfixiar, yo no podía respirar, me puse toda roja y mientras tanto me insultaba. Me decía ‘sos puta, trola, te interesa la plata’. Luego, me ahorcó con una mano, me agarró fuerte y  me dijo: ‘te voy a arrancar la garganta, maldita’".

El otro hecho por el cual el imputado llegó a la instancia de juicio oral es por las agresiones físicas que recibió la víctima en uno de sus brazos unos días antes de la denuncia, en el marco de una discusión de la pareja porque no estaba la comida hecha. “Él siempre me hace lío porque decía que yo no lavaba ni cocinaba”, señaló la mujer. Pero ese día, la discusión se originó por problemas de dinero y derivó en un golpe que le proporcionó el hombre mientras ella tenía a su bebé en brazos y más tarde una herida en uno de sus brazos.

La víctima detalló también que sufrió reiterados hechos de violencia física (piñas, empujones, tiradas de pelo) y verbal por parte del imputado a lo largo de su noviazgo.

“Se cansó de romperme celulares y revisarme los mensajes. No quería que hable con mi mamá, no me dejaba encontrar con mis amigas, ni ver a mi abuela. Me decía que si quería salir le tenía que dejar la comida hecha y la pieza limpia”, puntualizó.

Juicio

Durante el debate, la joven admitió que en todo momento había minimizado las amenazas ya que no lo creía capaz de matarla efectivamente. Sin embargo, con el correr del tiempo, dijo que había cambiado de postura sobre ese aspecto ya que tenía una amiga que se encontraba en la misma situación y que, semanas antes del juicio, murió por los golpes.

Este punto fue tomado en cuenta por Piqué a la hora de realizar los alegatos ya que consideró importante el cambio de postura en la damnificada. La representante del MPF subrayó que la víctima tomó conciencia de la gravedad de la situación en la que se encontraba. La fiscal puntualizó que las personas entrampadas se creen culpables de la situación de violencia y estimó que las amenazas se configuraron porque su libertad fue totalmente condicionada.

Además, consideró que los hechos quedaron acreditados así como también el daño psicológico que sufrió la mujer. Por ese motivo, solicitó la pena de siete meses de prisión en suspenso y la realización de un tratamiento psico-educativo para la adicción a las drogas.

El juez Candela coincidió con la posición de la fiscal sobre el círculo de violencia que la víctima transitó y, también en línea con lo planteado por la representante del Ministerio Público Fiscal, sobre las amenazas, hizo hincapié en la toma de conciencia que realizó la víctima al admitir que sí lo creía capaz de matarla.

Intervención Dovic

En esta causa se trabajó de manera articulada con la Dirección de Orientación, Acompañamiento y Protección a Víctimas del Ministerio Público Fiscal (DOVIC), a pedido del Programa de Políticas de Género del Ministerio Público. En estos casos, la Dirección averigua el estado procesal de la víctima, la citan y le realizan una entrevista, con previa lectura del expediente y con la información brindada por el fiscal que interviene en la causa.

“La idea es que la víctima pueda hablar libremente y que la DOVIC pueda realizar preguntas específicas para poder clarificar con mayor profundidad las características del caso  que comprende la temática de violencia de género", señaló la representante de la DOVIC Natalia López, quien intervino en esta causa.

Por otro lado, el objetivo de la Dirección es poder informar y detallarle a la víctima en qué va a consistir el juicio, cómo será la modalidad, quiénes le van a hacer preguntas. Además, se le explica que será asistida en todo momento y que ella puede frenar o interrumpir su declaración en el momento en que considere necesario.

“Lo importante se sienta acompañada y asesorada durante todo el proceso previo y el juicio", resumió López. Asimismo, en algunos casos, la DOVIC sigue en contacto para realizar un permanente seguimiento y contención de las denunciantes. Llegada la instancia del debate oral, la representante de DOVIC se encuentra una hora antes con la víctima y la representante del Programa de Género para brindar la asistencia necesaria al momento previo a la declaración.

“Un dato importante que surgió a partir de una entrevista que tuve con la víctima fue que ella pudo contar que, en el marco de una discusión con su ex pareja, el hombre llegó a amenazarla con un arma. La  mujer no quiso hacer la denuncia de este hecho pero con María Piqué nos pareció importante darlo a conocer en el momento del juicio de un modo conveniente para evitar la revictimización de la denunciante ”, concluyó López.