08 de febrero de 2023
08 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Opinión
Ayer, las Abuelas lo lograron una vez más
Columna del titular y la secretaria de la Unidad Especializada en casos de apropiación de niños durante el terrorismo de Estado sobre el hallazgo del nieto de Estela de Carlotto.

Tal como sostuvo la Fiscalía en su trascendental alegato en la causa donde se juzgó el plan sistemático de apropiación de niños, los perpetradores de los crímenes más graves que el hombre puede cometer jamás imaginaron que un grupo de madres iban a reunirse. Jamás imaginaron que un grupo de madres que se enteraban en medio del horror que también eran abuelas, iban a juntarse para encontrar a sus hijos y a sus nietos en pleno terrorismo de Estado, durante el cual varias de ellas también desaparecieron. Jamás imaginaron que iban a tener la valentía de salir a la calle a reclamar por sus familiares desaparecidos, que iban a ser escuchadas y apoyadas por gran parte de la comunidad internacional, y que en ese marco y gracias a su grito iban a comenzar a enterarse que sus hijas y nueras habían parido, que sus nietos y nietas habían nacido, que en algún lugar tenían que estar.

Los perpetradores tampoco imaginaron que las Abuelas iban a encontrar una forma de identificar genéticamente a los hijos de sus hijos, aun ante la ausencia de éstos últimos. Nunca imaginaron que un grupo de señoras iban a encontrar las formas más originales y creativas para buscar a sus niños y qué en plena impunidad iban a empezar solas la causa que, 16 largos años después, iba a dar por probado que hubo una práctica sistemática de apropiación de niños, hijos de militantes políticos desaparecidos durante el terrorismo de Estado. Nunca, siquiera, se representaron que las Abuelas iban a lograr difundir hasta hoy su mensaje a nivel mundial, y crear múltiples y variadas formas de transmitir su búsqueda.

Seguramente, tampoco imaginaron que sus crímenes no iban a quedar impunes. Pero las Madres y las Abuelas hicieron posible lo inimaginable, y llegaron a que en el día de ayer se haya recuperado la identidad del nieto, el hermano, el sobrino, el primo, el hijo 114. Ayer, recuperó su verdadera identidad el hijo de Laura Carlotto y Oscar Montoya. Recupero su identidad el nieto de Estela Barnes de Carlotto, presidenta de la Asociación Civil Abuelas de Plaza de Mayo y representante de todas las abuelas que luchan diariamente por encontrar a los y las jóvenes que aún permanecen desaparecidos.

Laura Estela Carlotto, apodada “Rita”, fue secuestrada cuando cursaba su segundo mes de embarazo el 26 de noviembre de 1977 en la Capital Federal, junto con su compañero y padre del hijo que esperaba, apodado “Chiquito”. Hoy, sabemos que “Chiquito” es Oscar Montoya, quien junto a Laura militaba en la organización Montoneros.

Sabemos que Laura permaneció cautiva  en el CCD “La Cacha” y que el 25 de junio de 1978 fue llevada a dar a luz a un lugar que no puede precisarse, donde tuvo a un niño al que llamó Guido y con quien solo pudo compartir cinco horas. Laura fue separada de su hijo por agentes que respondían a las autoridades militares y conducida nuevamente a "La Cacha". Su hijo le fue arrebatado para ser entregado a otra familia, suprimiéndosele de esa forma su verdadera identidad.

En la madrugada del 25 de agosto de ese año, Laura fue sacada del centro clandestino junto a otro detenido, Carlos Lahíte, y asesinada a quemarropa dentro de un Renault 12 por personal del Área 114 correspondiente al Ejército, en la localidad de Isidro Casanova. Su cuerpo fue entregado a su familia, luego de insistentes reclamos de su madre Estela Barnes y de su padre Guido Carlotto. Oscar Montoya, padre de Guido, fue asesinado presumiblemente el 27 de diciembre de 1977 y sus restos fueron identificados gracias al trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) en 2009.

En 1985, se efectuó una autopsia sobre el cuerpo de Laura, llevada adelante por el prestigioso científico norteamericano Clyde Collins Snow junto con personal del EAAF. Las conclusiones revelaron que Laura Carlotto fue asesinada por disparos de arma de fuego efectuados a muy corta distancia. Asimismo, las características de los huesos de la pelvis indicaban que antes de morir había dado a luz a un niño luego de un embarazo a término.

La apropiación de Guido formó parte del objeto del juicio por el plan sistemático y por ese caso fueron condenados Videla, Bignone y Franco, mientras que el secuestro y el homicidio de Laura se encuentran siendo juzgados en La Plata en el marco de la causa por los hechos cometidos en el centro clandestino “La Cacha”.

Luego de 36 años finalizó la búsqueda de Guido, él hoy ya conoce su verdadera identidad.

A partir de ayer, nuestra sociedad es un poco más justa, como lo es con cada restitución que se logra. Y cada hallazgo de un nieto, cada restitución de la identidad, nos confirma que estos jóvenes, ya adultos, están ahí, viviendo entre nosotros con una identidad alterada, víctimas de un delito que se sigue cometiendo. Pero también, cada restitución, cada nieto que se encuentra, nos alimenta y nos da energía para ratificar y redoblar el compromiso institucional del Ministerio Público Fiscal en esta búsqueda que ya es patrimonio de todo el pueblo argentino.