22 de agosto de 2019
22 de agosto de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Unidad Especializada para casos de Apropiación de niños durante el Terrorismo de Estado
Comunicado de la Unidad Especializada respecto a la restitución de la identidad del Nieto 130

Javier Matías Darroux Mijalchuk se presentó espontáneamente en la filial de Córdoba de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo en el año 2006 para tratar de esclarecer su origen biológico.

A partir de esa presentación se solicitó la intervención de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad y se realizó el análisis de ADN en el Banco Nacional de Datos Genéticos en el año 2007. Un primer informe del BNDG dio cuenta que el joven excluyó de poseer vínculo biológico con los grupos familiares allí obrantes. Sin embargo, tiempo después se sumaron muestras que permitieron completar el grupo familiar y, por otra parte, se inició un trabajo de ampliación de marcadores genéticos en el BNDG. A raíz de esto, en el año 2016 un nuevo informe del Banco dio cuenta que el joven es hijo de Juan Manuel Darroux y Elena Mijalchuk.

La pareja desapareció en el mes de diciembre de 1977 junto con su hijo de apenas cinco meses de edad, llamado Javier Matías, quien luego de casi cuarenta años recuperó su identidad. Elena, además, cursaba un embarazo de pocos meses.

A diferencia de otros casos de jóvenes restituidos en los que se conocen datos concretos sobre el destino de los familiares (ya sea por haber sido vistos en centros clandestinos de detención, por constar las circunstancias concretas de su muerte, etc.), en este caso la información es escasa.

Luego del examen de ADN que esclareció el origen biológico de Javier Matías, la CONADI remitió el caso a la Unidad Especializada para casos de apropiación de niños durante el terrorismo de Estado, a cargo del fiscal general Pablo Parenti, de este Ministerio Público Fiscal, donde se inició una investigación preliminar con el propósito de recopilar mayor información e intentar explicar las circunstancias de desaparición de sus padres. En ese marco, la Unidad obtuvo diversa documentación del caso y se tomaron declaraciones testimoniales, entre ellas a Javier Matías, quien manifestó su deseo de cambiar su nombre y apellido por el que le asignaron sus padres biológicos.

Según surge de la investigación, la familia estaba compuesta por Juan Manuel, Elena y Javier Matías, que al momento de los hechos tenía 5 meses de edad. Asimismo, según el testimonio que brindó el hermano de Elena, Roberto Mijalchuk, ella estaba embarazada de uno o dos meses. Conforme los dichos de la familia de Juan Manuel, la última vez que tuvieron contacto con él fue a principios de diciembre de 1977. Hacia finales de diciembre de ese año Elena recibió una carta en la que Juan Manuel le pedía que el día 26 de diciembre se encontrara con unos compañeros. Elena mostró la carta a su familia y les pidió que la llevaran con su hijo al lugar pactado. Fue así que la madre y el hermano de Elena los llevaron por la noche a la calle Pampa, entre Lugones y Avenida Figueroa Alcorta, en el barrio de Núñez, y la vieron subirse a un auto junto con su hijo en un moisés. Esa fue la última vez que vieron a Elena y a su bebé Javier Matías.

La investigación de la Unidad Especializada también se centró en recopilar documentación relativa a la posibilidad de que la pareja hubiera tenido algún tipo de militancia política. Para ello se intentó, entre otras cosas, localizar testimonios de compañeros de militancia o personas que los hayan visto en centros clandestinos de detención. Sin embargo, hasta el momento, esta línea no pudo ser confirmada.

Por otro lado, existe información sobre la pertenencia de Juan Manuel Darroux a la Armada Argentina hasta su renuncia a esa fuerza, fechada días antes de su desaparición. Asimismo, la Unidad Fiscal obtuvo dos expedientes penales iniciados en diciembre de 1977 que podrían tener relación con la desaparición de Juan Manuel y su familia. De dichos expedientes surge la detención de una persona y el secuestro de un vehículo por parte de la Policía Federal. La persona detenida habría señalado que el automóvil pertenecía a Juan Manuel Darroux. A su vez, en el vehículo se halló documentación -que luego se reveló falsa- que indicaba que su titularidad correspondía al Servicio de Inteligencia Naval (SIN). Según consta en el expediente, la Policía se comunicó con dicha fuerza para verificar estos datos y pedir la comparecencia de Juan Manuel Darroux. Quien evacuó la consulta policial fue un oficial del Servicio de Inteligencia Naval cuyo nombre coincide con el apodo de un oficial por delitos de lesa humanidad cometidos en la ESMA. Si bien este dato no resulta categórico para afirmar la intervención de esa fuerza en los hechos que se sucedieron a partir de allí, es un indicio relevante.

Asimismo, se reconstruyeron parcialmente los hechos que rodearon el hallazgo de Javier Matías y su posterior ingreso al circuito judicial de minoridad. Así, un elemento que se pudo determinar a partir del expediente de abandono, es que Javier Matías fue hallado por una mujer en la vía pública, en la intersección de las calles Ramallo y Grecia, es decir, a 3 cuadras de la ESMA, horas después del momento en que su mamá Elena fue vista por última vez. El bebé fue trasladado al Hospital de Niños y luego entregado en guarda provisoria a un matrimonio que tramitó su adopción.

En el mes de junio de 2017, la Unidad Especializada presentó la correspondiente denuncia penal en el fuero federal con la expresa solicitud de que se ordene judicialmente el uso del nombre con el que Javier Matías fue legalmente inscripto por sus padres biológicos. Javier Matías además se presentó personalmente al juzgado para solicitar esa medida, con la asistencia letrada de los abogados de APM. La causa tramita en la Fiscalía en lo Criminal y Correccional Federal N° 7 a cargo del fiscal Ramiro González, quien también acompañó el pedido del joven. En efecto, en el mes de septiembre de 2017 el juez ordenó rectificar la documentación relativa a sus datos de identidad.

Por último, es importante señalar que la Unidad Especializada dio intervención al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) con el propósito de que en un futuro se puedan hallar e identificar los restos mortales de Juan Manuel Darroux y Elena Mijalchuk.