28 de mayo de 2022
28 de mayo de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Fiscalía Federal N°1 de Corrientes
El fiscal Ferrini participó en Paraguay de la restitución de los restos de dos desaparecidos argentinos
Se trata de los restos de los militantes Rafaella Filipazzi y José Potenza, que fueron hallados en agosto del año pasado por el Equipo Argentino de Antropología Forense y el Equipo Nacional para la Investigación, Búsqueda e Identificación de Personas Detenidas-Desaparecidas entre 1954-1989 (ENABI) del Paraguay.

El titular de la Fiscalía Federal N°1 de Corrientes, Flavio Ferrini, estuvo presente junto a Ida Beatriz García y Silvia Potenza, hijas de los militantes Rafaella Filipazzi y José Agustín Potenza, desaparecidos en 1977, en el acto realizado el viernes pasado en la ciudad de Asunción del Paraguay, en el que se les restituyeron los restos óseos de sus padres. También estuvieron presentes el secretario y la prosecretaria de la Unidad de Derechos Humanos del MPF, Juan Martín García y Marisa Sanauria.

La ceremonia tuvo lugar en el Centro Cultural de la República de Asunción. Autoridades del Ministerio de Justicia paraguayo entregaron los restos, que fueron encontrados en agosto del año pasado por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y el Equipo Nacional para la Investigación, Búsqueda e Identificación de Personas Detenidas-Desaparecidas entre 1954-1989 (ENABI) del Paraguay, durante una serie de exhumaciones realizadas en un predio del Escuadrón Especializado de la Policía Nacional de Paraguay, lindero a la cárcel de Tacumbú en Asunción, donde testigos paraguayos dijeron haber visto a la mujer.

Asimismo, el sábado, el fiscal Ferrini participó de la inhumación de los restos de Filipazzi, que se realizó en el Memorial del desaparecido en el cementerio San Juan Bautista de la ciudad de Corrientes.

39 años de búsqueda

Rafaella “Giulana” Filipazzi nació en Italia, pero su familia emigró a nuestro país y se afincó en Bahía Blanca. En su juventud, se estableció en la Ciudad de Buenos Aires, donde conoció a Potenza, con quien formó pareja.

Al comenzar a ser perseguidos por su militancia política, en el marco del Plan Cóndor, Filipazzi y Potenza viajaron por distintos lugares, hasta que el 26 de junio de 1977, cuando se encontraban en el hotel Hermitage de Montevideo, fueron secuestrados por agentes de la Policía Nacional de Paraguay, que los trasladaron al Centro de Investigaciones de dicha fuerza.

La mujer fue destinada a la cárcel “El buen pastor”, mientras que su pareja fue detenida en el centro clandestino “La Emboscada”. No se supo más nada de ellos.

En 1984, la madre de Filipazzi, Ida Zorzini, denunció –desde Bahía Blanca, donde residía- la desaparición de su hija ante la CoNadeP. Pasarían 22 años, hasta que el caso se judicializara: el 30 de octubre de 2006, a pedido de la hija de Silvia, Ida Beatriz, el fiscal Ferrini inició una investigación preliminar, para determinar el paradero de la mujer. El fiscal incorporó los legajos de la CoNadeP y ordenó que se averigüe si existía un legajo por la desaparición de Potenza.

En declaraciones realizadas en 2004, testigos paraguayos que estuvieron detenidos durante la dictadura del General Alfredo Stroessner, declararon haber visto a Filipazzi detenida y torturada. El 21 de marzo de 2013 comenzaron a excavarse distintos predios paraguayos, donde funcionaron centros de detención. Así, en agosto de 2016, finalmente se dio con los restos de la mujer. Dos semanas después, se encontraron los de Potenza.