28 de mayo de 2022
28 de mayo de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Apropiación de niños durante el terrorismo de Estado
El nieto recuperado 128 tendrá un nuevo DNI con su verdadera identidad
A pedido del MPF, la justicia federal de Tucumán dispuso que el Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas de esa provincia otorgue a Marcos Ramos un nuevo DNI con su identidad real, luego de la anulación de la partida de nacimiento apócrifa bajo la cual había sido registrado con el objeto de ocultar su secuestro.

El Juzgado Federal n°1 de Tucumán, a cargo del juez Daniel Bejas, dispuso que el Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas de esa provincia otorgue a Marcos Ramos un nuevo DNI con su identidad real luego de la anulación de partida de nacimiento apócrifa,  bajo la cual había sido registrado para ocultar su secuestro. De este modo, el magistrado hizo lugar al pedido formulado conjuntamente por la Fiscalía Federal n°1 de esa jurisdicción y la Oficina Tucumán de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad, a cargo de los fiscales Carlos Brito y Pablo Camuña, respectivamente.

En agosto del corriente año se anunció la restitución de la identidad de Marcos Ramos.  El hallazgo de su verdadera identidad tuvo lugar gracias a la intervención judicial conjunta de los equipos de trabajo de las dependencias fiscales mencionadas, en coordinación con la Unidad Especializada para Casos de Apropiación de Niños durante el Terrorismo de Estado, actualmente a cargo del fiscal Leonardo Filippini. El caso se originó en una denuncia recibida por el Programa Nacional de Coordinación para la Búsqueda de Personas Ordenada por la Justicia, establecido por la ley 26.538.

Marcos Ramos nació en San Miguel de Tucumán a mediados de 1976.  Entre fines de diciembre de 1976 y comienzos de 1977, fuerzas de seguridad realizaron un allanamiento ilegal en la casa de Rosario del Carmen Ramos, ubicada en el barrio San Cayetano de la capital tucumana, donde vivía con sus hijos  Ismael y Marcos. Su otro hijo, Camilo, no estaba presente porque se encontraba al cuidado de su padre. Rosario del Carmen fue secuestrada en esa oportunidad. A los dos días, en horas de la tarde, llegaron nuevamente tres hombres que se movilizaban en un Ford Falcon color verde. Éstos subieron a Ismael -con Marcos en sus brazos- al vehículo y los llevaron a una casa quinta ubicada en Tafí Viejo. Luego los hermanos fueron separados. Esa fue la última vez que Ismael –quien  luego fue trasladado a la ciudad de Tucumán- vio a su hermano menor. Rosario del Carmen Ramos continúa desaparecida.

El niño tenía cinco meses de vida cuando fue secuestrado, ya había sido inscripto por su madre y contaba con la correspondiente partida de nacimiento. A fin de concretar su apropiación, sin embargo, se labró documentación falsa. Actualmente, a partir de la intervención del Ministerio Público Fiscal y del Poder Judicial se anuló el registro apócrifo y se anotó la identidad original de Marcos Ramos, sobre la base de su partida original, hoy utilizada para reiniciar sus trámites registrales. A partir de la restitución de la identidad de Marcos desde la Fiscalía se solicitó la colaboración de distintas áreas del gobierno provincial para que contribuyeran a su contención y reinserción. Así, participan de esta tarea un equipo de doce personas pertenecientes al  Ministerio de Desarrollo Social, del Ministerio de Salud Pública, y la Secretaría de DDHH de la Provincia de Tucumán, así como de la Red por  la Identidad, instituciones que han trabajado conjuntamente en este proceso de restitución de la identidad.

Se trata del segundo joven restituido en Tucumán. Sólo en esa provincia  restan alrededor de veinte casos por resolver de jóvenes apropiados durante el Terrorismo de Estado. Estas restituciones, sumadas a las investigaciones que permitieron descubrir la existencia de fosas comunes en esa provincia en las que se pudieron hallar e identificar los restos de cientos de personas desaparecidas durante la última dictadura cívico militar respaldan la importancia del trabajo de las procuradurías especializadas establecidas por la Ley Orgánica del Ministerio Publico Fiscal. El caso sirve para resaltar también la importancia de la existencia de dispositivos estatales como el Fondo Permanente de Recompensa, a través del cual se pudo detectar un caso del que no había registros previos de denuncias.