24 de marzo de 2023
24 de marzo de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
La misma pena habían solicitado los fiscales Benítez y Vázquez en su alegato
Formosa: condenaron a 25 años de prisión a un ex gendarme y ordenaron la búsqueda de restos de desaparecidos en un predio policial
Los jueces tuvieron por probado que el ex comandante Horacio Rafael Domato actuó como interrogador en las causas abiertas a víctimas del terrorismo de Estado, algunas de las cuales fallecieron mientras eran torturadas. Ordenaron buscar los cuerpos de los desaparecidos en el predio donde funcionó el centro clandestino de detención La Escuelita y convocaron a la Fiscalía y a la querella a supervisar esas tareas.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Formosa condenó anoche al ex comandante de la Gendarmería Nacional Horacio Rafael Domato a la pena de 25 años de prisión por encontrarlo coautor responsable de los crímenes de asociación ilícita, privación ilegal de la libertad agravada, tormentos agravados y tormentos agravados seguidos de muerte, hechos que calificó como "delitos de lesa humanidad en el marco de un plan genocida", y ordenó la realización de una "excavación minuciosa" en los terrenos donde funcionó el centro clandestino de detención La Escuelita a fin de procurar el hallazgo de restos humanos de las personas cuya desaparición fuera juzgada en el presente debate".

Los jueces Angel Nardiello (presidente), Gabriel Vega y Hugo Decaria aplicaron así la pena que habían requerido los fiscales Luis Benítez y Marisa Vázquez el 18 de noviembre pasado en su alegato. La condena dictada anoche es por los delitos de asociación ilícita en concurso real con privación ilegal de la libertad agravada en 26 hechos, tormentos agravados en 24 hechos y tormentos agravados seguidos de muerte en otros cuatro casos, "todos ellos en concurso material entre sí y considerados como de lesa humanidad en el marco de un plan genocida". Asimismo, los jueces dictaron la absolución del ex gendarme en seis hechos.

En una medida que fue aplaudida por el público presente en la sala, el tribunal resolvió también "ordenar la excavación minuciosa de todo el sector denominado actualmente Cuerpo de la Policía Montada y Sección Canes de la Policía de la Provincia de Formosa, conocido como 'La Escuelita', con intervención del Equipo Argentino de Antropología Forense, bajo la supervisión del Ministerio Publico Fiscal y las querellas, y la intervención del juez federal, a fin de procurar el hallazgo de restos humanos de las personas cuya desaparición fuera juzgada en el presente debate".

El tribunal calificó los crímenes de los que participó el ex gendarme Domato como "delitos de lesa humanidad en el marco de un plan genocida".

Los jueces, que fijaron el 16 de marzo a las 14.00 el momento en que darán a conocer los fundamentos de la decisión, también dispusieron que, una vez que quede firme la sentencia, el acusado cumpla la pena en la cárcel.

Domato, de 75 años, actuó en el área militar 234 a partir de agosto de 1976, cuando ostentaba el grado de Segundo Comandante. La jefatura de ese área militar tenía su sede en el Regimiento de Infantería de Monte N° 29 de Formosa. Tanto en esta unidad castrense como en el Destacamento de Policía del Barrio San Antonio funcionaban para esa época centros clandestinos de detención, este último conocido entonces como La Escuelita.

Para la Fiscalía, durante el juicio quedó acreditado que Domato brindó un "aporte esencial a la estructura represiva", que consistió en asignar apariencia legal a las privaciones ilegales de la libertad de los prisioneros políticos mediante la instrucción de falsas causas. En efecto, Domato cumplió funciones como instructor sumariante de las causas abiertas a las víctimas por la presunta comisión de "actividades subversivas", en el marco de cuyos trámites obtenía confesiones mediante la aplicación de tormentos, que en algunos casos provocaron la muerte de los interrogados.