23 de febrero de 2024
23 de febrero de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Nueva audiencia en el juicio por los crímenes de la organización de ultraderecha
Juicio CNU: "Demarchi no iba a investigar a sus propios compañeros"
La esposa de un arquitecto asesinado en 1975 dio cuenta de la falta de investigación judicial en la época en que el acusado de liderar la Concentración Nacional Universitaria era fiscal federal . Además, habló del origen de esa agrupación y su vinculación con La Plata.

“Siendo Demarchi miembro activo y posiblemente a cargo de la jefatura (de CNU), no iba a investigar a sus propios compañeros de grupo”, expresó Susana Ure en una nueva audiencia del debate oral y público que juzga a diez civiles y un militar retirado por ocho homicidios e integrar una asociación ilícita como miembros de la Concentración Nacional Universitaria. Se refería a Gustavo Demarchi, acusado de liderar la asociación, quien entonces era fiscal federal.

Ure era esposa de Hugo Kein, asesinado en 1975, aunque su caso no está incluido en esta primera etapa del juicio CNU. Sin embargo, sostuvo que siempre se repitió “un sello”en los homicidios por el modo de actuar, y dio cuenta de los vínculos de la organización con La Plata, su ciudad de origen, que fue también origen de CNU.

Ure relató ante el Tribunal integrado por Luis Imas, Víctor Bianco y Elvio Osores Soler, que tras la muerte del líder de la CNU, Ernesto Piantoni, se vivía un clima en Mar del Plata “de mucho riesgo, mucha violencia y mucho temor”. “La respuesta inmediata fueron cinco asesinatos que van a mostrar el accionar de un grupo ya identificado como CNU”, expresó.

Ella conocía a la CNU desde La Plata donde –dijo- se conformó en los ‘60. Para 1965 comenzaron a estrecharse los vínculos con Mar del Plata, a partir de las charlas que venía a dar su “mentor político e ideológico” Carlos Disandro. Y reparó en que tanto Demarchi como Eduardo Cincotta, quien falleció detenido estando imputado en esta causa, estudiaron abogacía en la ciudad de las diagonales. “Disandro les da el concepto que les va a venir de perlas: sinarquía”, expresó, lo que estableció al “enemigo como concepto amplio”.

Ure es además prima hermana de quien sería un dirigente de CNU de La Plata y a nivel nacional, que además estableció vínculos con Mar del Plata: Patricio Fernández Rivero. La relación familiar la había perdido años antes, sobre todo a partir del episodio que protagonizó el 20 de junio de 1974: se cumplía un año de la Matanza de Ezeiza y el auto en que viajaba con su novia y un grupo de CNU (entre ellos Pipi Pomares), tuvo un accidente en calle Libertador. Iban cargados con armas y granadas y ese episodio le costó a Fernández Rivero la amputación del brazo desde el hombro.

Sin ser el jefe operativo, la testigo contó que a su primo le decían “el Patriarca” porque “era respetado (por los integrantes de CNU)” y que estuvo el día del velorio de Piantoni: “Esa noche se elaboró la lista de las víctimas del 75”, mencionó.

“Patricio había dejado la jefatura de CNU a Piantoni, y luego cae esta responsabilidad en Demarchi”, sostuvo Ure. “Yo infiero que ha sido así, era un referente de CNU en Mar del Plata. Era un hecho público y notorio, es decir que circula como una verdad”, expresó. Ante las repreguntas de cómo le constaba dicha afirmación, señaló: “No era necesario conocer finamente, eran pocos miembros, nunca lograron desarrollarse numéricamente”, respondió.

Sobre el alcance de CNU, que se definía como una Concentración universitaria, dijo que habían establecido como ámbito estratégico de acción la Universidad porque “entendían que la Reforma de 1918 era un reflejo de la Revolución Rusa, que el cogobierno de la Universidad era ‘un soviet’, y que ante ello había que trabajar por una conciencia nacional y cristiana”, explicó.

Ure sostuvo que el grupo dejaba un sello en su accionar, que se repetía en cada caso: “Zona liberada, allanamientos sin orden judicial, secuestro, torturas, asesinatos con más de 30 tiros y el tiro de gracia, botín de guerra”.

Ante ello, expresó: “No se podía hacer sin la complicidad del aparato del Estado. Eran víctimas seleccionadas previamente. El objetivo fue generar terror previo al Golpe, que quedara a la vista la crueldad, era una manera de dejar atemorizada a la población”. Y sobre la vinculación con la Triple A, mencionó que genéricamente se llamaba así: “Era una federación de grupos afines ideológica y metodológicamente”.

El modo de actuar de CNU se extendió también al asesinato de su marido, con quien esperaba una beba. A Kein lo conocían mucho los miembros de la CNU de La Plata. Y previo a su secuestro y muerte habían ido a buscarlo a la casa del padre de una compañera cinco personas a bordo de un Peugeot amarillo.

El 11 de junio de 1975 Kein ingresó a trabajar a un estudio de arquitectura céntrico cerca de las dos de la tarde. Cuando horas más tarde Ure fue a buscarlo le dijo que se quedaría hasta terminar una perspectiva. Un joven de 17 años, Jorge del Arco, que estaba aprendiendo la profesión, le dijo que se quedaría con él.

Ure no lo esperaba a ningún horario. Pero cuando no llegó a dormir y constató al día siguiente que no había ido a trabajar, fue hasta el estudio. Subió hasta el piso diez, y apenas tocó la puerta se abrió. “Lo que veo es un desastre, todo tirado en el suelo, roto, había sangre”, describió.

En el diario de la tarde apareció la noticia del hallazgo de dos cadáveres sin identificar. Por la descripción y la vestimenta, supo que era su marido. Lo describían con más de 30 tiros, el tiro de gracia, los pies atados, las manos atadas en la espalda, los ojos vendados, signos de haber sido torturado. Kein fue encontrado cerca de Parque Camet. Del Arco, distante de aquel, con las huellas digitales quemadas con aceite de auto. Al día siguiente, uno de los dueños del estudio, Domingo Barilaro, fue a reconocer los cuerpos.

La testigo relató que en ese momento se abrieron dos causas, una por privación ilegítima de la libertad, la otra por homicidio. El juez fue González Echeverri y el fiscal Gustavo Demarchi. “La causa fue archivada dos meses después, nunca se investigó nada, sí a la víctima, quién era, qué había hecho”, planteó ante los jueces. “Siendo Demarchi miembro activo y posiblemente a cargo de la jefatura, no iba a investigar a sus propios compañeros de grupo”, añadió.

El caso de Kein, dijo, fue un claro ejemplo de la vinculación entre La Plata y Mar del Plata. “Ese día sale un grupo armado desde La Plata hacia Mar del Plata, se aloja en un hotel situado a la vuelta del estudio”, señaló Ure. Poco después, Eduardo Fromigué, miembro de CNU cuyo alias era “el Oso”, lo confirmó: le dijo al primo de Barilaro que había estado esa noche en el estudio y se había llevado sus documentos y una chequera, como una forma de demostrar que lo había salvado.

Barilaro también declaró en el juicio y ratificó los hechos descriptos por Ure. Había llegado a Mar del Plata en 1972, desde La Plata. Fue profesor en la Facultad de Arquitectura y allí tuvo como alumnos a muchos testigos del crimen de Silvia Filler. Con el cambio de gestión (asume Josué Catuogno como rector y “lo acompañaba gente de CNU”), decidió renunciar y dedicarse a la profesión.

Era uno de los que alquilaban el estudio de donde lo llevaron a Kein y Del Arco. Fue a reconocer los cuerpos. Al llegar a la morgue, acompañado por el comisario Orosco –ex titular de la comisaría cuarta-, encontró el cuerpo desnudo de Kein acribillado. Luego de ello, se debió escapar con su mujer embarazada de cuatro meses a Buenos Aires.