18 de junio de 2024
18 de junio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
La víctima fue restituida a su familia el 1° de agosto de 2012
Solicitaron entre 12 y 15 años para los tres imputados por la sustracción de un niño
El fiscal Guillermo Friele y el titular de la Unidad de Apropiación, Pablo Parenti solicitaron 15 años de prisión para el ex militar Héctor Salvador Girbone, 13 años para Salvador Norberto Girbone y 12 años para la esposa, Haydee Raquel Alí Ahmed.

El fiscal Guillermo Friele y el titular de la Unidad de Apropiación del Ministerio Público Fiscal, Pablo Parenti, solicitaron 15 años de prisión y destitución del cargo en las Fuerzas Armadas para el coronel retirado Héctor Salvador Girbone por considerarlo culpable de los delitos de retención, ocultación y alteración del estado civil de un menor de edad.

Los representantes del Ministerio Público pidieron la pena máxima de la escala aplicable “por no encontrar atenuantes para su conducta ya que al momento de los hechos se trataba de una persona adulta y con un alto grado de formación y responsabilidad; y desde la posición que ocupaba, responsable de inteligencia del Área 430, conocía perfectamente el contexto en el cual se desarrollaron los hechos, y utilizó ese lugar para disponer del hijo de personas secuestradas y para urdir su retención y ocultación mediante la alteración de su identidad; y para ello utilizó todos los recursos estatales a su disposición para concretar el delito".

En tanto, la fiscalía solicitó 13 años de prisión para Salvador Norberto Girbone y 12 años para su esposa, Haydée Raquel Alí Ahmed, como autores penalmente responsables de los delitos de retención y ocultación de un menor, alteración del estado civil de un menor de edad y falsificación ideológica de documentos públicos destinados a acreditar la identidad. Para el hombre, pidieron un año más de pena porque “hay que hay que computar también las tres falsedades documentales que se imputan; y por otra parte, todo indica que fue él quien estableció un vínculo más activo con su primo militar en el tramo inicial del hecho y fue quien concurrió personalmente al Registro a inscribir a Pablo bajo la identidad de Leandro Daniel Girbone".

Parenti y Friele consideraron que “está probado que luego del secuestro de María Rosa, de Ricardo y de Pablo, el niño recién nacido fue entregado, en algún momento situado entre el 14 de mayo y el 8 de agosto de 1978, y con la intermediación de Héctor Girbone, al matrimonio compuesto por Salvador Norberto Girbone y Raquél Heydeé Alí Ahmed". Y agregaron que “con la confección de documentos falsos, los acusados alteraron la identidad de Pablo reteniéndolo y ocultándolo durante más de 34 años”.

Los representantes del Ministerio Público Fiscal señalaron que “la inexistencia de vinculo biológico entre Pablo Javier Gaona Miranda y el matrimonio Girbone - Ali Ahmed no es un hecho controvertido en el debate ya que existe prueba documental, testimonial y pericial que lo acredita y los propios acusados lo han reconocido; y que de esto se deriva fácilmente que toda la documentación pergeñada por los tres acusados para alterar la identidad de Pablo Javier Gaona Miranda es ideológicamente falsa, falsedad que por supuesto era conocida por ellos".

Además, aseguraron que “el estudio realizado por el Banco Nacional de Datos Genéticos es categórico dado que concluye que Ricardo Gaona Paiva y María Rosa Miranda tienen una Probabilidad de Parentabilidad de 99,99999% de haber sido los padres biológicos de quien se encontraba inscripto como Leandro Daniel Girbone”.

Pablo Javier Gaona Miranda -hijo de Ricardo Gaona Paiva y de María Rosa Miranda- nació el 13 de abril de 1978 en el Hospital Rivadavia de la Ciudad de Buenos Aires. Los tres vivían en un edificio en el que Ricardo trabajaba como portero, ubicado en Rodríguez Peña 1968 de esta Ciudad.

El 14 de mayo de 1978, cuando el niño tenía apenas un mes de vida, fue llevado por sus padres a una reunión en la casa de la familia Gaona en Villa Celina, provincia de Buenos Aires, con motivo del aniversario de la independencia de Paraguay.

Fue la primera y última vez que la familia Gaona vio a Pablo ya que luego de esa visita, Ricardo, Maria Rosa y su bebé fueron secuestrados por un grupo de tareas.

Los padres del niño eran dos jóvenes militantes de la Juventud Universitaria Peronista. Fueron vistos en la cárcel de Olmos; en Villa Martelli, y en La Plata. Nunca recuperaron su libertad y permanecen desaparecidos. Por su parte, Pablo fue separado de sus padres y ocultado a su familia durante más de 34 años.