16 de abril de 2024
16 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
La Fiscalía presentó una ampliación de la acusación
Monte Peloni: imputaron seis homicidios a los cuatro militares juzgados
Walter Romero estableció una vinculación entre la privación ilegítima de la libertad y el asesinato de las víctimas. "No fueron el resultado de hechos anteriores imprevistos, azarosos o de accidentes circunstanciales", explicó el representante del Ministerio Público.

En la última audiencia testimonial, el fiscal Federal Walter Romero presentó ante el Tribunal Oral Federal, integrado por Roberto Falcone, Mario Portela y Néstor Parra, una ampliación de la acusación, al advertir una continuidad delictiva entre la privación ilegítima de la libertad y el delito de homicidio. De esta manera, Ignacio Aníbal Verdura, Walter Grosse, Horacio Leites y Omar Antonio Ferreyra, imputados en la causa por los delitos cometidos en el circuito represivo Monte Peloni, podrían ser juzgados por seis homicidios. Hasta el momento, sólo Verdura, dueño de la vida y de la muerte en Olavarría entre 1975 y 1977, estaba acusado por dos asesinatos y el resto sólo debía responder por privación ilegítima de la libertad y tormentos. “Existen suficientes elementos para requerir la ampliación de la acusación en los términos del artículo 381 del Código Procesal Penal de la Nación”, entendió el representante del Ministerio Público.

“La prueba producida en el debate –explicó Romero- sacó a la luz, ya sin que pueda caber duda alguna, la vinculación de los secuestros con la organización sistemática de los traslados como comienzo de ejecución del delito de homicidio”. Y sumó: “Consideramos probada una relación de continuidad subjetiva de los momentos delictivos parciales y una unidad objetiva espacio-temporal entre los hechos de secuestro, tortura, traslado y homicidio en relación con las seis víctimas por las que se amplía la acusación”.

En este sentido, el fiscal precisó que “es necesario poner énfasis en que el mayor conocimiento al que se llegó en el debate sobre el destino de los cinco jóvenes que se encuentran desaparecidos, como el homicidio de otra de las víctimas, permite inferir que el homicidio posterior no es una circunstancia extraordinaria o ajena a los hechos imputados originalmente”. Y contempló que “después de semejante período de tiempo, suponer que Amelia Isabel Gutiérrez de Ledesma, Juan Carlos Ledesma, Graciela Folini de Villeres, Rubén Villeres; y Alfredo Serafín Maccarini, permanecen vivos, no sólo es una ficción que nadie cree, sino que sería cerrar el proceso de justicia y verdad a las víctimas”. Jorge Oscar Fernández, en tanto, fue asesinado.

Estas desapariciones, así como el homicidio de Jorge Oscar Fernández, “no fueron el resultado de hechos anteriores imprevistos, azarosos o de accidentes circunstanciales, dado que el secuestro, la tortura, el cautiverio, el traslado y el posterior homicidio, no son hechos independientes uno de otros”. Además, agregó que “no reconocer la vinculación y continuidad en ellos constituiría una grosera arbitrariedad en el juicio interpretativo de la prueba”.

Según las precisiones del fiscal, se logró acreditar durante la investigación que los matrimonios integrados por Juan Carlos Ledesma y Amelia Isabel Gutiérrez de Ledesma y Graciela Folini de Villeres y Rubén Villeres fueron secuestrados de sus domicilios en la noche, conducidos encapuchados al centro clandestino de detención que funcionó en la “Brigada de Investigaciones de Las Flores”, donde fueron torturados, cegados mediante tabiques y mantenidos en cautiverio durante aproximadamente ocho o nueve días en condiciones tortuosas. Luego, fueron trasladados hacia otro lugar de exterminio del circuito represivo de la ciudad de La Plata sin que se tenga más noticias sobre ellos.

En relación con Maccarini y Fernández, Romero explicó que ese logró acreditar que fueron secuestrados y llevados encapuchados hasta Monte Peloni. “Hoy sabemos con total seguridad que desde allí fueron trasladados Mario Elpidio Méndez, Roberto Edgardo Pasucci, Rubén Francisco Sampini, Jorge Oscar Fernández y Alfredo Serafín Maccarini, al CCD La Huerta donde finalmente Fernández fue asesinado y Maccarini fue desaparecido”, sumó.

“Todo esto lo pudimos conocer en forma más exhaustiva a través de los testimonios producidos en juicio de algunos de las víctimas, quienes dieron cuenta acerca del modo en que se encontraban secuestrados, los padecimientos que sufrieron y con quienes se encontraron en los diferentes lugares que integraron el circuito de sus detenciones”, puntualizó Romero.