06 de febrero de 2023
06 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Recurso del fiscal general Adolfo Villatte
Rosario: la Fiscalía recurrió a Casación Federal la resolución que benefició a Patti con el arresto domiciliario
El representante del MPF consideró nula y arbitraria la decisión del juez de ejecución en base al informe de un peritaje no oficial que la Fiscalía no pudo controlar y que contrarió los dictámenes del Cuerpo Médico Forense, de los profesionales de la DATIP y del propio Servicio Penitenciario. Resaltó la posibilidad de que Patti esté simulando en base a datos concretos y remarcó la negativa del represor a realizar la rehabilitación.

El fiscal general a cargo de la Unidad que interviene en los procesos por crímenes de lesa humanidad en Rosario, Adolfo Villatte, recurrió ayer la resolución del juez de ejecución del Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 2 de esa ciudad, Otmar Paulucci, quien le concedió la prisión domiciliaria al condenado ex comisario de la Policía bonaerense, Luis Abelardo Patti. El representante del MPF indicó que la resolución es arbitraria y nula porque carece de fundamentación y se llegó a ella en violación al debido proceso.

Villatte recordó el largo trámite que tuvo la solicitud de Patti, los dictámenes en favor de que continúe detenido intramuros del Cuerpo Médico Forense (CMF) y del propio Servicio Penitenciario Federal (SPF), las conclusiones de los peritos de parte de la Dirección General de Investigaciones y Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal (DATIP) de la Procuración General que refieren la simulación del condenado y la declaración de un imputado por crímenes de lesa humanidad que comparte la detención con el ex policía, que dijo haber sido amenazado por Patti con el uso de la fuerza. También recordó el fiscal la negativa del propio condenado a realizar los ejercicios de rehabilitación que le recomendaron para recuperarse de un accidente cerebro vascular que sufrió tiempo atrás.

El fiscal contrastó el largo trámite de más de un año del incidente de prisión domiciliaria con el curso dado en los últimos meses al expediente por el juez Paulucci, quien resolvió finalmente conceder el beneficio teniendo en cuenta el dictamen solitario del médico de la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario, José Roberto Settecasi, quien lo acompañó en su visita de conocimiento personal del 4 de agosto en el penal de Ezeiza para revisar al detenido sin el control de las partes, especialmente de la propia Fiscalía, que primero se opuso y luego, ante el rechazo de la oposición, no pudo participar del acto junto a los profesionales de la DATIP. Villatte se había constituido en el lugar junto con los peritos médicos Fernando Mario Ariel Rossi, María Susana Hernández y Silvia Kochen, pero se les cercenó la participación en la medida, al darle comienzo antes del horario fijado.

"Afirmo que la resolución es nula por carecer de fundamento, entendiendo por ello aquellos argumentos que convenzan a quien los lee del porqué de la decisión. Ello no ocurre en este caso. Sólo hay apariencia de fundamentación", indicó Villatte, quien además remarcó la irregularidad del dictamen médico de Settecasi: "Dicho informe fue emitido en flagrante violación a las normas procesales que rigen el dictamen de peritos y la posibilidad de control que de los mismos pueden hacer las partes. Esa única circunstancia alcanza para disponer la nulidad de dicho informe y de cualquier decisión que lo tome en consideración. Las partes no podemos ser apartadas de un proceso en paridad de condiciones por la sencilla razón de que ya no existirá en tal caso proceso alguno".

"El condenado no es la persona débil y desvalida cuya imagen pretende dar la defensa y sus peritos de parte", indicó Villatte.

"Salto ilógico en el razonamiento"

El fiscal señaló que el dictamen del Cuerpo Médico Forense de junio pasado -que dice que Patti puede estar en el hospital penitenciario de la cárcel federal de Ezeiza- fue utilizado para fundar la prisión domiciliaria, con lo cual "se produce un salto ilógico en el razonamiento del tribunal" pues, entre otras conclusiones, los forenses oficiales señalaron que "no se observa un cambio en su condición física que sea indicativo del desmejoramiento de su estado general que contraindique su permanencia en el HPC [Hospital Penitenciario Central]".

En idéntico sentido, recordó Villatte, se habían pronunciado los médicos del nosomio y el jefe de Sanidad del SPF: "A la fecha, puede permanecer alojado en el Hospital Penitenciario Central I (CPF I) desde el punto de vista estrictamente médico", habían dictaminado. El jefe de internación del mismo centro de salud, José Luis Francos, había indicado los cuidados realizados sobre el condenado y señalado al respecto: "El Hospital Penitenciario Federal I de Ezeiza, continúa brindándole, como desde hace 5 años a la fecha, los cuidados médicos descriptos anteriormente de acuerdo a su patología".

"Resumiendo -indicó Villatte-, ni los profesionales del CMF que elaboraron los dos últimos informes -diciembre de 2016 y junio de 2017-, ni los profesionales del Servicio Penitenciario Federal que atienden a Patti, indicaron la imposibilidad de atenderlo en sus patologías, en su lugar actual de detención, esto es, el HPC I Ezeiza".

Por otro lado, el representante del MPF indicó que en la causa consta que "Patti se ha negado sistemáticamente a asistir a rehabilitación, por las razones que en cada oportunidad alegó" y que por ello "puede concluirse que es el propio Patti el que se coloca en esta situación; ya que, al negarse a rehabilitarse, posiblemente su salud empeora". En ese sentido, el fiscal general reflexionó: "Cabe preguntarse por qué variaría su actitud en prisión domiciliaria; esto es, por qué allí estaría dispuesto a ir a rehabilitación. Y si ello sucediera, sería una clara prueba de que el propio Patti se negó a rehabilitarse para así lograr cierta condición de salud que le permitiera el otorgamiento de la prisión domiciliaria".

"Patti me dijo flaco, no fumes más, te voy a ir a apagar el cigarrillo, y vino y me agarró de atrás, del cuello y me golpeaba, tiene mucha fuerza en las manos", dijo otro detenido por crímenes de lesa humanidad.

El simulador

El dictamen de Settecasi en el que se asentó la resolución del juez Paulucci indicó que Patti es "una persona que presenta múltiples patologías no pudiéndose valerse por su propios medios como vestirse, higienizarse, realizar su necesidades fisiológicas, lo cual requiere la asistencia de terceros, observándose  deficiencia edilicia del lugar de detención y ausencia de personal especializado para este tipo de pacientes". La Fiscalía remarcó que este profesional pudo arribar a tales conclusiones mediante la remisión a informes médicos que concluyeron de forma contraria a la que finalmente se expidió, a una inexistente evaluación personal del condenado, a la referencia a dichos del propio Patti y a la evaluación de las condiciones de personal y edilicias del HPC, que se extendió por poco más de 30 minutos. Todas valoraciones que exceden largamente su formación profesional, indicó el representante del MPF.

Villatte contrastó la conclusión de Settecasi con la declaración indagatoria brindada por el ex policía federal Osvaldo Jorge Tebez, detenido por crímenes de lesa humanidad en el mismo hospital penitenciario que Patti, quien narró tener "problemas de convivencia dentro del hospital desde el primer día que llegué, en especial con el subcomisario Luis Patti" y luego explicó: "El día 29 de enero de este año me encontraba en el hall central fumando, Patti me dijo flaco, no fumes más, te voy a ir a apagar el cigarrillo, y vino y me agarró de atrás, del cuello y me golpeaba, tiene mucha fuerza en las manos por la silla de ruedas, y el 27 de febrero el día de mi cumpleaños hubo otro quilombo más con Patti, conmigo y con dos comisarios más casi llegan a las manos" (sic).

"Su falta de colaboración con su sanación es funcional a su deseo de evadirse del cumplimiento de las sentencias condenatorias impuestas por medio de la obtención de una prisión domiciliaria", señaló Villatte.

El fiscal general vinculó ese episodio con otros elementos y señaló: "Resulta claro entonces que el condenado no es la persona débil y desvalida cuya imagen pretende dar la defensa y sus peritos de parte". Recordó en ese sentido la conclusión de la perito del MPF, Silvia Kochen, en cuanto a "a una probable simulación por parte de Patti", y la negativa a realizar terapia de rehabilitación y a intentar caminar; las cancelaciones de turnos extramuros por supuestos dolores y la negativa a realizar una operación cervical, pese a la prescripción médica. Todo ello, explicó, está asentado en el expediente.

"Para el caso particular de Patti, su falta de colaboración con su sanación es funcional a su deseo de evadirse del cumplimiento de las sentencias condenatorias impuestas por medio de la obtención de una prisión domiciliaria. En otras palabras, esta es la única vía de volver a su entorno familiar. Desde entonces insistió, por medio de nuevas presentaciones, con el mismo camino", remarcó Villatte.

El representante del MPF además indicó que la resolución de Paulucci no ponderó la posibilidad del quebrantamiento de la pena -es decir, de fuga- por parte de Patti y puso de relieve la responsabilidad del Estado Argentino de "extremar las medidas" para que se cumplan las sentencias en casos como este. Agregó además que, de acuerdo con la doctrina de la Corte Suprema, el caso encuadra dentro de los supuestos de "gravedad institucional" y añadió a ello "la alarma social que produce en la población la posibilidad de que los imputados o condenados puedan fugarse o quebrantar la pena".