03 de diciembre de 2021
03 de diciembre de 2021 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Ex jefe de inteligencia del Regimiento de Infantería de Monte N°29
Se fugó un militar en Formosa a pocos días del comienzo del juicio oral
Ángel Ervino Spada, imputado por aplicación de tormentos, secuestros, desaparición forzada y asociación ilícita iba a ser juzgado a partir del próximo 31 de julio. Antes de su fuga el tribunal oral había rechazado dos pedidos de detención presentados por la fiscalía.

El ex jefe de Inteligencia del Regimiento de Infantería de Monte N°29 (RIM 29) de Formosa, Ángel Ervino Spada, de 65 años, se fugó cuando faltan pocos días para iniciarse el juicio oral en el que iba a ser juzgado junto a otros nueve imputados por crímenes de lesa humanidad en aquella provincia.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Formosa, integrado por los jueces Manuel Alberto Jesús Moreira, Norma Lampugnani y Carlos Adolfo Sodá (todos miembros del TOCF de Posadas), declaró la rebeldía de Spada y ordenó su captura el 25 de junio pasado.

La fecha para el juicio, cuyo comienzo está previsto el 31 de julio, fue designada por el tribunal el 5 de junio pasado. Ese mismo día, los jueces ordenaron la detención de todos los imputados que se encontraban excarcelados, entre ellos Spada, que no pudo ser localizado y por eso fue declarado rebelde.

Antes que ello sucediera, el tribunal le rechazó a la fiscalía dos pedidos de detención formulados el 19 de junio de 2012 y el 26 de febrero pasado.

Spada iba a ser parte del proceso en el que se investigan la privación ilegal de la libertad y los tormentos a alrededor de 80 víctimas en los centros clandestinos de detención que funcionaron en el RIM 29 y en el Destacamento Policial Rural de San Antonio, también conocido como "La Escuelita".

El militar de inteligencia se encuentra imputado como responsable del delito de asociación Ilícita en concurso real con privación ilegítima de la Libertad reiterada en 74 casos. También se lo responsabiliza de tormentos agravados en 43 casos, en concurso real con desaparición forzada de personas en cuatro casos.

La causa que ahora llega a juicio fue iniciada por una denuncia del abogado y educador paraguayo Martín Almada, reconocido mundialmente por haber hallado los denominados "Archivos del Terror" de la dictadura de Alfredo Stroessner y por su militancia en derechos humanos. En la denuncia, formulada el 24 de octubre de 2003, solicitó que se investigue "la suerte corrida por el abogado paraguayo Fausto Carrillo, quien en la década del '70 fue perseguido por la policía política de Stroessner, lo que motivó que se arraigara en la ciudad de Formosa", donde fue secuestrado y desaparecido en 1976.